análisis Vader Immortal
Análisis

Análisis de Vader Immortal: A Star Wars VR Series para Oculus Quest y Rift

Por Alberto Lloret

Versión comentada: PC

Análisis de Vader Immortal, el primer episodio de una serie de tres que debuta en exclusiva en Oculus Quest, y que más adelante llegará a Oculus Rift. Obra de ILMxLAB, los encargados de explorar las nuevas tecnologías aplicadas a los juegos de Star Wars, nos narra una historia original que expande un poco más la historia del villano más carismático de la saga galáctica.

Los fans de Star Wars seguimos recibiendo propuestas cada vez más punteras y avanzadas, que nos permiten sentir como nunca antes en nuestras carnes el fenómeno Star Wars. Si el año pasado llegaba la realidad aumentada de Jedi Challenge, 2019 es el año de la realidad virtual y nuevas emociones en realidad virtual.

Vader Immortal es uno de los proyectos de ILMxLAB, el "laboratorio" que experimenta con Star Wars y las nuevas tecnologías. Fruto de estas pruebas ha nacido esta nueva serie episódica compuesta por tres capítulos... aunque sólo está disponible el primero para Oculus Quest, en primicia, y más adelante para Oculus Rift. Se desconoce cuando irán llegando el resto.

El nuevo visor de realidad virtual Oculus Quest con 128 GB de almacenamiento, por 549 euros en Amazon

Lo cierto es que, tras haberlo completado, el juego deja sensaciones contradictorias, como vamos a ver en este análisis de Vader Immortal. Por un lado, toda la iconografía de Star Wars está ahí... y resulta difícil resistirse y no dejarse llevar. Por otro, no es menos cierto que, aunque explora en la narrativa y la inmersión, no hace nada que no hayamos visto antes en otros títulos. Pero vamos por partes.

Vader Immortal nos cuenta una historia completamente original, que intenta ahondar un poco más en el pasado del mejor villano de Star Wars. Es una historia que toma elementos tanto del universo expandido como de la trilogía original, y nos lleva al planeta Mustafar, donde Vader dispone de un inmenso castillo.

Vader Immortal Episodio 1 review

Allí iremos a parar nosotros, un capitán con un misterioso pasado, y su inseparable y parlanchín droide, ZOE3. Capturados por Vader, éste nos encargará una misión... que no deja de ser una excusa para que vivamos en primera persona algunos intensos momentos vistos en la gran pantalla.

No vamos a contar mucho más de la trama, porque apenas dura 45 minutos y sería reventar las sorpresas que encierra... pero básicamente hemos perfilado las líneas maestras del episodio. En este escueto tiempo, nos da tiempo a iniciar la reparación de una nave, saltar al hiperespacio, escalar, combatir con sables láser... y, por supuesto, tener un intenso careo con el mismísimo Vader y sus secuaces.

En todo momento, el juego está pensado para ser una experiencia placentera, a todos los niveles. Por un lado, podemos elegir cómo nos vamos a desplazar cuando es posible (sistema de teletransporte o movimiento con el stick), los giros de la cámara, podemos desactivar las mecánicas que más pueden marear, como las caídas...

Del mismo modo, el juego no busca frustrar: no hay barras de vida, y podemos recibir docenas de disparos, que ahí seguimos "todo pichis", aguantando el tipo hasta que devolvamos todos los disparos y acabemos con todos los enemigos. Vader Immortal quiere que nos sentamos parte del universo Star Wars, eliminando todo atisbo de posible frustración.

Vader Immortal

Tal y como dijimos en nuestro análisis de Oculus Quest, lo cierto es que todo, o casi todo, funciona perfectamente durante esta breve travesía. Los dos mandos Touch Controller simulan, cada uno, una de nuestras manos y su posicionamiento, en todo momento, es muy acertado, sin lag, sin retardo, sin perder el posicionamiento salvo que bajemos muchísimo las manos o las pongamos en la espalda.

Con ambas manos podemos interactuar con el entorno, desde tirar de palancas a pulsar botones o usar una herramienta para reventar cerraduras (casi todas encierran pequeños puzles, ligeramente distintos, pero siempre asequibles)...

Por supuesto, no faltan las acciones con el sable láser, ya sea para cortar tubos y algún que otro enemigo, sin olvidar que también podemos devolver los disparos de los blasters de los soldados imperiales. Lo dicho, Star Wars puro.

También podemos trepar, tanto por escalerillas, como por tubos... En este sentido, la mecánica es parecida a la de The Climb, y nos permite simular como nos estiramos para llegar a salientes alejados, como vamos colocando las manos como lo haríamos en la vida real para ir subiendo, etc.

Vader Immortal Poster

Y este es uno de los problemas que tiene esta propuesta de Star Wars: para alguien que ha probado bastantes juegos de realidad virtual, Vader Immortal no deja de ser una experiencia un tanto plana, que no ofrece nada que no se haya visto antes en otros muchos juegos (ni siquiera el uso de la espada de luz, algo que ya ha hecho, en el género musical, Beat Saber).

Todas las mecánicas, de un modo u otro, están bastante vistas. Los puzles, la escalada, la acción, la forma de movernos, de interactuar con los objetos... Es como si no se hubiera pensado mucho más allá de lo que otros han hecho antes, y que todo se apostara al encanto de Star Wars.

Ahí es donde entra la ambientación, que está bastante lograda, con escenarios y entornos que remiten a algunos pasajes de las películas, interiores de naves, ascensores... si eres fan de Star Wars, te sentirás como en casa. O bueno, más bien como en un viaje de intercambio, porque nada en el juego está localizado a nuestro idioma. ¿Es grave? Lo cierto es que no, pero te perderás detalles de los diálogos, como en qué consiste nuestra misión, lo que quiere Vader de nosotros.

A nivel auditivo tampoco defrauda: droides, sables, sonidos de las naves... todo suena como debe y es escucha de manera magistral, con el audio espacial (especialmente evidente si juegas con cascos, más que con el sonido del propio headset).

Vader Immortal review

Una vez superados los 45 minutos de historia, ¿qué nos queda? Pues un modo entrenamiento en el que, paradójicamente, sí tenemos vida y debemos superar un total de 40 oleadas de enemigos, con las esferas de entrenamiento como principal amenaza (y teniendo que devolver sus disparos para destruirlas). Superar estas oleadas nos permite desbloquear colores del haz láser, empuñaduras... Es quizá la parte más "juego", dado que aquí sí palmaremos y la dificultad es creciente.

Pero ni siquiera este añadido consigue suavizar la sensación: como juego, Vader Immortal se queda algo cojo, al menos por 9,99 euros que cuesta el primer episodio (con los niveles de entrenamiento incluidos). Quizá, si la duración fuera mayor o tuviera elementos que lo hicieran más rejugable, el precio quizá sería lo de menos.

Vader Immortal valoración

En sí, no es una mala experiencia en realidad virtual, y gracias a su atmósfera y capacidad de inmersión te quedarás con ganas de más... aunque es posible que detectes algunos elementos visuales con poco detalle o fallos muy puntuales en la detección (insistimos, si bajamos mucho las manos).

Lo único que realmente le impide brillar más es su breve duración y la falta de originalidad en sus mecánicas, vistas hasta la saciedad en otros títulos. Si al menos se hubiera incluido alguna sección de vuelo como la demo Rogue One X-Wing VR de Star Wars Battlefront o a bordo de una torreta de disparo, quizá la sensación sería distinta.

Habrá que esperar al episodio 2, más centrado en los poderes de la fuerza, para ver si Vader Immortal se convierte en algo más que una experiencia efímera, destinada sólo a los fans de la saga galáctica que tengan Oculus Quest... aunque insistimos, es muy probable que te quedes con ganas de más tras terminarlo.

Nota: los vídeos grabados con Oculus Quest pueden tener retardo en el audio, pero eso nunca sucede en el juego, es cosa de la grabación desde el propio dispositivo (por si detectáis un breve retraso en los vídeos de jugabilidad que hay en el artículo).

Valoración

Es difícil resistirse a los encantos del lado oscuro... aunque sean breves. El episodio 1 de Vader Immortal, de apenas 45 minutos, no deja de ser una colección de mecánicas que ya hemos visto en otros juegos VR (pequeños puzles, escalar...), pero la inmersión y la atmósfera es tan buena, que te quedarás con ganas de más.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

La inmersión. Lo que impresiona tener a Vader delante. Mecánicas sencillas pero divertidas. Muchas opciones de ajuste para evitar mareos.

Lo peor

Es corto. El episodio dura 45 minutos, y el modo adicional tampoco es para tirar cohetes. Algunos fallos técnicos menores. No está doblado.