Ir al contenido principal
Blue Fire
Análisis

Blue Fire - Análisis de una aventura de acción y plataformas 3D para Nintendo Switch y PC

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Blue Fire, una aventura que mezcla plataformas, exploración y acción 3D desarrollada por Robi Studios, ya disponible para Nintendo Switch y PC y más adelante para PS4 y Xbox One. ¿Merece la pena adentrarse en el mundo de Penumbra? Os lo contamos.

Puede que recordéis Blue Fire porque fue el juego encargado de abrir el Nintendo Indie World celebrado en marzo de 2020. Ya entonces, con su tráiler de presentación, la obra desarrollada por los argentinos Robi Studios y publicada por Graffiti Games consiguió atraer bastantes miradas gracias a su promesa de acción, exploración y plataformas en 3D.

Diez meses después Blue Fire ya está disponible para Nintendo Switch y PC, con versiones en camino (pero de momento sin fecha) para PS4 y Xbox One. ¿Qué misterios esconde este plataformas 3D? ¿Está a la altura de su prometedor tráiler inicial? En nuestro análisis de Blue Fire encontraréis todas las respuestas.

Fuego familiar

Blue Fire nos pone en el papel de una pequeña pero hábil criatura que despierta en las ruinas del que otrora fue un reino de caballeros y reyes. Una oscura corrupción que daña al contacto parece haber sido la causa de su caída, y ahora los únicos supervivientes son personajes enigmáticos que cuentan leyendas sobre dioses dormidos en el interior de grandes templos. 

Sabemos lo que estáis pensado: "¿pero ese no es el argumento de Hollow Knight?". Desde el minuto uno es evidente que el juego de Team Cherry ha sido una gran influencia para Robi Studios, especialmente en lo que se refiere al argumento, pero también en otros aspectos. Es inevitable pensar que su intención ha sido hacer un Hollow Knight en 3D, pero como veremos más adelante eso no es necesariamente algo bueno...

Blue Fire

Blue Fire combina acción, exploración y plataformas, pero los saltos son los grandes protagonistas de la aventura; es, ante todo, un plataformas 3D. Y hacer esta clase de juegos nunca es fácil: calcular la distancia de los saltos es complicado cuando no tenemos una visibilidad precisa de la distancia que vamos a cubrir con la maniobra, de ahí que sea un género que suele funcionar mejor en 2D.

Y para complicar aún más las cosas, Blue Fire no sólo se apoya en los saltos. Desde el principio, el protagonista puede hacer uso de un dash (la siempre útil embestida rápida), tanto en el suelo como en el aire, y también desde el inicio se convierte en un movimiento esencial para el desplazamiento. Y al ir progresando en la aventura vamos desbloqueando nuevas habilidades, como la posibilidad de correr por las paredes durante un corto período de tiempo, a las que por supuesto se les saca partido en las secciones de plataformeo.

Blue Fire

Pero pese a todos estos "obstáculos", el juego de Robi Studios consigue salir airoso. Lo decimos sin miedo: si os gustan los plataformas 3D, los buenos plataformas 3D, con Blue Fire lo vais a gozar. Uno de sus mayores aciertos es darnos un control total sobre la cámara, permitiéndonos, por ejemplo, colocarla sobre la cabeza del personaje para saber exactamente dónde vamos a aterrizar.

Penumbra, el mundo/castillo donde tiene lugar la aventura, nos obliga a hacer buen uso de todas las habilidades de salto para ir de una localización a otra, pero también encontramos una serie de desafíos de plataformeo puro, con distintos niveles de dificultad (de una a cinco estrellas), conocidos como Abismos. Son secciones donde caer al vacío significa volver a empezar desde el principio, así que pueden llegar a ser realmente tensas (especialmente las más complicadas). Son geniales y el premio por superarlas es un corazón de vida extra.

Porque la otra gran influencia de Blue Fire es sin duda The Legend of Zelda, algo que se aprecia con claridad en los templos que debemos superar para progresar en la historia, y cuya estructura comparte muchos elementos con las mazmorras de la saga de Nintendo: cofres, llaves, puzles, combates... Y por supuesto un jefazo aguardando al final. La acción es la parte más floja de Blue Fire; el sistema de combate cumple, pero no destaca en nada.

Los templos son también el lugar donde obtenemos las habilidades de desplazamiento de las que os hablábamos (otro guiño a las mazmorras de Zelda, que casi siempre esconden un ítem esencial en su interior), y delimitan nuestro progreso por el escenario. Podemos decir que Blue Fire tiene estructura de metroidvania, pues para acceder a nuevas zonas necesitamos antes esas mentadas habilidades. 

Blue Fire

El desarrollo es aun así y por lo general bastante lineal, aunque logra dejarnos siempre con esa sensación de "tengo que acordarme de volver a esta zona" tan habitual en el género.

Por su aspecto puede dar la sensación de ser un juego pequeño, pero lo cierto es que hay un gran número de zonas, todas ellas de gran tamaño y con mucha variedad visual. También tenemos multitud de objetos, posibilidad de mejorar diferentes aspectos del personaje (como la barra de maná o la cantidad de curas que podemos utilizar), espadas con diferentes grados de ataque, túnicas que cambian el aspecto visual, misiones secundarias... Y un sistema de espíritus que recuerda a los amuletos de Hollow Knight.

Blue Fire

Ese es, en nuestra opinión, el mayor problema de Blue Fire: parece que se esfuerza continuamente en intentar ser la versión 3D del juego de Team Cherry. No es sólo la historia; también es la ambientación, el diseño del protagonista, el inventario, los personajes secundarios, ciertos términos como Abismo o Seres Superiores (la traducción al español es muy mejorable, todo sea dicho)... Nos resulta particularmente molesto que nos recuerde constantemente a otro juego porque creemos que Blue Fire tiene motivos de sobra para brillar por sí mismo.

Tampoco ayuda que a nivel audiovisual sea un juego bastante justito; no destaca por su apartado gráfico (una buena dirección artística podría haber ayudado, pero tampoco es el caso) y ningún tema musical nos ha parecido particularmente memorable. Al menos, podemos decir que la versión de Nintendo Switch, que es a la que hemos jugado para elaborar el análisis, rinde bastante bien. Presenta algún que otro bug, pero nada demasiado preocupante.

Blue Fire

Pero que estos problemas no os engañen: hemos disfrutado un montón de nuestro tiempo con Blue Fire, gracias a los saltos, la exploración y sus múltiples y desafiantes tareas opcionales. Si os gustan los plataformas 3D, particularmente los clásicos, aquellos con multitud de desafíos, objetos a recoger y secretos, os lo recomendamos encarecidamente.

Valoración

Una agradable sorpresa en forma de aventura de acción y plataformas 3D, claramente inspirado por juegos como Hollow Knight o The Legend of Zelda. Nos hubiese gustado que arriesgase más en lugar de tomar prestadas tantas ideas, pero eso no lo hace menos recomendable.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

La combinación de exploración, acción y plataformas. Los Abismos, desafíos plataformeros. Grande, con mucho contenido y escenarios muy variados.

Lo peor

Le falta identidad personal. A nivel audiovisual es poco llamativo.

Y además