Ir al contenido principal
Love and Monsters
Análisis

Crítica de De amor y monstruos, la interesante película postapocalíptica de Netflix

Una nueva película de monstruos y apocalipsis llega a Netflix, pero esta vez no tenemos gore y drama a tope, sino una aventura en busca... ¿Del amor?

Ya hemos comentado en alguna ocasión que uno de los puntos fuertes del catálogo de Netflix es que, con tanta abundancia, a veces podemos encontrarnos con pequeñas joyitas inesperadas o, al menos, películas muy disfrutables que den una vuelta de tuerca a géneros muy quemados. Tenemos ese mismo caso con De amor y monstruos, una curiosa mezcla de cine postapocalíptico, romance y comedia.

La histora se centra en Joel (¿casualidad con The Last of Us?), un joven que lleva siete años metido en un búnker después de que un cataclismo transformara a los insectos y animales en enormes monstruos y el 95% de la población quedara arrasada. Antes de eso, él tenía un bonito noviazgo con Aimee (Jessica Henwick, Nymeria en Juego de Tronos), pero cuando estalló todo quedaron separados. Ahora, cansado de ser el único "loser" que no tiene pareja ni aporta nada en el búnker, decide partir en busca de Aimee.

De amor y monstruos se centra en ese viaje de Joel en busca de la esperanza, para recuperar el amor de su vida en un mundo desolado. Pero, aunque la parte romántica juega un papel en el desarrollo, en realidad el peso de esta película de Netflix gira más en torno a una aventura de corte cómico, que claramente guarda cierto parecido con Bienvenidos a Zombieland: un joven patoso y cobardón en un mundo postapocalíptico, la figura del mentor que va encontrando por el camino, niñas resabiadas...

Sin embargo, aquí no encontramos ese componente de humor negro o absurdo, sino que, sorprendentemente, estamos ante una especie de aventura con cierto corte familiar y "blanquito". A ver, por supuesto que hay muertes: los insectos gigantes llegan a dar miedo y se cargan a más de una persona de forma muy bruta. En ese sentido, la película coquetea en ciertos momentos con el terror.

De amor y monstruos

Sin embargo, no llegamos a ver ni una sola gota de sangre y la cinta de Michael Matthews no se regodea en las muertes, sino que las ve como un riesgo más en la aventura de Joel. En realidad, lo que nos va interesando más como espectadores es si el protagonista será capaz de superar sus limitaciones y alcanzar una meta que sus propios compañeros de búnker le han dicho que es imposible.

A lo largo de su hora y 45 minutos de metraje consigue algo muy importante: que empaticemos con el personaje. Joel es el arquetipo de antihéroe cobardón pero noble, que claramente es capaz de alcanzar una versión mejor de sí mismo. Pero a la vez es muy inteligente y sus diálogos sarcásticos, así como lo "puro" de su misión hace que irremediablemente nos caiga bien. Esto también se debe, en buena medida, a la estupenda interpretación de Dylan O'Brien (al que recordaréis como Thomas en El corredor del laberinto), que sabe ser cobardón o encantador cuando toca.

De amor y monstruos

Otro gran atractivo, claro, está en los monstruos, cuyo diseño está bastante trabajado. Sus animaciones y ataques molan, aunque es cierto que la integración de estas criaturas digitales con los escenarios no siempre convence.

Un punto negro más de la película de Netflix es que se basa mucho en tópicos del género, como ya hemos mencionado. Además, los diferentes giros del guión se ven venir con facilidad y se descansa demasiado en "casualidades muy casualidades" para que la historia avance.

De amor y monstruos

Aún así, se disfruta mucho del viaje. Quizá porque vemos venir por dónde irán los tiros o quizá porque su mensaje es tan sincero como necesario, más en los tiempos que corren: todos necesitamos salir de nuestra rutina, de la seguridad de nuestro cascarón, para entender cómo podemos mejorar y en quién podemos confiar por el camino.

Y, si encima, la película Love and Monsters (así se llama en su versión original) nos muestra una relación de amistad entre una buena persona y un perro noblote, ya tiene muchos puntos ganados... De hecho, no nos extrañaría que consiguiera una pequeña legión de seguidores entre los espectadores más "perrófilos".

Valoración

Una película que sabe mezclar aventuras y algo de terror con un enfoque humorístico y blanquito. En el fondo, es de lo más simple y hasta previsible, pero su positividad es muy reconfortante.

Hobby

73

Bueno

Lo mejor

Su mensaje positivo y lo accesible de su trama para cualquier tipo de público.

Lo peor

No deja de ser muy previsible y, quizá, algo sensiblona de más. El CGI de los monstruos es correcto, pero irregular.

Y además