Ártico
Análisis

Crítica de Ártico, película de supervivencia con Mads Mikkelsen

Por Raquel Hernández Luján

Mads Mikkelsen sostiene con su potente interpretación la película Ártico en la que da vida a un piloto que tiene que sobrevivir en la nieve al margen de la civilización. Os ofrecemos la crítica de la película, que llegará a los cines el 31 de mayo de 2019.

Pocas veces se escucha una voz humana hablando en la película Ártico: apenas unas cuantas líneas que se ponen en boca de Mads Mikkelsen en forma de monólogo interior exteriorizado. En la película, el actor danés da vida a un piloto cuya avioneta se ha estrellado en un lugar de difícil acceso. Desconocemos cuánto tiempo lleva allí (se entiende que bastante), y solo podemos seguir las rutinas que ha ido cultivando con precisión para procurarse alimento, enviar una señal de ayuda y escribir un mensaje de auxilio en la nieve, que es el hostil entorno en el que le ha tocado desenvolverse.

¿Eres fan de Mads Mikkelsen? En tu videoteca no puede faltar este pack con sus mejores películas

Sin fuego y con temperaturas exteriores que pueden llegar a alcanzar los 70 grados bajo cero, todo ingenio es poco para alcanzar la meta de mantenerse con vida y salud. Estamos ante un relato de supervivencia bien articulado que no cae en la tentación de ser demasiado extremo o grimoso ni de parecer tampoco inverosímil.

En este sentido, prescinde de elementos escatológicos para ceñirse a un recorrido en el cual la narración no toma atajos y en el que es fácil acabar admirando al protagonista. Se mueve más en la senda de películas como Cuando todo está perdido que en la de otros dramas más abruptos como 127 horas, compartiendo escenario con películas recientes que pueden veniros a la cabeza: Una montaña entre nosotros, sin ir más lejos, que también se desenvolvía en paisajes nevados, aunque amputándole todo el añadido romántico.

Ártico es, por tanto, una pequeña proeza a nivel de guión y más si tenemos en cuenta que se trata de la ópera prima del también director brasileño Joe Penna, que empezó su carrera como youtuber y cortometrajista. Constata que la economía de recursos puede ser incluso un acicate a la hora de dar a luz un proyecto interesante, en el cual el espectador empatiza de inmediato con el protagonista y se siente partícipe de sus aciertos y sus deslices e incluso recompensado cuando alcanza cierto grado de éxito.

También es cierto que, dada la pureza del género al que se ciñe y la cantidad de películas previas que han abordado el tema (hemos visto dramas de supervivencia de todo tipo con individuos abandonados a su suerte en casi todo tipo de lugares: islas, selvas, embarcaciones, naves espaciales, etc.), tiene poco margen de maniobra para aportar algo nuevo, de modo que sorprende más bien poco.

Su principal virtud, aparte de conseguir mantener la atención del espectador en todo momento (que no es poco), es la de contar con un actor de primer nivel como Mads Mikkelsen (del que pronto tendremos noticias, esperamos, en torno al videojuego Death Stranding) para encarnar al personaje protagonista. Él aporta todos los matices necesarios a un hombre contra las cuerdas, obligado constantemente a planificar estrategias y a replantearlas en función del escenario incierto que va encontrando a su paso.

Rodada en Islandia, cuenta con parajes realmente hermosos, fotografiados con toda la magnificencia que merecen para parecer bellamente mortales, mientras dejan intuir una constante: que el ser humano no es más que un punto en medio de la naturaleza salvaje y que, a su vez, lo es todo, dado que su intelecto es lo que marca la diferencia para salvarse incluso en medios letales.

Ártico

Otro de los elementos que mejor se manejan en Ártico es el sonido y la banda sonora, compuesta por el prolífico Joseph Trapanese, que también se hizo cargo recientemente de las de El gran showman o la de Robin Hood.

En cuanto a sus debilidades, la más manifiesta es la de los errores de continuidad, debido a un elemento que no casa de un plano para otro (y que termina convirtiéndose en una distracción, si eres pejiguero con este tipo de detalles): el dichoso mapa que sigue nuestro piloto en busca de ayuda.

A pesar de todo, esta es es una película de supervivencia muy eficiente que da justo lo que promete e incluso cuenta con algún momento realmente emocionante. Te mete el frío en los huesos, pero también te aporta la candidez de realizar un retrato justo de la humanidad: somos animales con conciencia y valores, es grato que nos lo recuerden.

Valoración

Ártico certifica que con lenguaje cinematográfico y escasos medios se puede realizar una película con suficiente empuje como para mantener enganchado a espectador de principio a fin.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

El trabajo de Mads Mikkelsen y la forma en la que se articula la narración para mantener en vilo a la audiencia a pesar de la economía de medios.

Lo peor

Has visto muchas películas similares. Está bien construida, pero aporta pocas novedades y tiene algunos fallos de raccord muy obvios.

Y además