Crítica de Benedetta, la polémica nueva película de Paul Verhoeven sobre una monja lesbiana

Benedetta

Crítica de Benedetta, la polémica nueva película de Paul Verhoeven basada en un libro en el que se recogía la historia de una monja lesbiana del siglo XVII. En cines a partir del 1 de octubre de 2021.

Si hay dos temas que fascinan a Paul Verhoeven son claramente la fe y la sexualidad, así que no es de extrañar que le atrajera el libro "Afectos vergonzosos. Sor Benedetta: entre santa y lesbiana" ("Immodest Acts: The Life of a Lesbian Nun in Renaissance Italy") escrito por la historiadora Judith C. Brown en 1986 y que le ha servido de base para su nueva película: Benedetta

El libro retrata el caso real y documentado de Benedetta Carlini, una monja italiana que vivió en el siglo XVII y que fue entregada por su familia a una orden eclesiástica en la ciudad toscana de Pescia. Al igual que le sucediera a otras místicas coetáneas, Benedetta comenzó a experimentar toda una serie de fenómenos en apariencia inexplicables como raptos místicos, visiones e incluso estigmas.

VIDEO

Trailer español de Benedetta, la polémica película de Paul Verhoeven

Además de significarse en su entorno, Benedetta fue poco a poco adquiriendo una mayor cuota de poder al sembrar cierto grado de terror con sus epifanías hasta el punto de llegar a ser nombrada abadesa y ser considerada más que una santa: la verdadera esposa de Jesucristo, y por tanto, una mujer capaz de hacer milagros.

Su popularidad, que la llevó recibir la visita del nuncio de Florencia, se vino abajo cuando sor Bartolomea, una de las religiosas del convento, confesó que había tenido relaciones sexuales con Benedetta y que se habían entregado a actos impuros.

Eso la llevó a caer en desgracia, siendo despojada de su cargo y castigada, como recogen los archivos de los tribunales eclesiásticos de la época.

Como suele ser costumbre, la polémica mediática en torno a Benedetta, se ha quedado en lo anecdótico sin ser capaz de profundizar en lo verdaderamente importante de la película que no es tanto el sexo (¿alguien a estas alturas duda de que la represión sexual es más un estímulo que un obstáculo?) como el autoengaño.

Cierto es que Verhoeven se entrega al morbo de inmediato, dejando claro que no habrá cortapisas en su película para mostrar escenas subidas de tono: los pechos como fuente de vida y de placer, desnudos completos, penetraciones, onanismo, masturbaciones en pareja... 

Y raptos místicos más próximos a orgasmos lúbricos que a piadosas imágenes de Jesucristo (siendo éstas, por cierto, las secuencias más "divertidas" y kitsch de la película).

Las 10 películas más polémicas de la historia del cine

Las 10 películas más polémicas de la historia del cine

Hacemos un repaso a las películas que más controvertidas que han dado mucho que hablar fuera de las salas de cine.

Descúbrelas

La actriz de origen belga Virginie Efira realiza un titánico trabajo para vehicular en sí misma, a través de su rostro y de su cuerpo, un personaje lleno de contradicciones atrapado en una red de mentiras que ni ella misma puede o quiere desenmarañar.

¿Es ella consciente de su poder de manipulación? ¿Es una superviviente en un entorno hostil que le niega el placer sexual al que es adicta? ¿No es, en cualquier caso, la religión el opio del pueblo? ¿Acaso no se mezclan en todo momento la fe y las decisiones políticas?

Benedetta no pretende ser un insulto a la religión cristiana, ni una película blasfema, a pesar de que esté también permanentemente buscando los límites de lo sagrado y lo profano sino más bien de conectar lo humano y lo espiritual narrando las conspiraciones de poder en el seno de la propia Iglesia, la hipocresía que circunda a las élites y un caso muy excepcional que merece ser contado.

Que además Verhoeven sabe rodar escenas de sexo elocuentes y perturbadoras, es algo que ha venido demostrando durante toda su carrera cinematográfica: aquí el hábito, el camisón, una fina cortina o hasta el busto de una virgen adquieren una dimensión sexual arrolladora y él la explota a la perfección gracias a un elenco entregado a una historia brutal.

La recepción de Benedetta en los distintos territorios de estreno es también digna de ser estudiada: mientras que en Europa hay críticos que tildan a la película de ser menos provocativa de lo esperado, en Estados Unidos se han organizado protestas por considerarla una película que daña a la comunidad cristiana en su conjunto. 

Benedetta

Lo que queda claro es que en pleno siglo XXI la sexualidad de la mujer sigue despertando sentimientos encontrados: se puede hablar de ciertas cosas, pero mostrarlas en todo su esplendor, sin tapujos, sigue siendo ofensivo, depravado y, para algunos, pernicioso e incluso un insulto. Algo desproporcionado, dado que en ningún caso se pretende que se extrapole a la generalidad una historia singular.

Pero lo interesante, más allá de el uso de objetos sagrados como dildos, de los encuentros lésbicos entre dos mujeres consagradas a la fe o de los propios escarceos del nuncio (qué no habrán visto las paredes de un convento), es la íntima relación entre la religión y el poder (sensacional el trabajo de Charlotte Rampling dando vida a un personaje que intimida con una mirada o un gesto).

Benedetta es, con todo y con eso, una película irregular, ligeramente pasada de metraje, pero que no por ello deja de resultar hipnótica en ciertos pasajes. Está llamada a ser divisiva por añadir a la adaptación fragmentos de cosecha propia y elevar el terreno de la intimidad al espectáculo... pero no hay nada que no estuviera dentro de las expectativas. 

Si después de verla, la única lectura que se hace de ella es tan simplona y torpe como la de la transgresión, será un verdadero desperdicio.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Paul Verhoeven vuelve al terreno de la transgresión una vez más para indagar en el terreno de la fe y de los fantasmas que puede levantar la devoción. Abraza sin tabúes ni complejos la premisa de mostrar la sexualidad en un convento y lo lleva hasta el final.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La interpretación de la actriz belga Virginie Efira, entregada en cuerpo y alma a un personaje lleno de conflictos y contradicciones.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Aunque provocadora, la película es irregular y no remata con un final tan climático como el que pedía esta retorcida biografía.
Hobby

75

Bueno

Y además