The house with a clock in its walls
Análisis

Crítica de La casa del reloj en la pared, con Jack Black

Por Javier Cazallas

En breve llega La casa del reloj en la pared, la adaptación de la novela de John Bellaris con Jack Black y Cate Blanchett. ¿Estará a la altura esta película infantil con toques de misterio? Esta es nuestra crítica.

Uno de los problemas actuales en lo que a cine se refiere, es que muchas producciones llegan, básicamente, tarde. En la época de grandes franquicias como Harry Potter o Las crónicas de Narnia, las producciones más modestas o con una historia menos atractiva tienden a acusar un menor interés del público. La casa del reloj en la pared llega el próximo 11 de octubre a las salas españolas para intentar poner fin a esa norma.

Basada en el libro homónimo de John Bellaris, La casa del reloj en la pared es una mezcla de comedia y terror (suave) enfocada a todos los públicos. Su argumento explota el misterio con la siempre socorrida y accesible magia. Aunque su argumento tiene cosas muy interesantes que quedaron muy bien plasmadas en las páginas de la novela de Bellaris, está por ver si la adaptación a la gran pantalla cumple, destaca, o se hunde. Vamos con ello.

Las mejores actuaciones de Jack Black

Una familia peculiar

Esta película familiar dirigida por Eli Roth nos presenta a tres protagonistas que, a su manera, conformarán una familia peculiar. El joven Owen Vaccaro es Lewis Barnavelt, un huérfano que acaba de perder a sus padres y que se ve obligado a ir a vivir con su tío Jonathan (Jack Black), un excéntrico brujo con un pasado incierto que... bueno, para qué nos vamos a engañar, es Jack Black haciendo de Jack Black con poderes mágicos.

Cierra esta peculiar escena Cate Blanchett, encarnando a la señora Zimmerman, una excelente bruja que tras una tragedia familiar ha perdido sus capacidades mágicas más poderosas y se limita a ayudar y meterse con Jonathan. Pero claro, nos es humanamente imposible no ver a Cate Blanchett y que su rostro no nos evoque a Galadriel en El Señor de los Anillos. Sin embargo, también es el personaje principal más desaprovechado del elenco en nuestra opinión.

Bienvenidos a los 50

Uno de los puntos fuertes de La casa del reloj en la pared es su ambientación. Está situada cronológicamente en los años 50 y su estética mezcla un poco de steampunk con la ya mencionada magia. Todo el estilo más rockabilly está relegado a lo que es la vida cotidiana de Lewis en el colegio y, sobre todo, a la banda sonora que acompaña a los protagonistas en algunos momentos. El resto de la banda sonora compuesta por Nathan Barr es más convencional a su género, siempre y cuando no contemos los sonidos y campanadas de reloj que acaban sacando a uno de sus casillas.

The house with a clock in its walls

La casa de Jonathan nos recuerda constantemente a la casa de La mansión encantada, con situaciones ridículas y tronchantes... Si tienes 6 años. Sin embargo, hace que muchos momentos de la película pierdan cierta solemnidad y se queden en el momento cómico de turno. Es algo de lo que pecan mucho las películas que mezclan géneros con comedia. Si el equilibrio entre géneros no se hace bien, acaba saliendo un film extraño.

Manteniendo el misterio

Una cosa que sí hace muy bien La casa del reloj en la pared es mantener cierto misterio y expectativas hasta el tramo final de la película. Y es algo de agradecer porque si no fuera por las ganas de saber qué sucede con varias cosas, la película habría sido muy floja (más). De hecho no entramos en detalles de la trama una vez avanza, porque os robaríamos ese misterio incluso sin entrar en spoilers.

The house with a clock in its walls

La verdad es que La casa del reloj en la pared es una película familiar con varias carencias y siempre obviando el exceso de personalidad de Jack Black, quien intenta erguirse como el nuevo Robin Williams a base de hacer películas enfocadas a la familia pero... Jack... no eres Robin... Además, como hemos comentado, está película de 2018 se ve mermada claramente una cantidad de películas similares que la han precedido, amén de haber sido estrenada en la era de las grandes franquicias.

The house with a clock in its walls

No obstante, si tenéis pequeños en casa es una película que les va a entretener, aunque está por ver si les marcará como hicieron a otras generaciones las películas que precedieron a La casa del reloj en la pared.

Valoración

Una adaptación de la novela que se queda a medio camino. Jack Black parece tratar de eclipsar a sus compañeros de reparto mientras la cinta acusa su estreno en una época donde impresionar al público es cada vez más difícil. Apta para ver en familia cuando no hay mucho más que hacer.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Hay destellos de calidad en la historia que vienen sin duda de la novela de John Bellaris. La ambientación de los 50.

Lo peor

Como muchas comedias de terror infantiles, se queda a medio camino entre todo, forzando a sus personajes a un rol caricatuesco.