Ir al contenido principal
La caza
Análisis

Crítica de La caza, una comedia negra fuera de lo común

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de La caza (The Hunt), una película de acción y humor negro dirigida por Craig Zobel (The Leftovers) y protagonizada por las actrices Betty Gilpin (GLOW) y Hilary Swank (La suerte de los Logan). En cines a partir del 31 de julio de 2020.

¡Pocas veces nos ofrecen un espectáculo como el de La caza! Estamos ante una cinta de humor negro que reparte estopa en todas direcciones, consiguiendo realizar una fábula brutal sobre el mundo polarizado en el que vivimos.

Para ello se cachondea de lo lindo de todo el espectro ideológico despojando a las élites de su halo de superioridad moral pero sin defraudar tampoco a la hora de caricaturizar al "bando" contrario. Al final muestra la tendencia peligrosamente fratricida asola a la sociedad estadounidense... y que es extrapolable a muchos otros puntos del globo.

La película arranca de una forma un tanto anodina que, en un principio, nos hace pensar que vamos a enfrentarnos a otro survival horror de manual. Once extraños se despiertan en el claro de un bosque con muchas preguntas sin respuesta. ¿Dónde están? ¿Cómo llegaron allí? ¿Y por qué o con qué propósito están ahí?

La respuesta a todas esas preguntas es "la caza", un juego macabro ideado por miembros de las élites globales, que se reúnen para cazar humanos por diversión. Ellos son las presas; el resto, los cazadores.

Pero todo está a punto de cambiar cuando Crystal (Betty Gilpin), una de las mujeres que se encuentra entre los "cazados", le da la vuelta al juego y empieza a inclinar la balanza a su favor. Uno a uno, comienza a deshacerse de los miembros de la élite que pretende darles caza, con la intención de llegar hasta la misteriosa mujer que mueve los hilos.

Pronto encontramos rostros conocidos: Emma Roberts (Paradise Hills), Ike Barinholtz (#Sexpact) o Justin Hartley (Revenge) son candidatos a protagonizar la historia, pero su capacidad de mantenerse vivos será muy limitada... La primera sorpresa es que van cayendo todos ellos de la forma más sangrienta posible; la segunda es que, lejos de enarbolar el discurso habitual de víctimas y verdugos, Nick Cuse y Damon Lindelof retuercen el guión a más no poder, llevándolo a la caricatura.

Semejante construcción narrativa no se sostendría sin que finalmente hubiera una voz cantante que se hiciera con el show y ese es el momento en el que centra la atención el personaje interpretado por Betty Gilpin (GLOW), que realiza un trabajo sensacional encarnando a una mujer cruda, individualista y pragmática que no está dispuesta a caer en las trampas tendidas para acabar con ella. Y que es toda una caja de sorpresas, para bien.

La caza es puro disfrute con abundantes escenas de acción y peleas cuerpo a cuerpo largas y bien coreografiadas. No apta para alérgicos a la hemoglobina ni para audiencias adocenadas sino también para espectadores que busquen una historia con algo más de enjundia y mala baba que la media.

Su sentido del humor, tan particular, emana de su capacidad para conjugar una premisa tan descabellada como brutal con un mensaje radicalmente actual sobre la confrontación que alimenta monstruos que terminan surgiendo de lo que pretenden rechazar. Al final no solo es divertida sino que también te hace pensar porque no da puntada sin hilo.

La caza además nos devuelve a la Hilary Swank (La suerte de los Logan) más macarra que recordamos con un personaje en principio muy críptico que termina siendo la Némesis de Betty Gilpin con un potente cara a cara.

Como queda patente, no es apta para todos los paladares y solo quienes sepan echar un ojo más allá de lo aparente (y tengan alma de festival de terror, jaleando los momentos más intensos), la van a disfrutar como se merece.

En resumidas cuentas, es una película muy recomendable que sabe salirse de los raíles para no caer ni en el chiste fácil ni en las tramas mil veces recorridas: es original, hiriente y bruta como ella sola. ¿Qué más se puede pedir?

Valoración

Ingeniosa y con bastante mala baba, La caza subvierte por completo el contexto de cualquier otra película del mismo tipo abrazando sin reservas lo políticamente incorrecto para hacer que el espectador se lo cuestione todo. Memorable y con una protagonista sensacional.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Su retorcido sentido del humor y la forma de sacarle los colores a todo el mundo: conservadores y progresistas. Es muy original.

Lo peor

Que Hilary Swank tarde tanto en salir porque su cara a cara con Betty Gilpin es de traca. ¡Maravillosas las dos!

Y además