Coco
Análisis

Crítica de Coco, película de Pixar sobre el Día de los Muertos

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Coco, la nueva película de Pixar inspirada en el Día de los Muertos dirigida por Lee Unkrich y Adrián Molina. Estreno en cines el 1 de diciembre de 2017.

La nueva película de Pixar (¡la número 19 ya!) no es perfecta, pero sí arriesgada y hermosa y no solo a nivel estético, que también. Tiene un enfoque bastante adulto que la hace recomendable para niños mayores de 12 años, al menos, por la profundidad de los temas que trata: el perdón, la memoria, el legado... Los más pequeños puede que no comprendan la hondura del planteamiento, pero igualmente encontrarán en la película un entretenimiento eficaz.

Consigue los títulos imprescindibles de Pixar en Blu-Ray a un precio insuperable

Coco consigue ser muy humana en su tratamiento, aunque no puede evitar pecar en varios momentos: en primer lugar, con un giro de guión al que es muy fácil anticiparse y en segundo lugar tirando de un villano para resolver una trama algo simple que resulta digna de un culebrón familiar al uso, (¿casualidad? no lo creo... Recordemos que México fue la cuna de las telenovelas, aunque aún así resulta demasiado sobrecargada). Por fortuna, remedia esos tropiezos resolviendo la narración con un desenlace tan emotivo que hace que lo perdones casi todo y te enamores profundamente del personaje de Mamá Coco.

¿Qué pasaría si pudiéramos reencontrarnos con nuestros familiares fallecidos hace tiempo? A partir de la colorida celebración mexicana del Día de los Muertos, Coco nos descubre el misterio de compartir la reunión familiar más extraordinaria y sorprendente, incluso con aquellos antepasados que murieron muchos años atrás. 

La historia sigue a un niño de doce años de edad llamado Miguel, que vive con su familia en una zona rural de México, y cuyo sueño es la música y tocar la guitarra. Miguel desencadenará una serie de acontecimientos extraordinarios relacionados con un misterio centenario. La festividad del Día de los Muertos servirá como telón de fondo para que nuestro protagonista se pregunte de dónde viene, cuál es su lugar dentro de su familia, y cómo se han entretejido las relaciones familiares a través del tiempo. Una celebración de la vida, de la familia, los recuerdos y la conexión a través de diversas generaciones.

Esta película de animación de la factoría Pixar dirigida por Lee Unkrich (Toy Story 3) y Adrián Molina (el animador de los títulos finales de Ratatouille) cuenta con un elenco de voces en versión original en el que encontramos las de los actores Benjamin Bratt (Doctor Extraño) y Gael García Bernal (Mozart in the Jungle), además de la Anthony González como el niño protagonista.

Las referencias culturales a los tótems mexicanos como Frida Kahlo, Jorge Negrete o Cantinflas son constantes y los guiños a otras producciones de Pixar bastante sutiles en algunas ocasiones así que hay que prestar mucha atención para no dejar pasar nada. El recorrido nos lleva a descubrir alebrijes, xoloitzcuintles, flores de cempasúchil, tamales, papel picado...

Y sí, todo esto hace inevitable que acuse cierto "localismo": vamos, que hay gags que solo los entenderán los residentes de Mexico, algo que por otra parte está plenamente justificado y hace que la película cumpla una importante función como es rendir homenaje a una cultura que va a tener aquí un escaparate excepcional de cara al resto del mundo. Esto quiere decir, lógicamente, que el equipo de producción "ha hecho los deberes" para documentarse y profundizar en la idiosincrasia de una población muy concreta y no se ha quedado, por decirlo así, con los tópicos facilones o con una estética vacía sino que ha querido trasladar algo más arraigado y trascendental: lo que sustenta el Día de los Muertos, esa celebración de la vida agasajando a los que ya no están con el matriarcado como telón de fondo.

A la postre Coco es tan divertida como entrañable, aunque resulte más brillante en el planteamiento inicial y el desenlace que en su desarrollo central, formulaico con un "viaje de autodescubrimiento" visto muchas veces ya y un tanto accesorio a veces, al que seguramente le sobre cerca de media hora.

Con un arranque y un broche de oro excepcional, el viaje culmina de una forma muy emotiva que hará que a más de dos se les salten las lágrimas. Ojo, la película está confeccionada para llevarte hasta ese momento, así que si eres capaz de salirte del torrente emocional quizás te parezca lo busca en exceso. Vamos, que sí, que Coco es una de esas pelis que te mete un poco el dedo en el ojo. Pero es taaaan bonita... Y eso a pesar de que la banda sonora de Michael Giacchino está lejos de contar con canciones que se graben en la memoria con la fuerza de otras ocasiones anteriores.

Si aguantas hasta el final de los créditos, volverás a emocionarte ya que hay una especie de epílogo-tributo a los grandes inspiradores de los propios creadores de la película.

Valoración

Humana y simpática, la nueva propuesta de Pixar aúna el respeto por la tradición y la cultura mexicana con un mensaje universal: "recuérdame y viviré para siempre". A pesar de su colorista envoltorio y su desarrollo formulaico, esconde un mensaje profundo y te embriaga con su emotivo clímax.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Técnicamente es una delicia: lo tiene todo. La luz, el diseño de los personajes, las texturas, las partículas, el agua... Es preciosa y muy colorista.

Lo peor

El desarrollo es un culebrón. Busca de forma tan descarada sacarte la lágrima, que pierde parte del impacto y en el desarrollo pasa por varios baches.

Y además