Ir al contenido principal
Color Out of Space
Análisis

Crítica de Color Out of Space, con Nicolas Cage como protagonista

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Color Out of Space, la adaptación del relato homónimo de HP Lovecraft con Nicolas Cage como protagonista y dirigida por Richard Stanley.

Si eres un lector al que le gusta deleitarse en las palabras, paladearlas, degustarlas y disfrutar de cada instante con un libro entre las manos, leer “The Color Out of Space” te llevará, a lo sumo una hora. Nuestra primera recomendación es que sintáis en vuestras carnes esta experiencia y que te hundas en las palabras antes de enfrentarte a las imágenes.

La adaptación de la que vamos a hablaros hoy, Color Out os Space, ronda las dos horas de duración y pudo verse en la pasada edición del Festival de Cine de Sitges. Escrita por Richard Stanley y Scarlett Amaris supone una revisión muy poco fiel a las letras sobre todo porque muchas de las obras de Lovecraft se basan en la descripción de horrores innominados e innominables y, por tanto, tienen un grado de dificultad añadido resultante del hecho de que hay que correr un gran riesgo para mostrar lo que las palabras premeditadamente ocultan para hacer aflorar en el lector escalofríos.

Dicho de otro modo: lo que la literatura insinúa expandiendo la imaginación, al cine no le queda más remedio que explicitarlo, arrancándonos el velo de los ojos y por tanto dinamitando la sugestión y el desasosiego de lo indeterminado.

Ojo, ha habido creadores más ingeniosos que comprendieron mejor que Stanley la dificultad del reto y lo eludieron como es el caso de Huan Vu que optó por el blanco y negro para realizar su adaptación en 2010 sacándose de encima la engorrosa paleta cromática de una obra que habla de un espectro de color desconocido por el ojo humano.

Color Out of Space está en las antípodas de ese concepto seminal de las obras lovecraftianas en las que el autor se recrea en lo fantástico y lo monstruoso, incluso en lo descomunal y lo imposible, sin caer ni en lo zafio ni en lo gratuito. 

Estamos ante una película que actualiza la historia y la retuerce tanto como puede. Cambiar reses por alpacas e introducir a una hija siniestra que se tatúa runas mientras esgrime el Necronomicon es solo la punta del iceberg de una adaptación que ha digerido mal la propia esencia de un cuento siniestro que es tanto el temor a lo desconocido como su insidiosa capacidad de expandirse. 

Aunque inicialmente el tempo de la narración resulta absorbente (en gran medida gracias a la banda sonora y la fluidez de un montaje lento pero también contemplativo e inquietante), pronto la historia peca de ir incorporando aspectos que no aportan gran cosa y, lo peor de todo, por medio de una serie de intérpretes poco inspirados y peor dirigidos cuyas líneas de diálogo, en ciertas ocasiones, no tienen ni pies ni cabeza.

El diseño de producción también tiene grandes problemas, dejando constancia de que estamos ante una serie B con pretensiones en la que el sentido del humor está ausente por más que haya secuencias risibles.

Todo lo que atañe al orden natural, que es atacado por esa presencia de origen cósmico desconocida y letal resulta inverosímil y, aunque el frenético tercio final busca una y otra vez imágenes impactantes en las que aflora lo repugnante (casi se percibe la pestilencia gracias a las muecas de Cage) y lo teratológico, los excesos son tantos que Color Out os Space cae más en el terreno del cine gore de eterna huída hacia adelante que en el del fantástico reflexivo y aterrador por su capacidad para sugestionar a la audiencia.

Color Out of Space

Hay que reconocerle a Stanley el mérito del riesgo porque pone toda la carne en el asador pero, definitivamente, es una película en la que sobran muchas cosas y a la que le habría hecho bien un montaje más ajustado. Imposible no reconocer el estilo ochentero de algunas secuencias en las que el neón se apodera de la imagen (os recordará a Mandy, a veces) que funcionan mejor por separado que dentro de un compendio bastante caótico de elementos.

Tanto es así que quitan por momentos fuerza e impacto al foco de la trama principal que es la relevante: la del meteorito, sus orígenes y las consecuencias que acarrea.

En suma, Color Out of Space es la típica cinta que sobre el papel parece una gran idea pero que sin embargo termina decepcionando. También es de imprescindible visionado, a pesar de todo, aunque solo sea por saciar la curiosidad que despierta el título y lo inusual de su propuesta, pero contened las expectativas.

Valoración

La adaptación cinematográfica del relato de Lovecraft queda lejísimos del material original y está especialmente lastrada por un guión que funciona a medio gas y que incorpora a un estridente Nicolas Cage.

Hobby

57

Regular

Lo mejor

Cierta cualidad hipnótica del arranque de la narración, que recuerda, remotamente, a la sensación de misterio del relato original que sirve de base.

Lo peor

Las interpretaciones, los diálogos, los añadidos innecesarios, la lentitud ... No absorbe la cualidad terrorífica a lo desconocido.

Y además