Crítica de Después del huracán (Five Days at Memorial), una escalofriante miniserie basada en hechos reales

Después del huracán

Crítica de Después del huracán (Five Days at Memorial), la miniserie de Apple TV+ que adapta "Five days at Memorial" de la ganadora del Pulitzer Sheri Fink. Estreno de los tres primeros episodios el 12 de agosto de 2022.

Apple TV+ estrena hoy los tres primeros episodios de la inmersiva serie Después del huracán (Five Days at Memorial) que nos lleva a revivir el angustioso paso del huracán Katrina por Nueva Orleans y, en concreto, cómo se vivió esta crisis en el Hospital Memorial, no solo durante el impacto de la tormenta, sino tras la ruptura de los diques de contención que protegían la ciudad.

Esto provocó que se anegaran las calles durante semanas y que cundiera un pánico generalizado ante la falta de ayudas federales, estatales y locales: la devastación y la desorganización camparon a sus anchas dejando de lado a las personas más vulnerables y necesitadas. Si habéis vivido lo suficiente como para recordarlo, aún os producirá una gran impresión rememorar aquella tragedia.

Intramuros, dentro de un complejo hospitalario atestado de enfermos y personal sanitario al que vemos cómo se les terminan los recursos y la esperanza, es un visionado muy angustioso que además resuena con gran eco tras la reciente crisis del coronavirus de la que aún estamos saliendo.

VIDEO

Tráiler de Después del huracán (Five Days at Memorial)

La serie, creada para la plataforma por John Ridley (12 años de esclavitud) y Carlton Cuse, está protagonizada por Cherry Jones, Vera Farmiga y Cornelius Smith Jr. entre otros, si bien es un trabajo muy coral en el que destacan muchas interpretaciones magníficas.

Después del huracán puede dividirse perfectamente en dos partes: los cinco primeros episodios, centrados en el día por día del hospital y los tres últimos que vienen a desarrollar las consecuencias derivadas de la que se ha considerado como una de las mayores catástrofes que se han vivido y de largo el mayor desastre de ingeniería civil de la historia de Estados Unidos.

 

Es también un grito de rabia en el sentido de que denuncia de forma muy clara lo poco que han cambiado las cosas, por desgracia, y la incapacidad manifiesta para mejorar las condiciones de trabajo del personal sanitario. Ni siquiera la reconstrucción de los diques ha estado a la altura, habida cuenta de que es muy probable que en 2023 tengan que ser reparados y/o reforzados.

La miniserie se aleja del cine de catástrofes para mostrar los eventos no como un espectáculo sino como una aterradora ratonera que transforma de forma paulatina a todos los personajes. A menudo se vale de imágenes reales que dan cuenta de la tromba de agua, los vientos y el destrozo ocasionado por las fuerzas de la naturaleza, pero también se ve el deterioro de las instalaciones y las personas.

 

En este sentido, esta primera parte podría considerarse casi un relato de supervivencia... si no fuera por el hecho de que de facto hubo quien se rindió por el camino. La falta de suministro eléctrico, de aire acondicionado en pleno mes de agosto y de toda clase de recursos: comida, agua potable, medicinas fue mermando poco a poco a los equipos humanos completamente sobrepasados por la situación.

Es más, no había ni un plan de contingencia en caso de inundación, ningún tipo de previsión y mucho menos un plan de evacuación adecuado a las necesidades: solo acceder al helipuerto sin electricidad era una tarea hercúlea.

Esto abrió un melón muy complicado: ¿a quién priorizar en estas circunstancias? ¿Qué hacer con las personas que no podían ser extraídas del edificio? ¿Dejarlas morir a su suerte o no dejar a nadie vivo atrás, con lo que conllevaba? El encuentro de 45 cadáveres en la capilla del hospital impulsó una investigación para esclarecer la causa de las muertes de tantos enfermos.

 

¿Quién es el responsable? ¿Cuáles son las consecuencias?

El gran valor de la serie no es solo retratar los sucesos con gran verosimilitud, sino sobre todo ahondar en el drama humano detrás de los triajes y de la oscura decisión de decidir terminar con la vida de determinados pacientes practicando una eutanasia activa arbitraria y no consentida como medida final piadosa.

Muchas de las decisiones que se tomaron en circunstancias tan extremas han perseguido a sus responsables y a los familiares afectados por la pérdida de sus seres queridos durante años pero también han cambiado de alguna forma las reglas del juego impulsando normas que protegen a los facultativos obligados por las circunstancias a decidir y sembrando aún más incertidumbre sobre su ética de trabajo.

Por el camino se abordan otras cuestiones que también atañen a cuestiones morales: desde la relación que tenemos con los animales, hasta la tenencia de armas de fuego, la denegación de auxilio o el racismo soterrado.

Después del huracán es una reflexión sobre la naturaleza humana, sobre las grietas del sistema y los límites de la tolerancia a la adversidad pero también un ejemplo de resistencia de una comunidad a la que está dedicada la miniserie... una de las más dolorosamente imprescindibles del panorama televisivo reciente.

Mención especial al excepcional diseño de producción y a los títulos de crédito iniciales que tan bien introducen de forma anímica la temática.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Brutal recreación de una de las grandes tragedias humanas recientes con unos valores de producción excepcionales y una resonancia en la actualidad de enorme calado.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Diseño de producción, banda sonora, fotografía, interpretaciones, resonancia de la historia en los acontecimientos recientes... Lo tiene TODO.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es de un altísimo impacto emocional. Los tres últimos episodios tienen un tono completamente distinto a los cinco primeros, redondos y brillantes.
Hobby

90

Excelente

Y además