Downton Abbey
El té está servido. Os ofrecemos la crítica de Downton Abbey, la película basada en la aclamada serie del mismo título, escrita y producida por el creador de la misma: Julian Fellowes y con buena parte de su elenco principal de regreso. Estreno el 20 de septiembre de 2019.

Seis temporadas emitidas entre 2010 y 2015 compusieron una de las series mejor ambientadas de la televisión para trasladarnos la primera década del siglo XX de la mano de la aristocracia inglesa. Tras 52 episodios emitidos, Downton Abbey se despedía de su fiel audiencia con un especial de Navidad emitido el 25 de diciembre de 2015. ¿Por qué llegaba a su final? La ya por entonces octogenaria actriz Maggie Smith deseaba dejar descansar ya su carismático papel y pasar página.

Aprovecha el periodo de prueba de Amazon Prime Video y disfruta de las mejores películas y series de la plataforma... ¡Gratis!

Sin embargo, el fenómeno fan se quedó con ganas de más, lo que ha hecho posible su retorno, por última vez, para despedirse de la ficción para siempre (lo cual, atención, no quiere decir que no veamos nuevos episodios cinematográficos de la saga si tal y como se espera, la película se convierte en un éxito de audiencia). 

VIDEO

Tráiler de Downton Abbey, la película que continúa la historia de la serie

Downton Abbey es un exponente a nivel visual, mientras que en el plano argumental se queda en el terreno de lo anecdótico, es decir, que parece un episodio de la serie alargado aunque en su trasfondo sí latan algunas preocupaciones más serias. El conflicto viene a raíz de la visita que organiza la familia real al Castillo de los Crawley. Éste será el punto central de la película en torno al cual se unifiquen los esfuerzos de todos los personajes, sin importar su condición social, dado que todos tienen como meta dar una buena imagen.

Como sucedía en la serie, hay un buen balance entre los dos niveles sociales en los que se centra la atención de la trama: por un lado los aristócratas y, por otro, el servicio, siempre en guardia con la idea de lucirse dando lo mejor de sí mismos y máxime ante los reyes George V, su esposa la reina Mary y su hija la princesa Mary, que cuentan con su propio séquito de mayordomos, chefs, costureras y amas de llaves.

En líneas generales es una película muy bien rodada, entretenida y agradable, también muy blanca y algo naíf respecto a las relaciones de poder y, sobre todo, muy clásica. Es cierto que contar con un mayor presupuesto permite al director Michael Engler (implicado en varios episodios de la serie entre los que se encuentra el final) elevar la producción a un nivel de calidad impresionante, pero también que la propia historia pide un enfoque bastante academicista, que es el trato que le han dado a la cinta en todo momento.

Las caracterizaciones de los personajes son fundamentales para comprender su posición pero también sus profesiones, sus aspiraciones y su idiosincrasia.

Los fans de la serie, desde luego, se van a ver recompensados con composiciones corales preciosas, un vestuario impecable que el propio Lorenzo Caprile ha calificado como "figurinismo de arqueología" por su fidelidad a los cortes, los materiales y el acabado de las prendas de la época y un despliegue visual en el que la elegancia y la esquisitez son la norma.

Además, los emblemáticos personajes de la serie reciben el tratamiento que el espectador puede esperar: es majestuoso el regreso de Mr. Carson, las líneas de diálogo de Violet Crawley, la condesa de Grantham, siguen siendo tan afiladas y divertidas como siempre y por el camino hay pequeñas intrahistorias de amor, algunas bastante refrescantes e inauditas aunque con ese mismo tono ingenuo que todo lo impregna y entre las que encontramos besos furtivos o enamoramientos a primera vista. Ojo, también relaciones que se ponen a prueba o que pasan factura a largas ausencias.

Pero el corazón de la película, como lo era el de la serie, es el imponente castillo que simboliza todo un sistema alrededor del que se articula una forma de vida y lo que en el fondo es el "quid" de la cuestión, es el relevo generacional que se impone, a la vista de que estamos ante un mundo en paulatino declive del que son conscientes los propios herederos del apellido y el lugar que les coloca en el mapa.

En este sentido, el Castillo de Highclere, situado en Hamsphire (y sus 2.428 hectáreas de terreno), es un marco idílico para localizar la acción dado que algunas de sus estancias se mantienen prácticamente intactas y conforman un plató de rodaje sensacional y sigue en manos de la familia Carnarvon desde 1693, muy implicada en que se conozca la rica historia que se guarda entre las paredes del lugar.

En suma, los amates del universo de Downton Abbey no pueden perder esta película; el resto, simplemente puede disfrutar de las vistas... no te cambiará la vida, pero el retrato de la época es impresionante. 

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

¿Disfrutasteis de la serie Downton Abbey? Si la respuesta es afirmativa, su regreso en pantalla grande merece toda vuestra atención: gozaréis de todos sus alicientes y tendréis ocasión de reencontraros con muchos de vuestros personajes favoritos. De hecho, con algunos, por última vez.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El diseño de producción, la exquisitez de la puesta en escena y los mordaces diálogos de Maggie Smith. Los fans de la serie quedarán encantados.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

No deja de ser un episodio alargado, lo que se nota en el ritmo de la cinta. Es algo decepcionante lo poco que aparece en pantalla Matthew Goode.
Hobby

77

Bueno

Y además

Downton Abbey (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Película basada en la aclamada serie Downton Abbey, escrita y producida por el creador de la misma: Julian Fellowes. El reparto principal de la serie también regresará en sus papeles habituales. La acción nos sitúa en 1927 en el condado inglés de Yorkshire donde está ubicada la impresionante casa de campo de Downton en la quevive la familia ...