Cartel durante la tormenta
Análisis

Crítica de Durante la tormenta, thriller de Oriol Paulo con Adriana Ugarte y Álvaro Morte

Por Rafa Domínguez

Crítica de Durante la tormenta, dirigida por Oriol Paulo. Un nuevo rompecabezas del director español que cuenta en su reparto con Adriana Ugarte, Álvaro Morte, Javier Gutiérrez y Chino Darín, entre otros intérpretes. Su estreno en cines en España es el 30 de noviembre de 2018.

Oriol Paulo (El cuerpo) está a punto de estrenar el que será su tercer largometraje en una filmografía que presenta un estilo inequívoco con el que ha conquistado a gran parte del público. Y no solo en terreno patrio; también al otro lado del mundo. Su anterior trabajo, Contratiempo, fue todo un pelotazo en el mercado asiático con más de 30 millones de dólares de recaudación.

El director catalán regresa al ruedo de las pantallas de cine con Durante la tormenta, un nuevo thriller protagonizado por Adriana Ugarte, Chino Darín, Álvaro Morte y Javier Gutiérrez.

El éxito de Contratiempo puso al director en la palestra como uno de los realizadores más prometedores para el thriller español, por lo que esta es una de esas películas que los amantes de los rompecabezas fílmicos esperan con premura. Durante la tormenta es también la cinta en la que Oriol Paulo alcanza el grado de madurez que necesitaba su cine, ofreciendo el equilibrio necesario para que el puzle sea tan enigmático como dramáticamente poderoso.

El sacrificio y la paradoja temporal

Adriana Ugarte es Vera Roy, una madre felizmente casada que consigue conectar con el pasado misteriosamente a través de una interferencia en la televisión. Como no podía ser de otra forma, este enlace temporal altera la realidad en la que vive, provocando un efecto mariposa por el que su hija nunca habría nacido.

 

El director dispone las fichas con las que acostumbra a ponernos en juego para resolver el rompecabezas, pero esta vez lo hace en un tablero completamente renovado. Los viajes en el tiempo ofrecen la envoltura perfecta para que de rienda suelta a ese detallismo que, además, es imprescindible en la temática. Tendremos que sumarle como espectadores ese puntito de credulidad que nos permitirá sumergirnos en la trama sin perdernos en ciertas pequeñeces que podrían desafíar la lógica sobre la que se construye.

Durante la tormenta tiene una estructura compleja, medida milimétricamente para que cada elemento consiga resonar en nuestras cabezas cuando sus gatillos se accionen con el desarrollo de la trama. Siendo francos, la revelación de las incógnitas no es todo lo imprevisible que podríamos esperar, pero la construcción de la historia tiene un fin último mayor: que los sentimientos que mueven a sus personajes la conviertan en algo más que en un juego de ingenio. Que la conexión con el espectador vaya un paso más allá del reto de encajar las piezas del puzle y nos ofrezca un motivo dramático con el que dar empaque a la narración. Y vaya si lo consigue.

La película nos obliga a sentir. A comprender quiénes somos y por qué en una paradoja que se mantiene perenne durante la película. Desde la madre que decide dejar atrás un futuro prometedor como neurocirujana hasta las múltiples historias de amor que por un aleteo nunca fueron. Sentir que la vida puede ser una gran historia de amor en cuyos caminos hay deseo y renuncia; cerebro y corazón. Que puede haber thriller y sentimiento.

Durante la tormenta fotograma

Adriana Ugarte es una de las grandes artífices de ese logro, explotando de forma desgarradora la agónica desesperación que atraviesa su personaje durante el periplo intertemporal. El suyo es un personaje fácil de caer en la exageración, pero el trabajo de la intérprete y la precisión en la dirección nos permiten disfrutar y sentir como propio ese discurso por el sacrificio que fluye subrepticio saltando entre realidades.

Es el motor que pone en funcionamiento a su protagonista y, por ende, nuestro interés en el relato, pero no es el único. Hay otra historia de amor. Necesaria, pero desdibujada. Los compases finales de la cinta se vuelven interesados, el ritmo decae y la narración pierde fuelle antes de lo debido.

Durante la tormenta fotograma

Durante la tormenta es una historia de amor, un thriller de corazón, un puzle con un objetivo mayor. Oriol Paulo sigue haciendo gala de su habilidad para la ambientación y la puesta en escena, explotando sustancialmente esa vertiente sentimental que echábamos en falta para redondear una película que cumple y conquista. Hay cierta previsibilidad en algunos puntos y puede flojear en el epílogo, pero el coraje y la garra de las interpretaciones protagonistas suplen cualquier intento de perdernos por el camino. Cine español del que llena salas de cine y del que no querrás separar la vista.

Valoración

Durante la tormenta recoge el testigo de lo mejor del cine de Oriol Paulo para explotarlo en un thriller donde cerebro y corazón están perfectamente equilibrados. Un juego del que no querremos separar la vista, con una estructura precisa y una estética atrapante.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El equilibrio que alcanza entre la carga dramática y el rompecabezas con el que construye la trama. La interpretación de Adriana Ugarte es excelente.

Lo peor

El último tramo de la película decae en ritmo y consistencia.