Crítica de El falsificador de pasaportes: el optimismo patológico del buen impostor

El falsificador de pasaportes

Crítica de El falsificador de pasaportes, un drama inspirado en la biografía de Cioma Schönhaus escrito y dirigido por Maggie Peren. Estreno el 13 de enero.

¿Cuántas películas hemos visto sobre la Segunda Guerra Mundial y el holocausto judío? Innumerables y desde perspectivas muy distintas, pero habitualmente no desde una algo luminosa e inspiradora.

Éste es el caso de El falsificador de pasaportes (Der Passfälscher), un drama peculiar basado en la novela homónima de Cioma Schönhaus compuesta a modo de biografía y publicada en 2004 por primera vez pero cuyos mensajes de resiliencia, amor por la vida y esperanza están tan vigentes a día de hoy como el primer día.

VIDEO

Tráiler de El falsificador de pasaportes

La película, escrita y dirigida por Maggie Peren (Boda sin fin), nos presenta al joven Cioma de 21 años, cuando obtiene una excedencia para permanecer en Berlín trabajando en una fábrica de armamento, poco después de que su familia sea deportada. Pronto recibe la visita de un amigo que se queda con él hasta que su casera decide terminar de exprimirle.

Su talento como artista llama la atención de una persona bien posicionada que le ofrece la posibilidad de trabajar falsificando pasaportes a cambio de cupones de racionamiento con los que poder alimentarse.

 

Pero Cioma no se conforma con sobrevivir y cuando descubre el "arte de la mímesis" se da cuenta de que puede moverse entre nazis imitando su forma de hablar, peinarse, vestirse y moverse. Al final es todo una cuestión de confianza en sí mismo... y de dejarse ver en lugar de esconderse, a pesar de que parezca paradógico.

Llegados a un determinado punto, cuando ya ha conseguido falsear la identidad de unas trescientas personas gracias a su buen pulso y algo de tinta, se verá en la tesitura de huir y para entonces tendrá que cumplir en encargo más exigente de su vida: falsificar su propio pasaporte para salvar el pellejo.

No importan las razones por las que haces el bien

El falsificador de pasaportes es una película basada en una historia que se puede tomar con ligereza pero que en verdad esconde una verdadera lección de vida: Schönhaus se rebeló contra una imposición arbitraria y estúpida evitando ser estigmatizado y vivir presa del miedo.

Hablamos de un momento histórico en el que ser judío en Berlín era lo más parecido a estar a un paso del infierno y no hay más que ver el destino que corrieron muchos de sus allegados (familiares, amigos, compañeros) para darse cuenta de que la fortuna le sonrió como a pocos.

A su favor una osadía tremenda y cierta inconsciencia derivada de su juventud tal vez, pero sobre todo ingenio, capacidad de resolución y unas tremendas ganas de vivir y comerse el mundo: amar a las mujeres, llevarse algo que comer a la boca y sí, hacer el bien para sus congéneres dándoles una patada en la boca a los opresores.

El actor Louis Hofmann (Dark) es ideal para interpretar a este personaje: se las compone para modular su voz y hacerse grande ante la adversidad pero también para ver la increíble vulnerabilidad de una persona en su posición y los riesgos a los que se enfrenta. Cada vez que sonríe, la pantalla se ilumina y se abre una brecha a la esperanza a salirse con la suya.

Y, claro está, para que la película funcione, El falsificador de pasaportes no solo tiene que contar con un buen guión y un protagonista carismático, sino que la recreación histórica necesita ser creíble así como el nivel de las amenazas que le acechan.

Todos los elementos (casting, dirección artística, fotografía y banda sonora) se conjugan para llevar esta propuesta a buen puerto y dejar constancia de que incluso en la peor de las situaciones, puede haber un resquicio para que entre la luz del sol, aunque eso suponga renunciar de forma irremediable a muchas cosas y dejar atrás el pasado.

En verdad, El falsificador de pasaportes podría haberse alargado un poco más para terminar de contar el periplo vital de Cioma en lugar de mostrarlo en los habituales rótulos finales porque tuvo que pasar todavía por otros lances de película.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Maggie Peren compone un notable trabajo sacándole el máximo partido al actor Louis Hoffman y extractando las enseñanzas más importantes de su paso por la Berlín ahogada por la guerra.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El talento de Louis Hofmann, la luz que desprende su personaje y las bonitas enseñanzas que deja la película.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Su humor puede llevar a confusión, haciendo que haya quien la encuentre trivial.
Hobby

70

Bueno

Y además

El falsificador de pasaportes (2022)

El falsificador de pasaportes

Lanzamiento:

Argumento:

El falsificador de pasaportes es unapelícula escrita y dirigida por Maggie Peren, cineasta detrás de otros títulos como Boda sin fin, El color del océano o Escolta especial. Este drama biográfico nos narra la historia deCioma Schönhaus, un joven judío de 21 años en la Alemania de 1942 que seha propuesto que nadie, ni siquiera los nazis, le quite...