Feliz día de tu muerte 2
Análisis

Crítica de Feliz día de tu muerte 2, el slasher paródico

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Feliz día de tu muerte 2 (Happy Death Day 2U), la secuela del slasher de 2017, dirigida de nuevo por Christopher Landon y protagonizada por Jessica Rothe e Israel Broussard.

Regresa el día de la marmota en versión slasher, pero variando la lista de los ingredientes de la película de 2017: a la idea de cachondearse del cine de terror adolescente que estaba en el ADN de Feliz día de tu muerte (Happy Death Day) se le suma el romance de tintes fantásticos y el drama familiar en fuertes dosis.

El guión de Scott Lobdell, no obstante, era mucho más ingenioso que el ideado por Christopher Landon, que ejerce además de nuevo como director... Sobre todo, porque se ceñía más a una premisa clara y concisa sin irse por las ramas y explotaba a tope el lado cómico y autoparódico de la película. Atrapado en el tiempo queda un poco relegada y las referencias a la saga Regreso al futuro son mucho más claras y explícitas y también, por tanto, se ven más sus imperfecciones.

Consigue Feliz día de tu muerte en Blu-Ray

Feliz día de tu muerte 2 (Happy Death Day 2U) puede resultar una propuesta bastante frustrante a poco que se le intente echar un poco de seso a su análisis: no solo tiene graves incoherencias narrativas, sino que se reinventa a sí misma como tres veces en su tercio final, abusando de la inocencia del espectador e introduciendo pistas falsas que no van a ninguna parte.

Si en la primera entrega Tree tenía que evitar morir, ahora debe arrojarse en los brazos de la muerte para reiniciar su odiado cumpleaños. La razón es que descubre que quien creó el primer bucle temporal fue el compañero de Carter, Ryan, y sus amigos científicos que idearon una máquina para investigar el movimiento de las partículas a nivel cuántico.

Para su desgracia, cuando se reinicia su bucle, lo hace en una realidad alternativa en el que todo varía ligeramente, lo que la obliga tener que convencer cada día a sus amigos para ayudarla a buscar una salida reparando la dichosa máquina. Lo que hizo a Feliz día de tu muerte funcionar como un tiro fue su frescura y su descaro como slasher que se parodiaba a sí mismo: dos cosas que se terminan echando en falta en esta secuela.

Sí que hay que destacar varios puntos positivos en Feliz día de tu muerte 2: la primera de ellas es que no trata de calcar a su antecesora, de modo que hay mucho margen para las sorpresas. Esto hace que tenga otra gran virtud que es la de no ser predecible. A pesar de tener un metraje ajustado, es fácil que no sepas por dónde irá la narración (sinceramente, parece que el propio guionista no lo tuviera demasiado claro). Y, por último, incorpora una escena postcréditos...

Pero si hay algo que destaca y brilla con luz propia es la interpretación de Jessica Rothe en el rol de Theresa Gelbman, alias Tree. Su resumen de lo sucedido en la primera película, a toda velocidad, es uno de los momentos más desternillantes de una cinta a la que decididamente le falta más sentido del humor en su recta final y le sobran un par de vueltas de tuerca.

En su tramo central, el más ágil y desvergonzado, es donde mejor funciona, el resto no es tan memorable. Un entretenimiento pasajero con explosiones puntuales de comedia descacharrante que, por desgracia, no está bien rematado. Feliz día de tu muerte 2 agradará a quienes tengan unas ajustadas expectativas o dejen de lado la lógica con facilidad para dejarse llevar una y otra y otra y otra vez... La verdad: solo el personaje de Tree ya justifica la compra de la entrada.

Valoración

La secuela de Feliz día de tu muerte sigue siendo una autoconsciente parodia del slasher adolescente pero recala más en la comedia romántica y el drama familiar en esta ocasión, dejando de lado el implacable humor gamberro de la primera parte (y también algo de su coherencia argumental).

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

La entregada y divertidísima interpretación de la actriz Jessica Rothe y su parte central, la más desvergonzada y dinámica de la película.

Lo peor

Los doscientos giros de guión del tramo final, que se alarga demasiado y el hecho de que deje a un lado el terror e incluso el humor.

Y además