First Man
Análisis

Crítica de First Man, protagonizada por Ryan Gosling y Claire Foy

Por Raquel Hernández Luján

Damien Chazelle cambia de tercio tras Whiplash y La ciudad de las estrellas para traernos un biopic dramatizado sobre la carrera espacial, con Ryan Gosling y Claire Foy en los papeles de Neil y Janet Armstrong. Os ofrecemos la crítica de First Man que se estrena el 11 de octubre en cines.

First Man es la nueva película dirigida por Damien Chazelle, el ganador del Oscar por La La Land. La ciudad de las estrellas que debutó en el largo con la fantástica Whiplash. A pesar del radical cambio de género, del musical al biopic dramatizado, lo cierto es que su valía como realizador y como director de actores no merma ni un milímetro.

Claire Foy, archiconocida por su papel televisivo en The Crown, brilla con luz propia (merece, como poco, la nominación a la estatuilla) dando vida a Janet, la esposa de Neil Armstrong, mientras que Ryan Gosling defiende muy bien un papel que le sienta como anillo al dedo y en la que su habitual contención se adapta muy bien al personaje.

First Man narra de forma paralela dos historias muy distintas: por un lado, el viaje emocional de un hombre golpeado por la desgracia cuando su hija fallece a causa de un tumor inoperable. Por otro, la epopeya espacial de la humanidad y las vicisitudes a las que se enfrentó el programa Apolo hasta conseguir el inmenso logro tecnológico de posar una nave en la Luna, permitiendo por primera vez al hombre realizar un paseo espacial por el satélite natural de la Tierra y regresar de una pieza.

Todos conocemos esta gesta, y sin embargo, Damian Chazelle es capaz de mantenernos al borde de la butaca en todo momento, sufriendo incluso a través de un personaje protagonista frío como un témpano de hielo. Son muchos los factores que contribuyen a que esto sea así: el montaje, las interpretaciones y una última media hora de verdadero infarto que está a la altura de las expectativas que te va creando la película desde el comienzo.

First Man

First Man es, además, una película con muchísimas capas, que no rehuye la crítica social hacia las motivaciones políticas y económicas que propiciaron un desarrollo industrial y técnico sin precedentes (la famosa carrera espacial, en la que la rivalidad con Rusia era el principal acicate), que de hecho llevó a la creación de múltiples dispositivos e ingenios que a día de hoy forman parte de nuestro día a día (desde pañales y compresas hasta wearables y sistemas de comunicación miniaturizados), pero que también tuvo un coste humano muy elevado por la premura con la que se planificaron todas estas acciones.

10 viajes espaciales que no olvidarás

Y una de las principales herramientas que utiliza para hacernos llegar el mensaje es la música, una vez más, parte esencial para comprender tantas cosas a lo largo del metraje y que hace que adquiera también una enorme importancia el silencio en los momentos clave.

Respecto a la fotografía, First Man se vale de un grano grueso para trasladarnos a los años 60, de los que se vale a la par que nos muestra los numerosos hitos que fueron fraguando la carrera espacial que culminaría en el 69 y que llevaría a los Estados Unidos a moderar mucho sus futuras metas, reduciendo el programa de 20 a 17 lanzamientos y desechando la idea de crear una base lunar estable.

El reparto está cuajado de secundarios que contribuyen con sus aportaciones a elevar aún más la apuesta, desde Ciarán Hinds, Jason Clarke o Kyle Chandler hasta Corey Stoll, Pablo Schreiber u Olivia Hamilton. La película es, en suma, como el logro que nos cuenta, un trabajo en equipo en el que no hay un solo eslabón débil.

El mensaje de Michael López Alegría y lo que aprendimos en el Centro de Astrobiología

Para acompañar el lanzamiento de la película el próximo 12 de octubre, Universal Pictures nos ha invitado a un acto en el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) en el cual el representante de la NASA en España, Anthony Carro; José Miguel Hesse, el director del Centro de Astrobiología y los ingenieros Carlos González Pintado y José Manuel Grandela, que estuvieron a cargo de las comunicaciones en el momento del alunizaje desde la base de Fresnedillas de la Oliva (asociada a la misión Apolo), nos han aportado nuevos datos y anécdotas sobre aquel momento histórico. Coinciden, por cierto, en señalar que la película narra de una forma muy bien documentada toda la parte técnica del desarrollo de los instrumentos y las pruebas de entrenamiento de los astronautas.

Para empezar, todas las transmisiones pasaban por Madrid antes de llegar a Houston (1,3 segundos tardaban en llegar a Fresnadillas y unos 0,4 hasta Houston), lo cual quiere decir, que "los datos que mandaba Houston pasaban por nuestro equipo y se mandaban a la nave y viceversa. Escuchamos antes que Houston el mensaje de que se había llegado a la Luna", cuenta González Pintado, que también recuerda cómo fueron ellos los primeros en oír aquella frase de "Puede parecer un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad" o aquel otro momento en el que Houston respondía que se habían puesto de color azul tras lanzar el aviso de que solo les quedaban treinta segundos de combustible para alunizar.

First Man

Del mismo modo, Fresnedillas estaba monitorizando las constantes vitales de Armstrong y Buzz Aldrin. "Armstrong se tropezó dos veces con la escotilla al intentar salir", narraba Pintado, lo que hizo que sus pulsaciones se dispararan y que tuviera que pedir ayuda a Buzz Aldrin. El segundo en tocar la Luna con sus botas tardó más de 15 minutos en salir, puesto que no contó con la ayuda de su compañero para pasar con el equipo por la escotilla de la nave y además se percató de que no tenía manilla de apertura por fuera, por lo que tuvo que asegurarse de que no se cerrase, dejándola bloqueada antes de bajar del módulo.

Espaciofobia: 7 maneras de quedar atrapado en el vacío 

"Tenía más miedo que vergüenza", rememora Grandela, que recuerda cómo en ese momento las constantes biométricas del astronauta "no eran normales"... Y es que, cualquier rotura del traje habría supuesto una muerte segura, por no hablar de la posibilidad de que la escotilla se hubiera cerrado imposibilitando su regreso. 

Ambos ingenieros destacaron que la colaboración de España fue fundamental para que el hombre pudiera aterrizar en la Luna y que en una multitudinaria rueda de prensa los astronautas les dieron las gracias, algo que les llenó de orgullo. 

Respecto al próximo gran reto del hombre, que será ir a Marte, Grandela destacó la enorme dificultad que entrañará por la gran distancia que hará que el retardo de las comunicaciones sea de entre 10 y 20 minutos, de modo tal que la nave que se envíe deberá ser "extremadamente automatizada para ser lo suficientemente inteligente para autorrepararse o para decirle a los astronautas cómo solucionar un problema sin la asistencia de la Tierra".

Asimismo, pudimos ver una entrevista realizada a Michael López Alegría, un astronauta que ha realizado diez caminatas espaciales y ha permanecido un total de 257 días en el espacio.

Valoración

Damien Chazelle firma otra película excepcional: muestra el coste humano de la carrera espacial de forma sobrecogedora y muy emocionante, indagando en la vida de Neil Armstrong.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La banda sonora, la narración de la epopeya espacial y el trabajo de Claire Foy, actriz que habla con la mirada y se sirve de elocuentes silencios.

Lo peor

Si no eres una persona con un gran espíritu científico, algunos tramos pueden parecerte un poco largos.