Ir al contenido principal
Los Japón
Análisis

Crítica de Los Japón, comedia con Dani Rovira y María León

Dani Rovira, María León y Antonio Dechent protagonizan la comedia Los Japón cuyo estreno en cines será el próximo 28 de junio de 2019.

Algún día se estudiará en las universidades el daño que le ha hecho al género de la comedia española seguir la estela de Ocho apellidos vascos... Cinco años después, la fórmula está quemadísima. De momento, no hacemos sino encontrar, periódicamente, títulos en carteleras que siguen explotando los tópicos regionalistas. En la película Los Japón le ha tocado la china a Coria del Río, un municipio sevillano que va a ver cómo de la noche a la mañana uno de sus residentes es considerado, ni más ni menos, que el nuevo emperador nipón.

Ofertas del día en Amazon, ¡corre, que vuelan!

En la que probablemente es la mejor secuencia de toda la película, nos explican, animación mediante, la descabellada historia que da origen a la narración y en la que realidad y ficción se dan la mano. Y hay que reconocer que es un buen punto de partida, aunque luego el guión no sepa desarrollarla de una manera satisfactoria. 

En 1614, una expedición japonesa encabezada por el nieto del emperador desembarcó en el pueblo sevillano de Coria del Río, y el heredero al trono se enamoró de una bella sevillana, formó una familia y nunca regresó a Japón.

400 años después, el Emperador Satohito muere y el heredero legítimo resulta ser Paco Japón, vecino de 37 años de Coria del Río. Paco y compañía tendrán que irse al Palacio Imperial y preparse para ser los nuevos Emperadores de Japón. Como podéis suponer, todo gira en torno al choque cultural y linguístico entre dos culturas tan aparentemente lejanas como la japonesa y la andaluza.

Mucho menos divertida de lo que pretende (y a menudo rozando el mal gusto en lo que se refiere a chanzas respecto a la cultura japonesa), Los Japón se empeña, una vez más, en sacar la vis dramática a Dani Rovira como ya sucediera en Taxi a Gibraltarmientras que desaprovecha el talento de María León para la comedia. La actriz sigue encadenando papeles muy por debajo de lo que merece y salva la función en más de una ocasión con su naturalidad y desparpajo, a pesar de que le toca defender unas líneas muy ingratas.

Después del lanzamiento hace dos años de Señor, dame pacienciaÁlvaro Díaz Lorenzo se ha embarcado en una producción más ambiciosa pero en la que el guión muestra muy pronto grandes deficiencias. La película es a ratos aburrida, a ratos sonrojante, de modo tal que el visionado se hace eterno y, sobre todo, vacuo. No cuenta nada relevante ni deja poso alguno y, de hecho, no consigue su meta última, que es la de hacer reír al espectador y permitirle evadirse de su día a día.

Los Japón

Hacia la mitad de la película Los Japón, ya está bien claro cómo va a terminar, con la clásica moraleja buenista y la papeleta "social" solventada: mujer empoderada, el valor de la familia cuando nos apoyamos en ella de verdad... La fórmula habitual, ya sabéis.

Todas las subtramas resultan repetitivas, facilonas y poco ingeniosas, como los juegos de palabras respecto a los nombres propios japoneses (Mariko, Shoshito...). Lo que podría haber sido un relato acerca de la necesidad de desprenderse del peso de la tradición, termina por convertirse en un circo de trazo grueso con un desarrollo de personajes ridículo y estereotipado. Una caricatura injusta sobre una Andalucía anticuada, clasista e inculta ya muy sobada y casi cateta con la que es difícil identificarse.

¿Quién dijo que la comedia era un género fácil? A la película le falta lo esencial: una historia que merezca la pena y chispa, mucha chispa. Y eso que la historia real es curiosona...

Valoración

Una comedia localista del montón que abunda en los tópicos andaluces y en los malentendidos lingüísticos para poner en pie una película sin "chicha ni limoná".

Hobby

40

Malo

Lo mejor

El diseño de producción está muy cuidado: hay todo un despliegue de medios para narrar la historia.

Lo peor

Amenazan con una segunda entrega en el epílogo... Y si en esta película no tienen nada que contar, habrá que esperarse cualquier cosa...

Y además