La llorona
Análisis

Crítica de La Llorona, nuevo spin-off de Expediente Warren

Por Raquel Hernández Luján

La Llorona (The Curse of La Llorona), es el nuevo spin-off de la Expediente Warren dirigido por Michael Chaves y protagonizado por Linda Cardellini, que llegará a los cines el próximo 18 de abril.

Después de Annabelle (con su secuela Annabelle: Creation) y La monja, se suma al universo de Expediente Warren la película de La Llorona (The Curse of La Llorona), un nuevo spin-off de The Conjuring inspirado en esta ocasión en el folklore latinoamericano.

Hazte con el pack de cuatro películas del universo Expediente Warren

Según la tradición oral de numerosos pueblos, la Llorona es el alma en pena de una mujer que o bien perdió o bien mató a sus propios hijos (en otras versiones fueron víctimas del Diablo). Vaga de noche en las inmediaciones de los ríos, llorando su pena y buscándolos. Por lo general, es una especie de "hombre del saco" que sirve para amedrentar a los niños e invitarlos a portarse bien, so pena de que ella venga para llevárselos. Ésta es una versión muy sucinta de un relato que cuenta con múltiples variantes a las que se añaden o alteran partes esenciales en función de las regiones.

Esto que os contamos como preámbulo de la crítica de La Llorona, no es algo baladí, puesto que se podría haber extraído auténtico oro a esta historia con implicaciones mucho más complejas, que van más allá del filicidio para crear una película de miedo realmente terrorífica... La maternidad frustrada es toda una mina que puede llevar a remover al espectador de una forma increíble.

Además, los intérpretes infantiles trabajan bastante bien: tanto Jaynee-Lynne Kinchen como Roman Christou son muy naturales en sus expresiones y hacen un buen equipo con su madre ficticia, Linda Cardellini, a quien muy pronto veréis también haciendo un papelón en Dead to Me, una de las nuevas series de Netflix.

Pero el caso es que el guión de Mikki Daughtry y Tobias Iaconis opta por una versión simplona de la leyenda y abandona cualquier posibilidad de crear una auténtica tensión narrativa en La Llorona que no vaya acompañada de gritos (y su subsiguiente subida injustificada del sonido) y una cara desencajada. Algo que en pequeñas dosis funciona, aquí cansa. 

En este tipo de películas de terror y dado que se abusa muchísimo de la presencia del fantasma y de sus poderes sobrenaturales, es esencial que "el bicho dé miedo" y esté bien hecho. En su lugar, tenemos numerosos problemas de raccord (es decir, de continuidad entre planos) y un tratamiento de la imagen distinto en cada aparición. Vamos, que no parece el mismo ente todas las veces, ni se entiende para qué carajo hace lo que hace. Ni se indaga en el mito ni se crea un trasfondo ex profeso para la película que sea rico en implicaciones y nos deje pensando. Esto merma mucho el miedo que puede pasar uno a posteriori: no te deja poso ni con dudas de si debes mirar detrás de las cortinas de tu cuarto al llegar a casa.

Dicho de otra manera, puede que estemos ante la incorporación más endeble hasta la fecha en el mundo de Expediente Warren, salvando la primera cinta centrada en la muñeca Annabelle que fue recibida con abucheos en un festival de género como el de Sitges, ya que el público se encontró algo muy diferente a lo esperado después del excelente prólogo de The Conjuring.

En La Llorona hay lazos con la franquicia gracias a la aparición de un personaje común, pero son débiles y de escasa resonancia, lo que no hace pensar en una secuela ni a corto ni a medio plazo. Tampoco tenemos nunca la sensación de estar inmersos en los años 70, que se supone que es el marco temporal para la narración (algo que se justifica por la aparición de ese personaje). Y, para colmo de males, es una película mal resuelta, con un personaje llamado a resolver la papeleta familiar que dista de ser tan interesante como aparenta y roza lo risible en varias ocasiones.

Esperemos que Annabelle: vuelve a casa y The Crooked Man den mejores resultados y opten menos por las fórmulas architrilladas de asustar a los espectadores... Por el momento, pensar que Michael Chaves dirigirá The Conjuring 3 es más un motivo de preocupación que de alegría.

Valoración

El nuevo spin-off de la saga Expediente Warren es una de las entradas más flojas en este universo: ni le saca partido al folklore ni consigue meter miedo al espectador con algo que no sean gritos y caras desencajadas. Desaprovecha una ocasión de oro para crear auténtico terror.

Hobby

58

Regular

Lo mejor

Hay un par de secuencias imaginativas que habrían funcionado mucho mejor en otro contexto en el que no se buscara ir de susto en susto.

Lo peor

La llorona aparece demasiado y el personaje del curandero... es de otro planeta. La ambientación tampoco funciona y los sustos son de manual.