Un lugar tranquilo
Análisis

Crítica de Un lugar tranquilo, película de terror con Emily Blunt

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Un lugar tranquilo (A Quiet Place), una película de terror dirigida por John Krasinski y protagonizada por Emily Blunt, John Krasinski, Noah Jupe y Millicent Simmonds.

Para que una película de terror tan eficiente como Un lugar tranquilo vea la luz tienen que conjugarse muchos elementos. Uno de los más básicos es la libertad creativa: la mente pensante que haya detrás del proyecto tiene que tener clarísimo lo que quiere contar y John Krasinski lo ha atado todo muy bien, encargándose de la producción, de la dirección, del guión (coescrito con Scott Beck y Bryan Woods) e incluso de uno de los papeles principales de la cinta.

Las mejores películas de terror a un precio increíble

El resultado es una película honesta, concreta y aparentemente pequeña, de pocos personajes, contadas localizaciones y duración perfecta (benditos 95 minutos, en los que se condensa una experiencia cinematográfica sobresaliente).

Sin desvelaros nada fundamental de la trama, os contaremos que en Un lugar tranquilo (A Quiet Place) conocemos a una familia que vive en el bosque, cuidándose mucho de emitir ningún ruido estridente. La razón es que les acechan unos seres que se sienten atraídos por el ruido.

Se trata de una familia numerosa compuesta por el matrimonio (John Krasinski y Emily Blunt) y tres hijos, lo que hace especialmente complicada la labor de pasar desapercibidos. Hay que sumarle el extra de que la hermana mayor, Reagan (Millicent Simmonds), es sorda y su audífono está roto, lo que significa que a veces no sabe qué ocurre a su alrededor y, peor aún, no es consciente del ruido que emite ella misma.

Además de tener una visión muy exacta, hay que saber narrar la historia de miedo con ritmo y con tensión para que el espectador no se despiste o se escape (máxime cuando en momentos puntuales los efectos especiales cobran gran relevancia). Esta película no da tregua y juega magistralmente con las expectativas de la audiencia. 

Y también esencial es que el reparto esté a la altura. Emily Blunt y el propio Krasinski hacen un excelente trabajo, pero es que van a la zaga Millicent Simmonds (Wonderstruck) y Noah Jupe (Wonder). La joven actriz es en la vida real sorda, lo que le aporta un gran plus a su personaje, muy creíble.

En Un lugar tranquilo tan importantes son los sonidos, como los susurros y los silencios y, por encima de todo lo anterior, el punto de vista que va adoptando la narración: en ocasiones percibimos lo que sucede a través de Reagan, quedándonos en blanco, mientras que otras veces tenemos la percepción de los oyentes, que han desarrollado todo un sistema de trucos para pasar desapercibidos, alertarse, comunicarse con otras comunidades, etc. Habría sido fácil dejarse llevar por los lugares comunes en el muy abonado campo de los mundos postapocalípticos, pero arriesga y está bien resuelta: es emotiva cuando se lo propone, aterradora cuando toca y misteriosa el tiempo suficiente como para mantenernos expectantes.

Si no te oyen, no te pueden atrapar

El diablo está en los detalles y esta película de terror está plagada de ellos. Con gran pericia, además, el guión permite al espectador adelantarse a lo que va a suceder desarrollando exitosamente microsecuencias de suspense que se aderezan con sustos de los que te hacen saltar en la butaca. En este sentido os puede traer a la cabeza No respires, que también sabe explotar la pista de sonido y los espacios con precisión (de paso os recordamos que habrá secuela de No respires).

Pero este película de miedo no deja de lado tampoco el drama íntimo y humano que se esconde detrás de toda esta historia: por un lado la de Reagan, cuya falta de audición supone siempre un riesgo añadido para ella y el resto de los componentes de la familia y por otro lado el de unos padres que necesitan ayudar a sus hijos a madurar y a valerse por sí mismos sin ponerse en peligro en una situación tan excepcional. Sobrevivir todos a fin de cuentas sabiendo que son presas en un nuevo orden social en el que el ser humano ha bajado un peldaño en la cadena alimenticia.

Ya os lo adelantábamos más arriba, pero los efectos especiales son también muy atractivos y verosímiles. Ésta no es una de esas películas poco valientes que esperan hasta el final para contarte qué es lo que sucede: lo muestra todo a su debido momento y nos pone los pelos de punta, así que ¡objetivo conseguido! Es la mejor película de terror que va a llegar a las salas en los primeros meses del año de largo (vedla en pantalla grande, que os aseguramos que merece la pena), y ojo que el género viene cargadito este año con títulos como Slender ManHereditary o La monja, entre otros. Aquí os hablamos de las próximas citas con los sobresaltos:

Valoración

John Krasinski realiza un ejercicio sobresaliente con el sonido de esta película: es una cinta muy sólida, que dura exactamente lo necesario y que cuenta con un final tan eficiente como todo el metraje.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

Lo bien unidos que están drama familiar, thriller y terror. La película te obliga a estar en tensión permanentemente: te atrapa y no te suelta.

Lo peor

Hay varios sustos que se antojan un pelín gratuitos, pero a quien le guste saltar en la butaca le parecerán estupendos.

Y además