Ir al contenido principal
Mi prima Rachel
Análisis

Crítica de Mi prima Rachel con una genial Rachel Weisz

Crítica de Mi prima Rachel (My Cousin Rachel) dirigida por Roger Michell y protagonizada por Rachel Weisz, Sam Claflin, Holliday Grainger e Iain Glen. A la venta en DVD y Blu-Ray en febrero de 2018.

Mi prima Rachel (My Cousin Rachel) no se estrenará en España en salas comerciales, pero nunca hay que perder la ocasión de ver una interpretación de la magnética Rachel Weisz a quien acompañan en esta ocasión Sam Claflin (Finnick Odair en Los Juegos del Hambre) y Iain Glen (Jorah Mormot en Juego de tronos).

Sí que ha podido verse ya en el marco del Festival de Cine de Sevilla donde todavía hay una última oportunidad de disfrutarla: se volverá a pasar el 11 de noviembre a las 22 en el Teatro Alameda (puedes consultar la web oficial del festival aquí). En el caso de que se te escape definitivamente, en el mes de febrero se lanzará en DVD y Blu-Ray además de venta y alquiler digital.

Se  trata de la adaptación de la novela del mismo título de Daphne du Maurier, autora también de otra excelente novela "Rebecca" que inmortalizara Alfred Hitchcock en cine junto a algunos de sus relatos breves como "La posada Jamaica" y "Los pájaros".

¿No conoces la novela? Descúbrela aquí

¿De qué trata Mi prima Rachel? Creyendo que su misteriosa y bella prima Rachel (Weisz) ha asesinado al hombre que le crió, Philip (Sam Claflin), un joven inglés, trama una venganza contra ella. Pero, a pesar de las pruebas que señalan que Rachel podría ser una asesina, Philip se enamora obsesiva e irremediablemente de ella en un marco idílico de una belleza visual incomparable y llena de tensión.

Mi prima Rachel
Mi prima Rachel

Hay que puntualizar que no es la primera vez que se afronta esta tarea: en 1952 Henry Koster ya llevó “My Cousin Rachel” a la gran pantalla con gran éxito. La película se alzaría con el Oscar a la mejor fotografía y le otorgaría el Globo de Oro a Olivia de Havilland y el Oscar a mejor actor de reparto a Richard Burton. Éste último dato es especialmente curioso ya que a pesar de que el intérprete contaba 26 primaveras parecía mucho más mayor que el personaje que tenía que representar y en el que son señas de identidad cierta inmadurez e inexperiencia con las mujeres.

En este sentido, en esta nueva versión, Sam Clafin es una elección de casting mucho más acertada y Rachel Weisz una compañera de reparto ideal que se mueve perfectamente entre las luces y sombras que proyecta su ambiguo personaje.

Estamos ante una adaptación en la que se aprecia cierta inexperiencia en el plano de la realización (hay planos realmente forzados) pero que goza de multitud de capas y registros. Sin un potente sello de autor, la atmósfera sí que consigue ser lo suficientemente interesante para que anide en ella la sospecha nunca confirmada que hace de Rachel un delicioso tormento: un abismo tan atractivo como peligroso.

Así pues el guión de Mi prima Rachel desarrolla esa oscura ambigüedad y esa permanente incertidumbre que nos deja colgando de esa pregunta: “¿Lo hizo?” “¿No lo hizo?”.

La fotografía se mueve en dos estilos muy contrastados: planos soleados y plenos de luz para los momentos luminosos y lluviosos, oscuros y hasta tétricos en los que nos asalta la duda.

Mi prima Rachel

Cabe destacar el hecho de lo bien representadas que están ciertas cuestiones de género: lo que genera dudas viene dado a raíz de la reflexión que la novelista propone acerca de la emancipación económica de la mujer y de su búsqueda de un patrimonio propio que la libere de la tutela masculina. Extráigase de esta cuestión toda la enjundia que se quiera sobre la madurez sexual de la protagonista que la lleva a ser considerada como una suerte de encantadora y hasta una bruja manipuladora: una viuda negra.

¿Es Rachel pérfida y taimada o inocente y exonerable de toda culpa? Personalmente prefiero quedarme con el interrogante pues los misterios irresolutos son los que te atrapan con más fuerza en su tela de araña.

Valoración

Preciosa puesta en escena para una película tan ambigua como la novela en la que se inspira. Podría ser mejor si la dirección fuera más potente y arriesgada pero Rachel Weisz lo llena todo.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Rachel Weisz, maravillosa en un papel al que consigue sacarle mil matices. El reparto que la acompaña, la fotografía y las localizaciones.

Lo peor

Al director de Notting Hill parece temblarle el pulso a la hora de apostar por la peli. He echado en falta atrevimiento y veo un exceso de contención.

Y además