La noche de Halloween
Análisis

Crítica de La noche de Halloween, terror con Jamie Lee Curtis

Por Raquel Hernández Luján

Cuarenta años después del estreno de Halloween en 1978, llega a las carteleras La noche de Halloween, la secuela directa de la película original que ignora todas las posteriores y que se estrenará en España el 26 de octubre de 2018.

Puede que la película más esperada del año por parte del público amante del cine de terror sea La noche de Halloween, una cinta que llega 40 años después de la original del mismo título, filmada por John Carpenter en 1978 y lo hace, además, barriendo del canon todas las que han ido estrenándose en este intervalo de tiempo. Y no son pocas, precisamente.

Un poco de historia halloweeniana

Halloween II: sanguinario (1981) de Rick Rosenthal, Halloween III: el día de la bruja (1982) de Tommy Lee Wallace, Halloween 4: el retorno de Michael Myers (1988) de Dwight H. Little, Halloween 5: la venganza de Michael Myers (1989) de Dominique Othenin-Girard, Halloween 6: la maldición de Michael Myers (1995) de Jose Chapelle, Halloween H20: veinte años después (1998) de Steve Miner, Halloween: resurrección de Rick Rosenthal y las precuelas de Rob Zombie Halloween: el origen y Halloween II de 2007 y 2009 respectivamente, han sido obviadas por esta nueva película, lo que supone acabar de un plumazo con las abundantes vueltas de tuerca que han dado al personaje, incluyendo ese segundo episodio del 81 en la que Laurie y Mike resultaban ser hermanos.

Consigue la Edición Especial de Halloween en Blu-Ray a un precio inbatible

Pero volvamos a los orígenes: ¿qué tenía la primera Halloween para causar un impacto tan tremendo? Recordemos que, a finales de los años 70, el slasher era un subgénero de terror que todavía no se había explotado profusamente como se haría en décadas posteriores, de modo tal que había mucho margen de maniobra para sorprender al espectador e innovar en la narrativa (cuatro años antes, Tobe Hopper ya había generado un caldo de cultivo interesante con La matanza de Texas).

Esto no solo hizo que la película diera lugar al chorro de títulos antes mencionados, convirtiéndose en una de las franquicias más rentables del género, sino que incluso diera lugar a otras sagas con las que guarda importantes similitudes, como Viernes 13Pesadilla en Elm Street

John Carpenter y Debra Hill alumbraron a uno de los villanos por antonomasia del horror, convirtiéndolo en un icono que se grabó a fuego en el ideario colectivo, gracias también al pegadizo e inquietante tema musical que acompañaba su falta de humanidad.

¿Y ahora, qué?

Cuarenta años después, el público está saturado de “fotocopias”, de enrevesadas tramas y de locuras para resucitar el mito pero, a pesar de todo lo que ha llovido, Michael Myers sigue resultando una figura incomprensible y fascinante como el animalario de psicópatas que recoge la serie Mindhunter (aunque aquellos estaban basados en personas reales).

Y, como poco, el regreso de Jaime Lee Curtis al papel de Laurie Strode genera una curiosidad irresistible, como se pudo ver con la viralización en redes sociales de las primeras imágenes promocionales de La noche de Halloween.

Las mejores películas slasher de todos los tiempos

Estos son motivos más que suficientes para que la nueva película de Blumhouse, Universal y Miramax congregue al público una vez más a ir a celebrar el 40 aniversario de la saga Halloween, reuniéndose con sus principales protagonistas. Estar a la altura del reto no era fácil, pero hay que decir que cumple de sobra su cometido.

La película rezuma metaficción y gran parte de su atractivo reside en eso, en la capacidad para enganchar a los fans de Carpenter con guiños unas veces muy sutiles y en otras ocasiones más elaborados, en los que no faltan pinceladas de humor. Todos los leit motiv de su película están en ésta: desde un plano secuencia que termina en masacre, hasta los maniquíes, el juego con los armarios o los puntos de vista que adopta la cámara: perder de vista a Myers sigue siendo sinónimo de que al espectador se le aceleren las pulsaciones.

Pero esto tiene una doble cara y es que todo lo innovador que resulta el guión en materia de historia y de dar un giro a Laurie Strode, no lo tiene la dirección, a la que podríamos achacarle cierta "falta de personalidad" o de sello autoral propio.

En cualquier caso, es una producción que tiene a su favor dos factores clave: no caricaturizar al villano o, lo que es lo mismo, mantener la esencia perturbadora del mal en estado puro bajo una máscara neutral y aterradora, y cuidar y mimar cada momento en el que entra en juego una banda sonora más que esencial para conformar un material potente. La noche de Halloween es  una película de terror tan eficiente como consciente del papel que juega a la hora de recuperar el sabor de la original para un público nuevo.

El diablo está en los detalles 

No nos despedimos sin apuntar un detalle de suma importancia: no es baladí el plano final de la película ni lo que sucede al final de los créditos: hay una pequeña pincelada que puede dar pie a teorías interesantes, así que toca apurar hasta el último instante y pensar si esta película puede dar pie a otras o si será el homenaje que sirva de colofón a cuatro décadas de cruentos asesinatos cinematográficos. Feliz noche de Halloween.

Valoración

Digna secuela para la película original: era hasta necesario pasar por alto las doscientas que hubo después. La película recurre a todos los tropos de slasher que había en Halloween y resulta de lo más entretenida, aunando guiños para los fans, tensión y cierto sentido del humor autoconsciente.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

El giro del personaje de Laurie Strode y el instante final, después de los créditos, que da una nueva dimensión a toda la película.

Lo peor

A pesar de (o precisamente por) estar plagada de guiños a la película del 78, se percibe cierta falta de sello autoral desde la dirección.