Pesadilla en Elm Street
Reportaje

Las mejores películas de terror slasher de todos los tiempos

Por Javier Sánchez

Un horror tan afilado que corta con solo mirarlo. El género de películas de terror slasher nacía para cercenar las extremidades de cientos de incautos grupos de estudiantes y adolescentes que, dentro de su propia inconsciencia, daban voluntariamente o no, con el tipo equivocado. Los mayores asesinos en serie de la historia del cine comienzan a gestarse y consagrarse aquí, en las mejores películas de terror slasher de la historia

Esperamos que ver este reportaje no os produzca profundos cortes durante su lectura o en vuestros sueños. Ya sabéis lo traviesos y realmente malvados que pueden ser los villanos de estas icónicas películas, que más de una vez han logrado aterrorizarnos. ¡Advertidos estáis! ¡Estas son las mejores películas de terror slasher de la historia!

Consigue el pack con las 4 películas de Saw en Blu-Ray

Scream

Un lamento, una llamada en mitad de la noche con una pregunta ineludible y la escarificación del terror en una máscara de plástico y tela, son los principales motivos por los que Edvard Munch podría envidiar Scream. El grito, cuadro del pintor que inspiraba a la película, se revelaría como uno de los hitos del terror slasher en 1996. El motivo es, la capacidad del director, Wes Craven, para enhebrar una historia de amor adolescente plagada de psicopatías con un solo hilo conductor: el terror. 

Estas 10 películas entretenidas de Netflix nunca defraudan

Scream llama tanto la atención por, pese a ser una película de terror slasher, también ser una buena película romántica. Y por romántica queremos literalmente decir la antítesis de El Diario de Noa. Esto es porque el amor en Scream es como el que pueda padecer una polilla por el fuego: terminará quemándose.

¡Consigue ya todas las películas de Scream! 

Una de las escenas más bonitas de Scream tiene lugar cuando la propia cinta juega con la dualidad del asesino, y la información que aún desconoce el público pero empieza a intuir por la atmósfera que se construye. Hasta el momento en que no vemos a quién entra por la ventana del cuarto de la protagonista, podemos intuir que van a asesinarla. Sin embargo, descubrimos que el chico que entra por la ventana no es otro que el que le gusta.  

El tema ‘Don’t Fear the Reaper’ de Gus comienza a sonar, y ambos terminan acaramelados en un auténtico festín de miradas, que gana muchísima más fuerza y simbolismo cuando hallamos el verdadero paralelismo de la película: la relación entre un asesino y su próxima víctima. Una relación de amor. 

Hasta aquí podemos leer, pero os garantizamos que Scream coge lo que películas como Halloween asentaron. Realmente fascinante y recomendable. Y, por supuesto, su reflexión sobre el cine de terror y el metalenguaje, con constantes referencias a las "normas de los asesinos en serie" y los clásicos del género sentaron cátedra.

Pesadilla en Elm Street 

Pesadilla en Elm Street es la nueva dimensión de un género donde lo realmente aterrador no es el asesino, o la tensión que sean capaces de generar las escenas, sino hasta dónde puede llegar a alcanzarnos ese miedo. Ese lugar donde cada callejón conoce un muro y cada pasillo una puerta cerrada no es otro que nuestros sueños. 

Freddy Krueger es un personaje de terror, pero también se permite, quizás en mayor medida que muchos de los villanos del género, sus propios dejes de comedia (algo que iría creciendo con cada película hasta llegar al máximo absurdo en la sexta entrega). Una eminencia plagada de particularidades y deformaciones que lo convierten a un personaje tremendamente carismático a quien las secuelas irán degenerando.

Dentro de su propio circo, Krueger es, no solo divertido, sino realmente temible por la atmósfera que él mismo destila. Su heredero espiritual es el Lipstick Demon de Insidious: aterrador, sí, pero una vez estamos en su mundo hay cabida incluso para una canción que poco o casi nada tiene que ver con el personaje. Pesadilla en Elm Street es extravagante y posee un humor ácido que, derramado sobre ese horror que logra construir, refina una lejía que acaba siendo el auténtico agente corrosivo que ensalza a este clásico.

Psicosis

La obsesión es una pasarela en una película donde las paranoias de sus personajes no dejan de carcomer sus más profundos temores. El clásico de los clásicos domina en elegancia fílmica una estética del miedo anidada en el pensamiento y materializada de forma óptima. El thriller que trascendió a película de terror según continuamos avanzando en su metraje, bocetaba lo que Halloween acabaría uniendo como género de slasher

Psicosis

La diferencia es que Psicosis, aplicada al género slasher, podría ser esa primera precuela que explique los orígenes de un asesino en serie. Cómo se forma su personalidad, antecedentes y primeros crímenes que perfilan la identidad del criminal. La casa, el hotel en el que todo comienza y abre sus puertas para invitar a todos los futuros mejores villanos del cine de terror: desde El Resplandor hasta la reciente Feliz Día de tu muertePsicosis no solo se adelanta a su tiempo, sino que aporta crudeza y realismo a la anatomía de la mente enferma de un psicópata, todo ello mediante la brillante batuta de Alfred Hitchcock. Y eso sin lugar a dudas es algo digno de ver. 

Saw

El gran terror policíaco y claustrofóbico de la década, cuya esencia radica en la empatía más pura de todas. Gente que, pese a sus crímenes o antecedentes, dejan atrás su acondicionamiento para mostrar y plantear la versión más realista de nosotros mismos como espectadores en una situación limite. ¿Qué serías capaz de hacer para salvarte de una muerte segura? Ese es el gran juego de Saw en el que, a través de 8 películas, nunca nos hemos dejado de preguntar si nosotros seríamos capaces de tomar la opción más cruenta con tal de salvarnos. 

Saw VIII

Saw no es una película de terror en sí, es un espejo que no deja de plantear situaciones en las que el ser humano y lo que es capaz de llegar a hacer cimientan el verdadero terror. Con un gran giro de guión revelado tan solo para cuando hayamos logrado llegar al final de la película, Saw destaca también como un muy buen thriller, al menos en esta primera entrega. 

La noche de Halloween

Traía todos los elementos y genes del cine de terror slasher que futuras películas de terror desarrollarían. Halloween tiene el mérito de ser la primera película de Hollywood en atreverse a hacer esta clase de películas de asesinos en serie, que fue tremendamente abucheada por la crítica y alabada por el público de todo el mundo. América temblaba de auténtico pavor sin necesidad de El Exorcista ni sus ritos paranormales por primera vez en cinco años: Michael Myers era real, y la posibilidad de ser víctimas de un asesino imparable como él, también. 

Especial Halloween - Los 15 personajes más terroríficos del cine

La música, el contexto de la historia y una icónica Jamie Lee Curtis eran todos aquellos primerizos ingredientes de algo que se gestaba sin saber lo que traería, pero plenamente consciente del terror que acarreaba visualizar todo su metraje de forma íntegra. Halloween no es terrorífico por sus momentos, sino por la neutralidad de la máscara que esgrime el cuchillo que masacra a sus víctimas. Una verdad disfrazada como, la repentina locura que podría convertir a cualquier persona de nuestro entorno más cercano o incluso a nosotros mismos en un despiadado asesino. Es decir la ausencia de, aparentes o necesarios motivos para matar a sangre fría a una persona. Halloween, es esa espantosa decisión. 

La matanza de Texas

Una de las muchas películas de miedo que viralizan el hecho de que, como espectadores y seres humanos capaces de estar en el sitio y momento equivocados, nos lleva a pensar “esto mismo podría pasarme a mí”. Algo que explotarían muchos películas a partir de La Matanza de Texas y que vulneran nuestra fragilidad ante la ironía y crueldad de la vida por ponernos en manos de los peores desconocidos con quienes podríamos encontrarnos. 

Basada en la casa de los horrores de Ed Gein y un personaje que, pese a ser deformado por la película, realmente existió, La Matanza de Texas es un terror slasher, del más puro estilo “redneck”. Es decir, de ese lado oscuro de la geografía americana donde, a partir de cierto punto nos introducimos en terreno desconocido: ignorancia y psicopatías en paletos que podrían ser capaces de perfeccionar sus dotes como carniceros con nosotros mismos. Ese esa América adusta y desconocida la que nutre La Matanza de Texas, la realidad y por supuesto otras grandes películas de terror como Las colinas tienen ojos

Viernes 13

El terror se reencarna como personaje y símbolo de una saga que construirá el eco de un lamento que no deja de repetirse. El Orfanato de J. A Bayona traía a Tomás, un niño con deformaciones que, bien podría haber inspirado por la abominación llamada Jason Voorhes y que introducía la película Viernes 13. Pero ojo, hay que recordar que el "malo" de la primera película no es Jason, sino su madre. En realidad, siempre lo sería, incluso en entregas posteriores, por haber podrido el frágil cerebro detrás de la máscara.

Viernes 13 serie de televisión

Un terror que empantana y enmascara a través de un odio tan monstruoso como deforme. La mente de una fragilidad infantil que ahora esgrima la venganza con sus cadavéricas manos. Una historia familiar que encierra como siempre grandes dosis de grima y compasión que acaban por suscitar una curiosidad morbosa en un grupo de adolescentes. Una, castigada a golpe de machete. Viernes 13 inspirará a películas y sagas como la de Hatchet, con Victor Crowley, una versión incluso más gore si cabe de Jason Voorhes.

Con esto terminamos nuestro repaso a las mejores películas de terror slasher de todos los tiempos. Ellas dieron pie a entregas dignas, otras más prescindibles... Pero formarán siempre parte de nuestras pesadillas. Disfrutad del verano, id a la playa o al lago... Pero nunca vayáis solos.

Y además