Pacific Rim: Insurrección
Crítica de Pacific Rim: Insurrección (Pacific Rim: Uprising) con mechas vs kaijus. Dirigida por Steven S. DeKnight y protagonizada por John Boyega y Cailee Spaeny. En cines a partir del 23 de marzo de 2018.

Ver mechas gigantes contra alienígenas, mola. Así que si os gustó la primera película, Pacific Rim: Insurrección (Pacific Rim Uprising) no os va a decepcionar del todo porque ofrece lo que promete y es bastante consciente de que lo tiene difícil para superar a su antecesora, así que ni siquiera se lo propone.

Consigue la edición metálica de Pacific Rim

En su lugar, un montaje ágil nos presenta a unos personajes liderados por el hijo de Pentecost a quien da vida John Boyega. Y él, como la peli, tiene claro que emular a su "progenitor" es imposible, así que defiende lo que tiene con lo que puede. Y ya es algo. Vaya por delante que Boyega también coproduce y da a entender que habrá una tercera entrega... Si lo permite la taquilla. De momento, la cinta apunta en esa dirección, veremos si la audiencia "se la compra".

VIDEO

Pacific Rim: Insurrección - Tráiler IMAX

¿Qué ha pasado desde el final de Pacific Rim? La cinta nos sitúa cronológicamente diez años después de la primera invasión que sufrió la humanidad y los daños causados aún pasan factura. Mientras un cuerpo de élite de pilotos entrena para estar alerta en el caso de un nuevo ataque, otros se han dedicado a vivir la vida y una corporación ha desarrollado una flota de robots que se pilotan a distancia.

Sin embargo, un buen día aparece un robot enemigo que ataca a los jaegers y un topo hackea a la flota, permitiendo que el planeta vuelva a ser asediado por los kaiju, la raza de alienígenas colosales que emergen desde un nuevo portal interdimensional.

Ante esta nueva amenaza, los Jaegers, robots gigantes de guerra pilotados por dos personas para sobrellevar la inmensa carga neuronal que conlleva manipularlos, necesitarán refuerzos. Será entonces cuando los supervivientes de la primera invasión, además de nuevos personajes de habilidades extraordinarias, tendrán que idear la manera de sorprender al enorme enemigo, apostando por nuevas estrategias defensivas y de ataque. Renovaremos así el arsenal de armas y veremos nuevos gadgets tamaño XXL.

¿Temes que hayan hecho una nueva Transformers? No, tranquilo, respira, no llega a tal punto, pero sí que os recomendamos, queridos lectores, que moderéis las expectativas. Es una película entretenida y cumple a nivel de efectos especiales pero por el camino nos presenta personajes bastante endebles, carentes de atractivo, cuyas relaciones tampoco es que sean demasiado creíbles o especialmente profundas. 

Steven S. DeKnight se estrena como director de un largo con esta palomitera película para la que ha contado con un voluminoso presupuesto y no se puede decir que no le saque brillo. El resultado es muy satisfactorio, como decíamos, en términos de efectos especiales (la compañía encargada de los efectos especiales es Double Negative, la misma que ganó el Oscar por Blade Runner 2049, o la que está detrás de películas como Dunkerque, Aniquilación o Black Panther entre muchas otras) pero en Pacific Rim: Insurrección se echa en falta algo más de corazón y de riesgo en la historia.

Dicho de otra manera: no hay chicha para sustentar los fuegos artificiales y el ritmo es muy desigual. Las trepidantes escenas de acción cuentan con momentos intercalados que se quedan a medio gas, con chascarrillos sin gracia y escasos momentos inspiracionales que le den más empaque a la historia. Es simplona, más que la anterior.

Pacific Rim: Insurrección

Aunque quizás lo peor es que no sabe rectificar el rumbo, corrigiendo algunas de las lacras de la primera y trayendo de vuelta a algunos personajes cargantes y exagerados... Hablamos de los mismos que dinamitaron parte de la magia de Pacific Rim y de los que ya nos quejamos en su día: de Burn Gorman como el doctor Hermann Gottlieb, y Charlie Day como Newt Geiszler, la pareja de científicos que volverán a tener el destino de la humanidad en sus manos proporcionando giros de guión inesperados.

Los protagonistas además no tienen tanto encanto como en la cinta del recientemente oscarizado Guillermo del Toro (recordemos que dejó de lado esta secuela para filmar la fantástica La forma del agua, y la jugada no podría haberle salido mejor) y el guión no puede evitar caer en algunos topicazos del tamaño de la brecha del Pacífico: los piques entre cadetes, la huérfana autosuficiente, la chica guapa de turno que se queda en tierra... ¿Es anticuada? Un poco, sí, pero no nos engañemos: lo importante es que el niño que todos llevamos dentro flipará y alimentará sus ilusiones y se van a inflar a vender merchan.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Pacific Rim: Insurrección no inventa nada nuevo, pero también es cierto que entretiene de lo lindo. Si te molan las películas megalómanas, llenas de acción y un pelín descerebradas, te la tragarás sin problemas pero no deja de ser "comida chatarra" de usar y tirar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Proporciona un entretenimiento razonable: es consciente de presentar un producto menor y eso le da cierto rollo macarra que le sienta bien.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Profundiza en los problemas de la primera película y desarrolla personajes mucho menos carismáticos e interesantes. El humor patina varias veces.
Hobby

63

Aceptable

Y además

Pacific Rim: Insurrección (2018)

Lanzamiento:

Argumento:

John Boyega protagoniza Pacific Rim: Insurrección, secuela de la película dirigida por Guillermo del Toro. En esta ocasión está al frente Steven S. DeKnight y el reparto se completa con Scott Eastwood y Cailee Spaeny. Esta película se desarrollará varios años después de la primera Pacific Rim, narrando una segunda oleada, que pondrá a la hum...