Ir al contenido principal
Psycho Goreman
Análisis

Crítica de Psycho Goreman, una divertida comedia de serie B de aroma ochentero

Crítica de Psycho Goreman, una divertida comedia familiar de serie B de aroma ochentero escrita y dirigida por Steven Kostanski, de estreno en Movistar+ el 7 de junio de 2021.

Movistar+ acoge hoy mismo el lanzamiento de la cinta canadiense Psycho Goreman, que se estrenó en España en el Festival de Cine de Sitges y ve la luz ahora en forma de estreno directo en la plataforma de streaming.

Escrita y dirigida por Steven Kostanski (The Void, The Leprechaun Returns), cuenta con solo hora y media de duración que podría definirse como un cruce entre Resident Alien y Power Rangers. Por supuesto, no es para todos los paladares, pero aquellos que sientan cierta nostalgia por aquellas producciones de ciencia-ficción y aventuras algo cutres pero muy divertidas de los años 70 y 80, van a encontrar la horma de su zapato.

La película nos presenta a Mimi y Luke, dos hermanos que resucitan accidentalmente a una criatura alienígena cuyo fin es destruir la galaxia. Utilizando una gema mágica que encuentran a su lado, consiguen que el monstruo se vea forzado a obedecer sus órdenes y abandonar de forma temporal su sangriento plan.

Mimi lo rebautizará como Psycho Goreman, PG para abreviar, pero él conseguirá ponerse en contacto con su ejército de asesinos intergalácticos, que acabarán desembarcando en su pequeño barrio de los suburbios poniéndolo todo patas arriba.

El argumento de Psycho Goreman es, por supuesto, lo de menos. No es más que una excusa para reunir  a un par de niños (interpretados por la explosiva Nita-Josee Hanna y Owen Myre) con extraterrestres, monstruos robóticos y monstruos informes y regarlo todo con ingentes cantidades de hemoglobina transgrediendo todos y cada uno de los clichés del cine comercial: no hay moralinas, ni redenciones, ni espacio para sensiblerías innecesarias.

La productora que está detrás no es otra que Astron-6, de origen canadiente y especializada en la creación de secuencias gore que nos remiten al cine de terror de bajo presupuesto. Y aquí ojo al dato porque Kostanski ha dado el do de pecho mezclando efectos prácticos con secuencias rodadas en stop-motion, máscaras y protésicos de todo tipo. El diseño de personajes y los flashbacks en los que se narran las batallas interestelares del pasado son una verdadera maravilla.

También es de aplaudir el trabajo de los dúos compuestos por Matthew Ninaber y Steven Vlahos que se encargan de dar vida a PG y Kristen MacCulloch y Anna Tierney que se ocupan de Pandora. Son los segundos, Vlahos y Tierney quienes les prestan su portentosa voz a los primeros, de quienes se explota su mímica.

Psycho Goreman es una película muy atípica y carne de festival: de hecho llega tras recorrer todo el circuito de muestras de cine fantástico y de terror. Es la típica cinta que supone un baño en sangre y risas y que provoca una reacción muy visceral en la audiencia, jaleando cada cuchillada o festín... como el que supone "la muerte de un guerrero".

En fin, encontraréis toneladas de humor absurdo, imaginación, maquillajes y máscaras que se rematan con muchos rayos de colores y un pelín de CGI en la sala de postproducción: todo al servicio de un rato de evasión muy simpático del que, sinceramente, podrían aprender muchas producciones mainstream con menos personalidad y demasiado presupuesto. Aquí queda claro que cada céntimo se ha invertido en la puesta en escena porque la irrupción de lo fantástico no se hace esperar y la acción avanza a buen ritmo hasta la conclusión. ¡Y qué decir de la música electrónica con ecos de sintetizador!

En resumidas cuentas, Psycho Goreman es como el juego de la bola loca: puede que sea un mero entretenimiento, pero es superdivertido. Su vehículo natural para alcanzar el puesto de clásico de género será el home video puesto que su mayor ambición es la de dirigirse a un nicho de mercado muy definido. Juego, set y partido para Kostanski que deja claro que sabe cómo reunir a su alrededor mucho talento y filmar, por así decirlo, la película que le habría gustado ver de niño, cuando ya coqueteaba con el stop-motion y tenía claro su espíritu gamberro y transgresor. 

Valoración

Divertidísima, muy gore y con un alarde de talento brutal para crear escenas de acción de serie B, pero muy bien pensadas y ejecutadas para rendir homenaje al cine de ciencia-ficción cuyos efectos especiales eran pura artesanía contando con escasos medios.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

¡Los efectos especiales y el diseño de los personajes! Cuanto más cutre y loca es, más divertida se torna.

Lo peor

El argumento es bastante chorra: una excusa para hacer un homenaje a las pelis de bajo presupuesto de los años 80.

Y además