Crítica de El rey de la Polca, la nueva comedia de Jack Black
Análisis

Crítica de El rey de la Polca, la nueva comedia de Jack Black

Por Jesús Delgado Manzano

El rey de la polca es la nueva comedia de Jack Black en Netflix. Maya Forbes y Wallace Wolodarsky dirigen este biopic con tono de comedia dramática sobre Jan Lewan. En ella, el cómico interpreta a un exitoso músico polaco llamado Jan Lewan.

Nos llega una nueva comedia de Jack Black al catálogo de Netflix. O, mejor dicho, una nueva comedia dramática que no es sino un biopic basado en hechos reales. Nos referimos El rey de la polca (The Polka King), una película basada en hechos reales. En ella, Black encarna a una de las celebrities estadounidenses más controvertidas de los años noventa: el músico polaco Jan Lewan, que se convirtió no solo en estrella de los escenarios y de las ondas con sus números de polca sino también en un "empresario de éxito". Al menos hasta que se descubrió en qué se gastaba el dinero de sus inversores.

En El rey de la polca, asistimos al auge y caída de Jan Lewan, quien en 2004 fue acusado de fraude fiscal. Este varapalo a su imagen pública resultó ser decisiva, ya que acabó hundiendo su carrera. En esta línea, la película se basa enormemente en lo vertido años atrás en el documental The Man Who Would Be Polka King, que exploraba de manera más detallada la trayectoria de Lewan.

El rey de la polca es una película dirigida por Maya Forbes y Wallace Wolodarsky que está protagonizada por Jack Black, Jenny Slate, Jason Schwartzman y Jacki Weaver. Desde hoy, 12 de enero de 2018, puede verse completamente traducida al castellano en Netflix. 

El Rey de la Polca ya tiene BSO. La podéis escuchar en Amazon

"Olé, olé, olé, olá"

No diremos que El rey de la polca es una de las mejores películas basadas en hechos reales. Pero la intención la tiene. Parte de un problema y es el hecho de que se basa en la vida de una celebridad norteamericana, cuya fama (o infamia) no ha trascendido fronteras. Esto es, el caso de Jan Lewan si no es muy conocido fuera de Pensilvania, no hablemos ya de más allá de Estados Unidos. 

Para poder hacer sexy este biopic basado en un documental al público internacional, además del americano, sus responsables tratan de venderlo en un tono de comedia triste. Su premisa recuerda, por citar alguna película parecida, a la de Phillip Morris ¡Te quiero! Presenta de manera más llana y amable los timos y desfalcos de Jan Lewan, un timador megalómano humanizando al criminal en lugar de condenarlo de manera unilateral.

Sobre este punto de partida no podemos objetar nada. ¡Dios nos libre! Es una decisión artística tan válida como otra cualquiera. Sin embargo, el montaje de ForbesWolodarsky no acaba de funcionar del todo. En lo tocante a fotografía, tenemos una bastante conservadora y no demasiado variada. Los encuadres son medios planos o primeros planos, que se encadenan de manera que recuerdan al montaje de muchas series y se desaprovechan oportunidades para conseguir algunas secuencias algo más dinámicas.

De hecho, El rey de la polca precisamente sufre de una cierta carencia de ritmo y de un montaje claro. El uno lastra la acción, haciendo que en hora y media de película ciertas secuencias discurran de manera muy veloz, mientras que en otras se hacen lentas. El desarrollo de la trama, por otro lado, no acaba de ser muy claro y se atropella a sí mismo en numerosas ocasiones, perdiendo consistencia como relato.

En el plano actoral, en cambio, tenemos algunas perlas. La primera es la de dos secundarios de lujo: Jason Schwartzman y Jacki Weaver, quienes interpretan al socio y a la suegra de Lewan. Estos dos intérpretes nos brindan de lo mejorcito en cuanto a calidad actoral, encarnando al Sancho Panza de Lewan y a la voz de la conciencia en el relato. Se tratan de dos trabajos realmente limpios y de lo más pulido de la cinta.

De manera paralela, tenemos a Jack Black en el papel protagonista. Y eso precisamente nos da una de cal y otra de arena. La vis cómica del actor y sus dotes musicales le convierten en una selección idónea para encarnar al artista fracasado en cuya vida se basa El rey de la polca. Sin embargo, su trabajo adolece de una orientación dramática más elaborada. No sabemos si esto se ha buscado expresamente o ha sido una negligencia actoral o de dirección, pero ciertamente Black no está  aprovechado y se echa una mayor profundidad interpretativa. Sobre todo en las escenas más dramáticas, donde no acaba de transmitir del todo las emociones asociadas a la gravedad de la situación.

¿Fans de los biopics? Estas son las mejores películas biográficas

En conjunto El rey de la polca cumple. Es un biopic interesante, para pasar el rato y disfrutar a un elenco bastante potable sacar lo mejor de un guión que merecería un par de vueltas. Se trata de una propuesta bastante maja dentro del catálogo de Netflix, que expone además uno de los espectáculos más bochornosos y recientes del mundo del famoseo yankee. Mejor verla con palomitas y sin pretensiones. 

Valoración

Biopic acerca del músico Jan Lewan, un ciudadano polaco que se convirtió en una estrella de la Polka en Estados Unidos. Al menos hasta que fue acusado de fraude fiscal en los 2000.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Jack Black le pone muchas ganas al papel. Sin ser brillante, cumple. Jason Schwartzman y Jacki Weaver destacan como dos secundarios brillantes.

Lo peor

La fotografía es tremendamente conservadora. Los hechos expuestos carecen de un orden cronológico claro. El talento de Jack Black podría destacar más.

Lecturas recomendadas