Crítica de Santa Clarita Diet, temporada 2 - Ya en Netflix
Análisis

Crítica de Santa Clarita Diet, temporada 2 - Ya en Netflix

Por Jesús Delgado Manzano

Santa Clarita Diet ha regresado a Netflix con su temporada 2. Drew Barrymore y Timothy Olyphant vuelven para una nueva tanda de episodios de esta comedia negra. ¡Los muertos vivientes nunca han sido tan divertidos, ni tampoco tan cool!

El 23 de marzo de 2018, Netflix estrena una nueva temporada de Santa Clarida Diet, la comedia de horror sobrenatural ambientada en una pequeña localidad de California que se ve afectada por una plaga de no-muertos caníbales. Joel y Sheila Hammond (Drew Barrymore y Timothy  Olyphant) ven convertida su vida en un infierno cuando ella se ve infectada por una extraña enfermedad que la convierte en una irascible y temperamental devoradora de carne humana. 

La segunda temporada de Santa Clarita Diet arranca allá dónde se quedó la primera. Esto es, con Joel tratando de convencer a las autoridades de que no es maniaco, con Sheila encerrada en el sótano y con la hija de ambos, Abby (Liv Hewson), y su extraño vecino Eric (Skyler Gisondo) buscando aún una cura.

No os contamos más sobre el regreso de esta desternillante ácida comedia negra, que salpica litros y litros de sangre y vísceras a gogó. En las siguientes líneas, os diseccionaremos esta segunda temporada de esta serie de Netflix antes de que paséis a consumirla. 

El secreto está en dejarlo reposar...

Ciertamente, la temporada 1 de Santa Clarita Diet nos acabó por sabernos muy allá, a pesar de ser de las mejores series de comedia de Netflix en la actualidad. Quizá fuera el notable esfuerzo de los guionistas por encadenar chistes, que muchas veces acababan por atropellar la acción. Sin embargo, eso no ocurre en esta temporada 2. Posiblemente fuera que a la serie le faltara unos minutos más en el horno. 

Esta es la crítica de la temporada 1 de Santa Clarita Diet ¿Ha mejorado nuestra opinión de esta serie desde entonces?

En contraste, la segunda temporada de Santa Clarita Diet demuestra una mayor madurez argumental, con un guión más elaborado y desarrollado, al menos aparentemente en un largo plazo. Los chistes, los gags y los giros argumentales están mucho mejor llevados, con mejor pulso y ubicados dentro de la trama no solo con mejor gusto, sino con una puntería muy certera. Se nota que su chef ha revisado la receta original.

De hecho, en este sentido, el humor se ha afinado, llegando a sostener numerosas escenas, alargándolas antes de hacer estallar el gag, con su culminación, la cual si bien te la esperas, su exposición suele ser muy inteligente e imaginativa. Ya que, en esencia, no se disfruta el "chiste" en sí, sino el cómo te lo sirven.

La historia, por otro lado, también está más macerada y se nota que los ingredientes que se han añadido a la fórmula original son más ricos y variados, dándole más sabor a la trama. No solo se han añadido más personajes para coexistir con Drew Barrymore y compañía, sino que, además, estos se integran de manera muy natural, permitiendo que la historia se desarrolle de una manera lógica en distintas direcciones. Esta guarnición de elementos no hacen sino hacer más interesante el show.  

Que, además, Victor Fresco, su guionista principal, también cierre ciertas tramas, concluyéndolas hacia un desenlace coherente es algo de agredecer. En este sentido, la temporada 2 de la serie no solo crece, sino que también engorda... saludablemente. 

... para que coja sabor

No hemos de olvidar que, precisamente, unas de las piezas más suculentas de este plato de diez capítulos que nos sirve Netflix son precisamente sus intérpretes. El reparto de Santa Clarita Diet demuestra en su temporada 2 un soberbio manejo de la vis cómica. Drew Barrimore, sin duda, está espectacular, en su papel de "mamá trabajadora" que ha perdido los estribos y el norte, pero Timothy Olyphant es quien sin duda alguna nos brinda la mejor interpretación cómica de la serie, demostrando que el actor se mueve dentro en este género como langosta en el tanque de agua. 

En gran medida, este lustre y sabroso aspecto de los actores en pantalla se debe a que los personajes sobre los que se apoyan también están más desarrollados. En esta continuación de la comedia de Netflix cuentan con más matices y su historia nos revela matices y texturas que en un primer momento no pudimos experimentar, ni paladear. Sin embargo, ahora, hasta el gourmet televisivo más exigente, quedará simplemente "ento".

Encuentra las mejores películas de zombies en Amazon

Cabe señalar, por cierto, que la escatología y las muestra de gore están al mismo nivel de la anterior temporada, aunque en esta ocasión su uso está mejor llevado y también está más justificado. Sin embargo, a quien le siga disgustando este tipo de recursos, seguirá sin encontrar en Santa Clarita Diet su golosina. Quizá no sea tipo de serie ni su tipo de humor macabro. Y es que, recordemos, la casquería no tiene porqué gustarle a todo el mundo, por mucho que esté bien cocinada.

Quizá uno de los pocos "peros" que podemos encontrar a esta serie es el predecible regusto que deja en el paladar. La historia no sorprende. Al igual que con los gags, el desarrollo de la trama a veces se huele incluso a la distancia, por lo que podemos conjeturar (muchas veces) cómo será el devenir de los acontecimientos. A pesar, eso sí, de que tanto su sabor y cómo nos caiga al estómago vaya a ser toda una sorpresa. 

Podemos cerrar diciendo que Santa Clarita Diet temporada 2 está un escalón por encima respecto a la anterior etapa de la serie. En cualquier guía culinaria, se llevaría, seguramente, un tenedor o dos más. Como comedia es algo más que comedia rápida precocinada, y bastante mas ligera de digerir también. Solo podemos deciros que, bon apetit, y no olvidéis llevar servilleta para verla. Ya sabéis lo mal que luego sale la sang.. la salsa.  

Valoración

La segunda temporada de Santa Clarita Diet mejora ostensiblemente respecto a la primera. Un guión más trabajado nos brinda una dosificación de gags más adecuada y un ritmo que facilita que el espectador esté más abierto a las propuestas de humor negro.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Un guión más elaborado, una dosificación más espaciada y original de los gags, un mayor desarrollo de la trama y de los personajes.

Lo peor

Las salidas de tono casi se ven venir desde lejos. Si la primera temporada te pareció desagradable, esta segunda no se queda atrás.

Lecturas recomendadas