Ir al contenido principal
Netflix
Análisis

Crítica de See You Yesterday, los viajes en el tiempo de Netflix

Crítica de See You Yesterday, dirigida por Stefon Bristol y producida por Spike Lee. Los adolescentes Claudette y Sebastian, Eden Duncan-Smith y Dante Crichlow respectivamente, nos conducirán por una historia de viajes en el tiempo con tintes de drama racial. Ya está disponible en Netflix.

Hay veces en la vida que necesitas estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Y para cuando llegue ese momento, tienes que tener la mochila cargada de talento. Todos conocemos historias con esta premisa y tampoco son ajenas para la industria del cine; David F. Sandberg pasó de estar endeudado hasta las cejas a que un cortometraje casero suyo subido a YouTube le llevase a dirigir su propia película estrenada internacionalmente: Nunca apagues la luz. Después le siguieron producciones del calibre de Annabelle: Creation y la más reciente ¡Shazam!. Un abrir y cerrar de ojos.

Son pocos los agraciados a ser tocados con la varita del destino, pero ahí están. Hoy nos toca hablar del último nombre en esa lista: Stefon Bristol y su película See You Yesterday, recién estrenada en Netflix. Lo que empezó como un cortometraje juvenil de viajes en el tiempo ha terminado inspirando no sólo a la plataforma de streaming, sino al mismísimo Spike Lee, autor de la aclamada Infiltrados en el KKKlan que se lanzó a producir la ópera prima de Bristol.

See You Yesterday nos amplía la historia inicial en la que los jóvenes Claudette Walkers (Eden Duncan-Smith) y Sebastian Thomas (Dante Crichlow) logran construir una máquina con la que viajar en el tiempo. Un par de mochilas creadas en el garaje de casa; un invento que revolucionaría la historia tal y como la conocemos, pero que el presente les impide saborear: deberán viajar al pasado para salvar la vida de Calvin Walker (Astro), hermano de Claudette que muere asesinado por un error policial.

El futuro no está escrito

Nadie ha podido probar una máquina del tiempo, pero todos sabemos a qué reglas nos sometemos al jugar con ellas: los bucles temporales, el continuo espacio-tiempo, el efecto mariposa... La literatura y el cine nos han enseñado a qué atenernos cuando decidimos rasgar las cuerdas del tiempo en nuestro beneficio, directo o indirecto. Conocimientos ajenos para el arquetipo de protagonista al que estamos acostumbrados en el género, pero para Claudette y Sebastian, dos millenials de pura cepa, esto es pan comido.

Stefon Bristol esconde su amor por el género de la ciencia ficción con pequeños detalles que suman en cada escena: desde un libro de Octavia Butler a la presencia del propio Michael J. Fox (Regreso al futuro), protagonista de una de sus películas favoritas, como profesor de ciencias de los dos genios adolescentes. La película de Netflix See You Yesterday quiere hacernos respirar ese ambiente ochentero que nos enamoró en su época adaptándolo a la cotidianidad de un barrio obrero de Estados Unidos. Aquí entra en juego el que parece su gran objetivo subrepticio: un alegato contra el racismo y la violencia policial desmedida que sufre el colectivo afroamericano.

El clima actual, por desgracia, predispone un terreno en el que su mensaje es más necesario que impuesto, pero la crítica al racismo se queda larga si esperamos una aventura juvenil llevadera y corta si esperamos una reflexión más allá de la anécdota. Apenas hace cosquillas como crítica racial, salpicada por infinitos tópicos que no sabemos si pretenden convertirlos en comedia o son verdaderas herramientas de denuncia.

Bailando en esa indefinición nos queda un gran perjudicado en esta película de Netflix: la trama. Sus aspiraciones consumen un espacio que dinamita cualquier posibilidad de resolver el asesinato con una brizna de originalidad. Pasada la hora de metraje, lo único que nos queda es frustrarnos ante las acciones de la protagonista y descubrir que la pasión de su creador por el género la convierte más en un homenaje con alguna idea interesante que en una apuesta sólida.

Netflix Estrenos

No hay tanto que objetar, sin embargo, respecto al reparto. La pareja protagonista funciona y resuelven drama y comedia con suficiente afinidad, a pesar de la escasa profundidad de sus personajes. Son extremadamente inteligentes; los más listos del instituto, pero nunca lo parecen. Son capaces de construir una máquina impensable, pero incapaces de reflexionar sobre los actos que propiciaron el fatídico efecto mariposa.

Los mejores juegos con viajes en el tiempo

Bristol quiso que sus protagonistas negros escapasen de los clichés raciales a los que se les somete a diario, es decir, que ni son raperos, ni gangsters ni quieren jugar al baloncesto. Su verdadero interés es la ciencia, soñar con una beca y un futuro en la NASA. Sus aspiraciones reales llegan más allá, pero la ficción, paradójicamente, no les hace justicia.

Los únicos que pueden decir algo del futuro sois vosotros

Este estreno de Netflix quiere ofrecer una nueva perspectiva para las películas de viajes en el tiempo. Una en la que la moral y la ética cobren parte no sólo en lo referente a la incidencia en el pasado en base al presente, sino como una crítica política hacia la más cruda realidad que viven países como Estados Unidos, pero no funciona ni en uno ni en otro sentido.

Es la indefinición en la que navega See You Yesterday la que ahoga toda posibilidad de llegar a buen puerto; más aún cuando su clímax solo consigue hacer más grande la herida. La ambientación demuestra una más que notable explotación de los pocos recursos con los que contaban, pero hay muy poco que rascar en una historia que apenas ofrece nada que no hayamos visto antes. Bristol tiene la pasión, ahora sólo tiene que definir qué quiere aportar al género.

Valoración

See You Yesterday tiene algo que decir del pasado, para lo bueno y para lo malo: funciona más como homenaje que con identidad propia.

Hobby

55

Regular

Lo mejor

Su elenco de caras poco conocidas, la atención a los detalles y su interés por ofrecer a la ciencia ficción una nueva crítica social.

Lo peor

La indefinición como drama racial o aventura de ciencia ficción la condena. El final sólo agrava más la herida.

Y además