Ir al contenido principal
Merlí Sapere Aude 2
Análisis

Crítica de la segunda temporada de Merlí Sapere Aude, el final de la serie

Crítica de la segunda temporada de Merlí Sapere Aude, el final de la serie cuya emisión arranca en Movistar+ el 2 de marzo y finaliza el 7 de mayo.

Ya hemos podido ver los ocho episodios que componen la segunda temporada de Merlí. Sapere Aude, que comenzarán a emitirse en Movistar+ a partir del 2 de abril a razón de dos episodios consecutivos por semana. Apuntad el 7 de mayo en rojo en el calendario porque es, por tanto, la fecha en la que conoceréis el final definitivo de la serie.

Como bien sabéis se trata del spin-off de Merlí, la exitosa serie de TVC que tuvo una evolución natural de la mano de Menna Fité, el director de la segunda unidad de la serie original, desarrollando al personaje de Pol Rubio, a quien da vida Carlos Cuevas, al ingresar en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Barcelona. 

Entre los nuevos atractivos de la serie, estará, de hecho, recorrer de nuevo los pasillos del edificio histórico así como disfrutar del Paraninfo, en manos de restauradores que quieren devolverle su esplendor.

En Merlí. Sapere Aude 2, veremos cómo arranca el segundo semestre del primer año de universidad. Pol se sentirá deslumbrado por Axel (Jordi Coll), un hombre más mayor que él por quien sentirá una atracción instantánea. Sin embargo, las cosas se complicarán a raíz de una noticia inesperada, que sacudirá su mundo desde los cimientos.

Su padre, Alfonso, también atravesará un bache: recibirá una cuantiosa multa de Hacienda que le obligará a buscar un nuevo trabajo. Rai, que recibe con tristeza el arranque del semestre al saber que Minerva no regresará de Argentina, le ofrecerá una oportunidad para juntar el dinero necesario.

Por su parte, Oti desfiará a sus padres y a su novio Arnau para disfrutar de la vida a tope y Biel se meterá en el jardín de organizar una gran Liga de Debate para cerrar el curso, aunque con una vuelta de tuerca para salirse del convencional formato y deshacerse del sambenito de "aburrido" que acompaña a las actividades educativas de este tipo.

La profesora Bolaño seguirá luchando contra la adicción al alcohol y tendrá que asumir la independencia de su hija mientras que Pol se adentrará en nuevos ambientes gracias al nuevo puesto de barman que conseguirá en el exótico local Satanassa, regentado por Dino (sensacional Eusebio Poncela). 

Lecciones de Filosofía aplicadas a la vida corriente

Dilemas éticos, dudas existenciales, decisiones lógicas... una de las grandes bondades que siempre se han dejado traslucir en la serie creada por Héctor Lozano es un amor tremendo por la Filosofía, pero sobre todo, por su aplicación práctica a la vida. Como sucedía con las lecciones que impartía en el aula Merlí, las clases magistrales de la nueva mentora de Pol, la profesora María Bolaño (María Pujalte), tienen su reflejo en el día a día de sus alumnos. 

Y, al igual que ella irá nutriendo la mente y el espíritu de su alumnado, se irá produciendo un efecto a la inversa, una vez que Pol la introduzca en el templo de la desinhibición que es el Satanassa: un lugar donde perderse... para encontrarse a uno mismo.

Tanto en el caso de Pol como en el de María, asistiremos a un proceso de madurez emocional que les llevará a la aceptación y la superación de las enormes dificultades a las que se han de enfrentar. Todo ello teniendo en cuenta además la necesidad de reafirmarse en sus principios sin renunciar a la idea de su contingencia en un universo infinito en el que no somos más que motas de polvo.

El visionado de esta nueva tanda de ocho episodios es muy grato: estamos ante un drama postadolescente luminoso, optimista en su justa medida y que sabe centrarse en las bondades de sus personajes para trascender más allá del innegable interés de las tramas centradas en sus problemas más mundanos.

Puede que sorprenda el salto hacia el futuro del último episodio de Merlí. Sapere Aude 2, que sirve de breve epílogo para darnos a entender qué les espera, a grandes rasgos, a los personajes y hasta qué punto ese primer año de carrera marca sus vidas para siempre... pero os invitamos a hacer el experimento de pensar hasta qué punto fue esa época la que definió vuestro futuro.

Lo mismo os sorprendéis redescubriendo que también tuvisteis que "llorir" para tomar decisiones relevantes, que os planteasteis "quemar el libro" antes de "pasar página" o que sigue habiendo "maestros" que fueron algo más que un grato recuerdo, personas que os dejaron una impronta indeleble para aceptaros a vosotros mismos y echar a volar, con decisiones más o menos acertadas, pero con ilusión y un cariño no siempre demostrado más allá de los buenos consejos. Es por todo ello que estamos ante una serie luminosa, acertada en su nostalgia e inspiradora para quienes atraviesen momentos de zozobra. Atrévete a saber y bienvenido al banquete.

Valoración

La temporada final de Merlí Sapere Aude es un canto a la vida y una carta de amor a la Filosofía como forma de entenderla. Aunque es un desenlace, da justo la sensación de ser un comienzo, así que deja muy buen sabor de boca.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El valiente giro de guión en la vida del personaje de Pol Rubio y la forma en la que Carlos Cuevas maneja la paleta emocional que recorre.

Lo peor

Hay tramas secundarias resueltas con algo de prisa al final que se antojan demasiado infantiles como para tener verosimilitud.

Y además