Superlópez
Análisis

Crítica de Superlópez, la película del personaje de Jan

Por Raquel Hernández Luján

Ya tenemos para vosotros la crítica de Superlópez, la adaptación cinematográfica del personaje creado por Jan, protagonizada por Dani Rovira, Maribel Verdú, Alexandra Jiménez, Pedro Casablanc y Gracia Olayo, entre otros. Se mostrará en el Festival de Cine de Sitges y se estrenará en cines a partir del 23 de noviembre.

¡Llegó la película de Superlópez! El popular superhéroe nacido de la pluma de Jan ya tiene su traslación a la gran pantalla gracias a Javier Ruiz Caldera, que hace tres años estrenaba Anacleto: agente secreto. Por aquel entonces, ya contamos que su enfoque del personaje era muy libre y, en esta ocasión, también ha introducido notables cambios en la historia y en el humor que caracterizaba las viñetas, aunque sí que es bastante más respetuoso con el personaje en sí. 

Consigue los mejores cómics de Jan

Como es bien sabido, su origen está en una parodia española del Superman de DC Cómics, primero en una serie de historietas mudas y más adelante con un enfoque más aventuresco, algo que arrancó en el álbum "Aventuras de Superlópez". En él, descubrimos que provenía del Planeta Chitón y que tenía un pasado que discurría paralelo al de Kal-El... Si lo recordáis, su nombre era "Jo-Con-El".

Borja Cobeaga y Diego San José han escrito un guión original partiendo de esa base, pero "rellenando" el hueco que hay entre el momento en el que aterriza en la Tierra y hasta que empieza a "trabajar" en la oficina, contándonos cómo fue también su infancia y juventud y cómo su padre adoptivo le propone adoptar la mediocridad para que no lo machaquen en nuestra España cainita en la que "clavo que sobresale, pide martillo".

Superlópez, por tanto, no adapta ningún cómic concreto, pero el problema principal que tiene no es ese, sino el de que no conseguir mantenerse fiel a su esencia. Sí, los personajes están ahí, pero no queda ni rastro de la sorna ni de las agudas críticas a la sociedad que desde el cachondeo veíamos en los tebeos: desde el consumismo hasta las tribus urbanas o el propio lenguaje.

Sí que se ha rescatado el nivel metarreferencial, algo que es muy habitual en las tiras cómicas. De hecho, en todo momento a Superlópez se le denomina "el hijo de Jan" y hay incluso un retrato del historietista colgado en la casa de los padres del mostachudo héroe.

¿Qué pasa en la película de Superlópez?

Recién nacido en Chitón, un bebé a quien sus padres denominan "el arma definitiva" es enviado a la Estados Unidos in extremis. Se le escapa por los pelos a su ambicioso y malvado tío, que quiere conquistar el planeta. Para atraparlo, envía tras él a su prima Agatha.

Los diez mejores cómics de Superlópez

En su trayectoria hacia la Tierra, la cápsula choca contra el Hispasat y por error llega a Lérida, donde es adoptado por los López con el nombre de Juan. El muchacho descubre paulatinamente que utilizar sus extraordinarios poderes solo le trae problemas así que, siguiendo el consejo paterno, decide abandonarse y trabajar como contable en Barcelona sin complicarse la vida hasta que, un buen día, se ve obligado a salir de la clandestinidad evitando un siniestro en el metro.

Para su desgracia, esto también llamará la atención de su prima justo cuando comienza a enamorarse de su nueva compañera de trabajo y antigua compañera de universidad, Luisa Lanas.

Y hasta aquí podemos leer, no sin antes comentaros que la habitual mezcla de ciencia-ficción y realidad se dan la mano en una historia en la que hay naves espaciales, robots gigantes y hasta clones.

Producción impecable, guión mejorable

Una de las cosas que más llaman la atención de la película de Superlópez es la forma en la que la historia está narrada: no es que sea en exceso comiquera, sino que más bien los tebeos de Jan siempre fueron bastante cinematográficos. Pero lo que hay que valorar de forma muy positiva es el diseño de producción (cuidadísimo) de la película, así como los efectos especiales: cuando Dani Rovira vuela, por ejemplo, está bien hecho y si un personaje atraviesa una pared al recibir un supergolpe, eso también es razonablemente verosímil.

Superlópez

Todo lo que tiene que ver con Chitón y con su prima Ágatha, rol que recae en Maribel Verdú en su versión adulta, es más bien esperpéntico pero nunca del modo hilarante que se esperaba y que nos podría remitir a películas de Javier Fesser como El milagro de P. Tinto, sino de una forma un tanto sonrojante por su incapacidad de generar carcajadas. La parte humorística proviene sobre todo de los secundarios Pedro Casablanc, Gracia Olayo y Alexandra Jiménez y por el hecho de que son excelentes intérpretes, no porque sus líneas de diálogo se lo pongan fácil.

Mortadelo, Superlópez... Repasamos los tebeos españoles que sobrevivieron a los años 90

El colmo de los colmos es la escena postcréditos, una tomadura de pelo que incide en lo inoportunos que son la mayoría de los gags de la película. La segunda parte, de hecho, se hace hasta larga (algo preocupante en una cinta de poco más de 100 minutos de duración) y clama por una resolución que parece no llegar nunca. En fin, puede que su exceso de candidez resulte seductora a un público infantil, pero los amantes del trabajo de Jan se van a tirar de los pelos. Ni siquiera las esporádicas apariciones de petisos carambanales, el cameo de Berto Romero, las pajaritas en el escritorio de Superlópez y sus "¡cachis!" nos reconcilian con una película en la que lo de menos es la falta de carisma de Dani Rovira como súper desaliñado. Vamos, que la cosa se ha quedado, efectivamente, en una "supermedianía".

Valoración

Los tebeos gamberretes de Jan se actualizan en su paso a la gran pantalla: pierden su lado más macarra y crítico en pro de una historia en la que se echa en falta más humor y algo de mala uva.

Hobby

55

Regular

Lo mejor

Pedro Casablanc, Gracia Olayo y Alexandra Jiménez son lo mejor de elenco. El diseño de producción, los efectos especiales y guiños como los petisos.

Lo peor

Es una versión tan descafeinada del humor de Jan que no cumple las expectativas: demasiado cándida.