Kidding 2
Crítica de la temporada 2 de la serie cómica de Showtime Kidding, con Jim Carrey como protagonista, ya disponible al completo vía Movistar+.

Original, surrealista, alocada... pero sobre todo muy humana: en 2018, Michel Gondry dirigía seis de los diez episodios que compusieron la primera temporada de Kidding, la serie creada por Dave Holstein (Weeds, The Brink). Ahora, dos años después, tenemos una segunda tanda de episodios, con el personaje principal ya plenamente establecido y acurrucado ya en los corazones de los espectadores a los que nos atrapó por completo.

VIDEO

Tráiler de Kidding temporada 2, con Jim Carrey

Él es Jeff Piccirillo, también conocido por su sobrenombre televisivo de Mr. Pickles, y protagoniza un programa infantil que ha acompañado a niños y jóvenes ayudándoles a aprender y a crecer a nivel emocional.

Curiosamente, él, que parece tener las respuestas a todas las preguntas, ve cómo su mundo se desmorona cuando tiene que enfrentarse a un dramático evento familiar: el hombre que hay detrás del personaje pasa por una crisis de identidad, su matrimonio se derrumba y se tambalea el imperio comercial que hay alrededor de su programa de televisión y que su padre guarda con gran celo y no poca ambición.

En esta segunda temporada, si cabe aún más redonda que la primera, conoceremos nuevos detalles de la infancia de Jeff y de su relación con sus padres, algo que ha definido sus relaciones posteriores y su absoluta entrega a su trabajo, una suerte de "misión" para él que va más allá del deber.

Kidding 2

También asistiremos a nuevas tiranteces en torno a la imagen de marca de Mr. Pickles e incluso a los juguetes asociados a las marionetas que aparecen en el programa. No solo por el enconado liderazgo de su padre, que se resiste a confiar en sus hijos para asumir el timón de la empresa familiar, sino también por el turbulento divorcio de su hermana Deirdre y la separación de las pertenencias de la pareja.

Uno de los aspectos más reseñables de Kidding es que cuenta con líneas de guión casi psicoanalíticas para desnudar emocionalmente a los personajes a la vez que despliega un imaginario visual con personalidad propia, luminoso y muy metafórico. Casi como podría surgir todo de la fantasía de un niño creando un álbum de recortes... y como se construyen incluso los títulos  de crédito de cada episodio.

Los personajes del programa infantil son, por decirlo de una manera prosaica, únicos e irrepetibles, exquisitamente independientes, como si tuvieran vida propia y una misión muy concreta dentro de la narrativa. El programa es en verdad tan creíble como Barrio Sésamo (hasta con Ariana Grande como estrella invitada), si estuviera capitaneado por un hombre con el síndrome de Peter Pan que se resiste a crecer y se mantiene al margen de la maldad, el resentimiento o la corrupción... y como si las marionetas tuvieran un lenguaje más florido y una personalidad más fuerte y definida aún.

 A favor de la serie, todo un auténtico trabajazo de puesta en escena de marionetistas y actores bajo los disfraces además de atrezzistas y decoradores: el diseño de producción de la serie es una pasada, conjugando con todo lo anterior incluso a un personaje inmenso como el Sasquach que complica aún más ciertas tomas.

Por otra parte, hay varios momentos en los que se detiene el movimiento que os puede traer a la cabeza películas como Big Fish, con la que Kidding también comparte ciertos aspectos como la mezcla de la realidad y la fantasía, así como una historia de amor compleja.

Las 20 series que no debes perderte por nada del mundo

Las 20 series que no debes perderte por nada del mundo

Saca tu calendario para apuntar las que a nuestro entender serán las 20 mejores series de 2020 que no debes perderte por nada del mundo.

Descúbrelas

Mr. Pickles representa una celebración de las cosas buenas de la vida hasta cuando tiene que enfrentarse a los momentos más duros de su vida, asumir las consecuencias de sus malas decisiones o incluso reinventarse, siendo a pesar de todo fiel a sí mismo. Y Jim Carrey (Sonic) es el actor ideal para encarnarlo.

Eso sí, el humor de Kidding no es para todo el mundo. Aunque habrá quien se retuerza de risa cuando recuerde al personaje entusiasmado con su nuevo muñeco parlante diciendo que "quiere veinte centímetros de sí mismo en la habitación de cada niño", puede que a otros les parezca un humor de trazo algo grueso.

En cualquier caso, estamos ante una ficción que ha sabido seguir creciendo con una segunda temporada estupenda y que te permite terminar el visionado con una sonrisa en el rostro, a pesar de abordar temas bastante duros como la pérdida, la culpabilidad o la necesidad de introducir cambios que nos sacan de nuestras áreas de confort. ¿Acaso no seguimos siendo eternamente niños aprendiendo a vivir?

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La segunda temporada de Kidding, sigue ahondando en su curiosa mezcla de géneros, consiguiendo diez nuevos episodios magníficos que suponen una bocanada de aire fresco.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El personaje de Carrey es un auténtico caramelo y los pasajes más surrealistas y coloridos sirven para ilustrar de forma maravillosa su momento vital.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es esencial haber visto la primera temporada para comprender esta segunda. Puede que su estrambótico humor no llegue a todo el mundo por igual.
Hobby

87

Muy bueno

Y además

Kidding (Serie TV)

Argumento:

Kidding es una serie cómica creada por Dave Holstein para Showtime protagonizada por Jim Carrey(Sonic) que cuenta con Michel Gondry como director de algunos episodios. Jeff Piccirillo, también conocido por su sobrenombre televisivo de Mr. Pickleses un entrañable hombre cuya bondad, amabilidad y sabiduría ha acompañado a los jóvenes y los pad...