Ir al contenido principal
Vergüenza
Análisis

Crítica de Vergüenza, la nueva serie de producción propia de Movistar +

Crítica de Vergüenza, la nueva serie de producción propia de Movistar + protagonizada por Javier Gutiérrez, Malena Alterio, Miguel Rellán y Estrella Olariaga.

Movistar +, tras el estreno de la interesante serie La zona (de la que también os ofreceremos una crítica completa a su finalización), sigue explorando la producción propia adentrándose en el terreno de la comedia. Y lo hace de la mano de dos interesantes actores que protagonizan Vergüenza: Javier Gutiérrez y Malena Alterio.

La serie, que consta en su primera temporada de 10 episodios de 25 minutos, se estrenará el viernes 24 de enero y viene a desarrollar la historia de una pareja disfuncional en la que él, que no tiene filtro, no puede evitar meter constantemente la pata. Jesús trabaja como fotógrafo de bodas aunque aspira a convertirse en un artista. Es un personaje egoísta, manipulador, engreído, testarudo y padece una incontinencia verbal que le lleva a estar permanentemente en apuros.

Su pareja, Nuria, que a priori parece una persona más normal, contra todo pronóstico y a pesar del historial de Jesús, sigue pensando que es una buena persona y cae en una suerte de espiral de situaciones embarazosas que la lleva a pensar que su relación con él es incluso perniciosa.

Galería de personajes

JESÚS GUTIÉRREZ   (40 años) 
Interpretado por Javier Gutiérrez.

Fotógrafo de la BBC (bodas, bautizos  y comuniones) Su verdadera vocación es la “fotografía artística”.  Aunque no lo parezca, es una buena persona. El problema es que tiene un defecto que convierte su vida cotidiana en un campo minado: es incapaz de controlar su irrefrenable tendencia a meter la pata, decir o hacer lo menos apropiado, y en definitiva exponerse a las situaciones de vergüenza ajena más insoportables. Aunque no siempre sepa demostrarlo, siente devoción por su novia Nuria, y trabaja como fotógrafo de bodas hasta que llegue su gran oportunidad: exponer sus fotos en una galería.

NURIA   (38 años)
Interpretada por Malena Alterio

La novia de Jesús. Empieza la serie con trabajo, pero unas acciones  desafortunadas acaban con ella en el paro, convirtiéndose en una buscadora de empleo profesional, es decir, que se dedica constantemente a hacer entrevistas de trabajo donde no la cogen. En su día tuvo una nómina y ha estirado el dinero del paro al máximo. Su instinto maternal se ha despertado. Nuria parece muy segura de querer formar una familia con Jesús, ya sea mediante embarazado natural o contemplando la opción de la adopción. Su relación con Jesús es agridulce, es víctima de sus meteduras de pata y su falta de tacto, y a la vez teme que él le esté contagiando estos defectos.

CARLOS   (60 años) 
Interpretado por Miguel Rellán

El padre de Nuria. De carácter más bien hermético y parco en palabras. Jesús no le gusta un pelo. Hombre de negocios que va al grano y no tiene tiempo para tonterías. A pesar de la crisis, su negocio de aires acondicionados va viento en popa.

MARICARMEN   (55 años)
Interpretado por Lola Casamayor

La madre de Nuria. Su tendencia natural es la de proteger a Nuria en el fuego cruzado entre Carlos y Jesús, pero no acaba de posicionarse.


ÓSCAR   (37 años)
Interpretado por Vito Sanz

El compañero de trabajo de Jesús. Hace los vídeos de las bodas y es plenamente consciente de la falta de talento artístico de su amigo, aunque se lo oculta y por tanto contribuye a perpetuar su ilusión. Tiene una novia veinte años mayor que él, con la que forma una peculiar pareja.

Vergüenza

Luces y sombras

El humor es algo muy personal, pero la verdad es que en general, Vergüenza no me parece hilarante, graciosa y creo que ni siquiera simpática. Apenas me he reído durante el visionado, en forma de maratón de 5 horas, en el que se suceden una serie de situaciones a cual más incómoda. El punto está en que parece que esto es justo lo que pretenden los creadores de la serie: Juan Cavestany (el guionista de Gente en sitios, Guerreros o Los lobos de Washington) y Álvaro Fernández Armero (director de episodios de Doctor Mateo, Con el culo al aire o Allí abajo y de películas como Todo es mentira o El arte de morir). Así que supongo que en esta era del post-humor, Vergüenza es una genialidad que yo no termino de comprender.

No es ya que muchos de los “sketches” tiren por cierta zafiedad, sino que se quedan justo en el momento en el que el ambiente de puede cortar con un cuchillo, sin darle una salida a los personajes para que podamos empatizar con ellos, exonerarlos un poco por ser tan torpes o tan inocentes o ambas cosas a la vez. El episodio de la comunión me parece especialmente sangrante…

Vergüenza

La gran fortaleza de la serie es el reparto: Javier Gutiérrez y Malena Alterio aportan de su cosecha con alguna que otra improvisación, pero además están rodeados de otros intérpretes talentosos como Lola Casamayor, Miguel Rellán, Estrella Olariaga o Ana Adams a los que hay que añadir un par de cameos como el del humorista Ricardo Castella y el actor José Coronado.

Quizás el mayor problema de Vergüenza, es precisamente que te deja así: impregnado de una vergüenza ajena tal que se sofoca las ganas de reír. Hay momentos puntuales especialmente brillantes como el entierro, la clase de inglés o ciertos gags protagonizados por el compañero de Jesús, Óscar (Vito Sanz), a quien sí se le puede encubrir bajo el manto de la inocencia pero hay más drama y crítica que posibilidades de prorrumpir en carcajadas.

Vergüenza

Porque al final, en los últimos episodios, nos damos cuenta de que es una historia centrada en el “quiero y no puedo” de nuestra pareja protagonista y todos hemos conocido a personas así: inútiles que alardean de lo que no son, que falsean su curriculum, que están dispuestos a mentir y rementir con tal de demostrar que tenían razón aunque carezcan de la inteligencia suficiente para encubrir sus engañifas.

En cuanto al ritmo en general, es bastante irregular. El arranque es bastante “suave” y luego, entre los episodios 5 y 7 parece tomar vuelo para luego volver a caer hasta el último, en el que hay un clímax bochornoso insuperable.

Vergüenza

Vergüenza es a mi juicio una serie que delimita muy bien el momento en el que vivimos: estamos en una fase tan descreída y ajena a lo saludable que se nos ha olvidado reír con lo más sencillo (te echamos ya de menos Chiquito). Los amantes del humor lacerante, de las situaciones que traspasan lo políticamente correcto y de la miseria humana, tienen aquí una porción de malsana diversión servida en bandeja de oro. Como poco hay que reconocer la orginalidad de la propuesta por más que al paladar no le agrade el menú... Y sí, puede que Javier Gutiérrez, haya dado con el personaje de su vida: lo que fue Mr. Bean para Rowan Atkinson o Mauricio Colmenero para Mariano Peña, por poner un ejemplo patrio.

Valoración

Anómala serie con espíritu de comedia que juguetea con lo políticamente incorrecto y adiciona ingentes dosis de drama. Es el perfecto reflejo de la era del post-humor.

Hobby

62

Aceptable

Lo mejor

El repartazo y algunos momentos puntuales de la serie. El arco de los episodios 5 al 7 es especialmente interesante.

Lo peor

Es muy irregular y demasiado a menudo soez en extremo, está de forma permanente al límite de lo tolerable. Dudo que consiga un largo recorrido.

Y además