Virtual Hero
Análisis

Crítica de Virtual Hero, la serie de El Rubius para Movistar

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Virtual Hero, la serie creada por El Rubius para Movistar + basada en el cómic dibujado por Lolita Aldea y con guión de Juan Torres. Estreno el 12 de octubre.

Llegó el día: hoy se estrena en Movistar + la serie Virtual Hero, que congregó a una multitud de fans el pasado día 7 de octubre en el Festival de Cine de Sitges donde llenó el Auditori (no cabía un alfiler) en la proyección de los tres primeros episodios, presentados por el guionista Juan Torres, la dibujante Lolita Aldea y el youtuber creador de la serie, Rubén Doblas, alias El Rubius, que casi se diría que fue recibido como una estrella del rock'n roll entre llantos de fans y gritos de admiración.

Tras haber escrito un libro, prestado su voz a un personaje de Sunset Overdrive y haber pasado por el sillón de Risto Mejide en un emotivo programa en el que habló de sus problemas de ansiedad, el youtuber saltaba a las viñetas en 2015 con El Rubius: Virtual Hero, cómic que reseñó nuestro compañero Jesús Delgado.

Hazte con el cómic de Virtual Hero

Según explicaron durante dicha introducción en el estreno de Virtual Hero, la serie constará de dos partes: la primera, compuesta por seis episodios titulados "Un artefacto misterioso", "Monstruo de ciudad, monstruo de campo", "Cosas grandes y cuadradas", "La hora del té", "Animalillos sueltos" y "La batalla de Puerto Panoli" que está disponible desde hoy mismo en Movistar +, es la más próxima al cómic y ofrecerá una suerte de minirresolución de la trama en su sexto capítulo.

Posteriormente, ya en noviembre, llegará una segunda parte a razón de un episodio por semana (al parecer Doblas estrenará uno en su propio canal de YouTube) y la serie podrá verse a partir del 15 de octubre en el canal #0 de lunes a jueves, a las 21 horas... Y ojo, que ya se ha confirmado la segunda temporada.

La creación de la actual, de la que vamos a hablaros hoy, ha supuesto dos años de trabajo en colaboración con Motion Pictures, que desde Barcelona se ha encargado del diseño de personajes y los fondos (lo mejor de la serie con mucha diferencia), y un estudio de Corea del Sur, que se ha responsabilizado del proceso de animación, además de la productora Zeppelin TV. 

Aunque el vehículo es bueno, el contenido carece de calidad: la primera serie de anime producida y realizada en España tiene un problema descomunal, que no es otro que la falta de discurso. No hay una historia a la que engancharse, más allá de los chascarrillos de penes rosas gigantes, tías buenas y lugares comunes varios del youtuber titular. Y si al menos funcionase el humor, el viaje podría disfrutarse desde el punto de vista de lo absurdo y a correr, como aquellos añorados capítulos de Chicho Terremoto, que desbordaban fantasía y surrealismo, pero solo nos recuerda a aquella serie en momentos muy concretos y esporádicos.

Tampoco es que sea el colmo de la originalidad: hay numerosísimos guiños a videojuegos (por no decir préstamos descarados), cómics, películas o animes como Dragon Ball o Naruto, pero desorienta bastante el hecho de que la serie no tenga un claro público al que dirigirse. Está claro que a los fans de El Rubius, que serán los que consigan soportar su espantoso doblaje (el propio youtuber se dobla y en qué hora... Mangel al menos es gracioso) y su exacerbado egocentrismo que llega al punto de permitirse alardear del tamaño de su pene.

Esto hace, como decíamos, que sea difícil de recomendar para niños pequeños (sus "no me jodas", "que te den" y otras palabritas así no faltan), la mitad de los jóvenes tampoco pillarán algunas referencias demasiado insider, y los adultos que no sean seguidores y fans acérrimos no encontrarán a qué agarrarse para seguir viendo Virtual Hero. Y eso que son episodios de 20 minutillos, que suelen pasar bien y terminan siempre con un pequeño cliffhanger.

Virtual Hero

Conclusión: los soportes no son vasos comunicantes. Lo que funciona en YouTube puede que no funcione igual de bien en una serie con vocación de llegar a ser algo más allá de una extensión de lo mismo con una estética diferente. La que escribe estas líneas no es ni detractora ni seguidora del personaje (que parecía en sí el objeto de consumo de la presentación, más que la propia serie) pero quedó asombrada por la frialdad de su público fiel en la sala de cine, cargada a rebosar pero huérfana de risas y entusiasmo durante la proyección. 

Si, como han prometido, los próximos episodios de Virtual Hero se adentran en otros terrenos, afinan mejor la comedia irreverente y el ritmo de los chascarrillos y se atreven incluso a hablar de la toxicidad de las redes, lo mismo hay algo de enjundia que no se ha intuido en esos tres primeros que hemos podido visionar. Por el momento, deja bastante que desear.

Valoración

Virtual Hero es probablemente el producto más endeble de Movistar: poco hay que rascar de calidad en la serie inspirada en las andanzas del youtuber El Rubius por un mundo virtual, habida cuenta de que está concebida para vivir de la imagen del muchacho.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Hay algún breve destello de humor blanquito que recuerda algo a Chicho Terremoto. El diseño de los personajes es molón.

Lo peor

Es un ejercicio de autoelogio de tal calibre que resulta indefendible, pero lo peor es que no es nada divertida: los gags no funcionan.