F1 2018 Portada
Análisis

F1 2018 - Análisis del juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Por José L. Ortega

Versión comentada: PS4

El análisis de F1 2018 es la última oportunidad para poder tomar el control de Fernando Alonso en un monoplaza virtual. Esta nueva entrega incluye cambios sutiles y novedades que harán las delicias de los más puristas de la velocidad, pero también se adapta perfectamente a los menos expertos al volante.

La llegada del videojuego oficial de la F1 siempre es especial para los amantes de dicho deporte. Pero esta semana lo es más, tras el anuncio de la retirada de Fernando Alonso tras diecisiete años siendo un completo referente; y tras aficionar a un país entero a sus andanzas a toda velocidad. F1 2018 será, la última oportunidad que tengamos de tomar el control del asturiano de forma virtual. A no ser que en el futuro vuelva a las pistas, algo probable por otra parte.

Codemasters juega con la tranquilidad de ser el único simulador automovilístico con la licencia oficial de la F1, lo que permite al estudio trabajar con holgura y confianza. Es un arma de doble filo, ya que eso puede acarrear también en que las entregas lleguen cortas de novedades. Y puede dar esa sensación en las primeras curvas de F1 2018, pero es un sentimiento que va cambiando a medida que pasan las horas con pequeños e interesantísimos detalles.

Pilotos, coches y circuitos para coleccionar

Precisamente, la bondad que permite la licencia hace que podamos tener a nuestra disposición, un año más, tanto a todos los pilotos como a todos los circuitos del campeonato oficial de F1. Este año regresará el Gran Premio de Francia por primera vez desde 2008, en el circuito de Paul Ricard, y también regresa el Gran Premio de Alemania en el circuito de Hockenheimring.

Además, al igual que viene ocurriendo en anteriores ediciones, también habrá vehículos clásicos que hagan las delicias de los más nostálgicos. Este año, las novedades son seis coches icónicos de los años 1970 y 1980, además del Brawn de 2009 y Williams de 2003. Hay un total de veinte bólidos 'retro' a nuestra entera disposición.

La F1 es un deporte que apasiona a todo tipo de publicos y, por ende, esa máxima también debe cumplirse en el mundo del videojuego. F1 2018 tiene una amplia amalgama de posibilidades que satisfará tanto a los más puristas como a aquellos que simplemente quieran echar una carrera sin demasiadas complicaciones. ¡Hasta se pueden activar clasificaciones a una sola vuelta para aportar un mayor mordiente!

Captura F1 2018

Un balance entre la simulación y el arcade que puede ajustarse en todo momento desde el menú de preferencias, donde como es habitual, podemos elegir entre numerosas variantes. Desde la duración de la carrera, los daños de los monoplazas o la severidad de los jueces al saltarse las curvas. Cada carrera es un mundo, y un pequeño toque en el alerón puede afectar, y mucho, a nuestro rendimiento en carrera. ¿Aguantar o pasar por boxes? De pequeños detalles como ese está la diferencia entre colgarnos la corona de laurel y descorchar champán o regresar cabizbajos al paddock.

Para amantes de la F1

También es posible activar o desactivar ayudas que ensimismarán a los más apasionados y puristas del deporte, permitiendo elegir asistencias de frenada, control de tracción o el Modo ERS, el sistema de recuperación de energía para los vehículos cuando frenan, ideal para hacer vueltas de clasificación. Hay muchas opciones, tanto para aportar un mayor dinamismo a los campeonatos como para gozar de un realismo absoluto que llevan las carreras de F1 a otra dimensión. Además de estar perfectamente adaptado tanto para mando como para volantes compatibles. La simulación y el chasis ahora se actualizan a 1000htz, lo que implica que se puede sentir cada bache del asfalto.

Vive F1 2018 al máximo con el volante Thrustmaster 4160571 Ferrari F1 Add-On Wheel

Obviamente, de nuestros gustos y configuraciones depende el realismo de cada carrera, y es ahí donde entra en juego la auténtica salsa de F1 2018, desatando toda la emoción del llamado 'circo'. Cuanto más realista es la configuración más gratificante resulta. Especialmente porque entra en juego la imprevisibilidad de la Fórmula Uno, plasmada a la perfección. Cada carrera puede cambiar en cualquier momento, ya sea por un cambio climático, por una mala selección de neumáticos o por un accidente que provoque la salida del coche de seguridad a pista. Hasta que no sale la bandera a cuadros, todo puede pasar; y eso provoca que las carreras se vivan con una tensión inusitada, reflejo perfecto de lo que vemos cada domingo en la televisión. Es ahí donde F1 2018 da un paso adelante.

F1 2018

Por sacar una pega a las carreras, F1 2018 sigue arrastrando algún problema de anteriores ediciones, como el comportamiento de la IA rival, especialmente a la hora de evitar adelantamientos -¡Y encima siempre acabamos amonestados nosotros!- o las físicas en los impactos, que todavía sigue pecando de simplona. Hemos visto algunos choques en los que los vehículos se han puesto a dar vueltas sin sentido ni control. También se echa en falta una mayor simplicidad para contactar con nuestro ingeniero del equipo para solicitarle información, aunque lo cierto es que de forma periódica nos reporta informes sobre el estado de la carrera, como la distancia con el coche perseguidor o la vueltas de combustible que nos quedan.

Emoción, placer y desafio

Las novedades del campeonato también afectan en el apartado visual. Lo hace por medio del famoso halo que desde esta temporada tienen todos los pilotos en sus monoplazas. Este hecho modifica considerablemente la visión desde el cockpit. Es la que más realismo desprende, pero sin duda, resta visión y puede ser un problema para los menos ávidos -o para aquellos con miopía, como el que suscribe estas líneas-. Afortunadamente, hay cámaras desde diversas perspectivas para, una vez más, elegir a gusto del consumidor.

F1 2018

A nivel visual, el título vuelve a ofrecer un aspecto impecable, desbordando un realismo absoluto gracias a su sustema de iluminación dinámica. Mención especial merecen una vez más la recreación de las condiciones atmosféricas. Es todo un gustazo conducir bajo la lluvia o en la noche. La mejora no es mucha con respecto al año anterior, pero entonces su nivel ya era excelso. Los cambios, de nuevo, se aprecian en pequeños detalles como las chispas que salen de los coches de forma esporádica -y que asustan cuando tienes el bólido tocado-. También es toda una delicia ver las escenas de presentación previas a la carrera, con la narración un año más por parte de David Casas y Antonio Dávila, mientras se muestra a los pilotos en el paddock preparándose. Como contrapunto, flaquea en las animaciones menores, que 'cantan' especialmente al entrar en boxes con los movimientos robóticos de los mecánicos.

El Modo Carrera como el sueño por cumplir

La columna vertebral de F1 2018 sigue siendo el Modo Carrera, donde encontramos también pequeños añadidos. El más destacable es la presencia de Claire, una periodista que, ya sea después de las sesiones de clasificación o de las carreras, nos preguntará nuestras impresiones y sensaciones. Podremos elegir entre diversas respuestas; algunas más afables y correctas y otras más prepotentes. De nuestra elección dependerá el respeto de los compañeros, de los compañeros de equipo -alabando o criticando a los mecánicos- y la valoración de los aficionados. Un complemento curioso que, no aporta en demasía y se convierte en mero artificio.

F1 2018 Claire

Por lo demás, el Modo Carrera mantiene las bases de crearnos a nuestro piloto y tratar de llevarle al estrellato a base de ganar carreras. Entre prueba y prueba podemos modificar las prestaciones de nuestro monoplaza -con cuidado, ya que según qué cambios en determinadas circunstancias pueden acarrear sanción- o incluso pruebas y retos que incrementen nuestra reputación. Cobra especialmente importancia la relación con el agente, ya que en esta ocasión podremos negociar términos o cambiar de equipo a mitad de temporada. Y también elegir al piloto rival que queramos, no solo nuestro compañero de equipo.

F1 2018

Los demás modos de juego son los clásicos de todas las temporadas con el fin de aportar la mayor variedad posible. Una de las mayores novedades de esta iteración llega con el nueva sistema de Superlicencia inspirado en la F1, que promueve carreras limpias, justas y competitivas en el Modo Online.

Valoración

F1 2018 ofrece sutiles mejoras que lo convierten en mejor juego que el año pasado. Los añadidos perfeccionan una propuesta notable que goza del equilibrio para agradar a los más puristas del deporte y a aquellos que solo quieran disfrutar de unas carreras de F1 sin dificultades.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Los pequeños detalles que lo hacen mejor. El equilibrio de propuesta arcade y simulación. Su apartado visual es fascinante. Licencia oficial.

Lo peor

La IA sigue siendo un tanto errática en ocasiones. Algunas animaciones son mejorables. Las preguntas en el Modo Carrera aportan poco.

Lecturas recomendadas