Dead Space 2 - Capítulo 7 – Música de ascensor

- Nodos de energía: 6

- Diagramas: cuchillas, cañón de energía, rayo de contacto.

Cambiamos de escenario y misión, pero no de complicaciones. Para abrir boca en este nuevo capítulo, hará acto de presencia otro tipo más (y ya hemos perdido la cuenta) de necromorfo.

Sigue adelante e Isaac pronto descubrirá que hay una avería en el elevador que lleva a la antena solar. Ya en atmósfera cero, observa esos pequeños cohetes rojos adheridos a ciertos trozos de escombros. Si disparas contra ellos el objeto al que estén adheridos se moverá en la dirección del cohete durante unos segundos.

Haz lo propio con los 3 escombros que flotan a tu alrededor y luego desciende al foso hasta el suelo. Coge allí el diagrama de las cuchillas y un nodo y luego dispara a las espitas de los dos cohetes que hay pegados a la cara inferior de la estructura  central, de forma que esta se eleve y el sistema quede conectado del todo.

Retrocede hasta la entrada al dichoso elevador y entra en él para comenzar el larguísimo ascenso. Como no podía de ser de otra forma, tu camino no iba a ser tranquilo y varias criaturas de tamaño descomunal de las que ya conociste en el hangar de evacuación te darán un poco la lata.

Ninguna de ellas acabará de entrar en el recinto donde estás, sino que se limitarán a intentar alcanzarte desde las distintas aberturas del elevador. Por eso, lo más seguro es permanecer en el centro y girar buscando por cuál de ellas aparecerá la siguiente.

Como es habitual, lo suyo es que dispares a las articulaciones amarillas, con un arma de cadencia de disparo rápida como el rifle de impulsos. Haz que se suelten de su posición y busca, girando sobre ti mismo, la siguiente.

El cortador de plasma también es efectivo, pero lo que resulta fundamental es que te des la vuelta rápido y no te muevas del centro. No durará mucho, tranquilo.

Ya en la parte superior, examina la bonita estancia en busca de un nodo de energía (junto al almacén) y el diagrama del cañón de energía en las taquillas de fuera y aprovecha para salvar la partida y organizarte.

La compuerta que hay a la derecha y por la que debes proseguir tiene un sistema de reconocimiento de ADN, y sólo el del vigilante Howard Philips puede abrirla. Busca al pobre vigilante en su habitación y lo encontrarás en la cama, bastante muerto. Coge su cuerpo usando la cinética y ve con él a la compuerta para engañar al escáner y conseguir acceso.

Durante los próximos minutos te encontrarás con que la zona está plagado de minas de proximidad que entran en modo armado nada más acercarte tú. Funcionan de forma idéntica a las que tú eres capaz de colocar con el Detonador. Para poder cruzar los pasillos defendidos suspende por delante de ti ( o arroja) cualquier cuerpo, ya sea de una víctima o de un necromorfo.

Con ello harás que exploten y podrás seguir tu camino. También te encontrarás con un desagradable Divisor.

 Ya en los bien iluminados corredores, toma el de la izquierda para hallar un nuevo nodo, hasta que llegues a una amplia estancia. Tras eliminara  tu primer enemigo, camina muy lentamente hasta estar a la altura del ventanal de la izquierda. En ese momento dos minas de proximidad quedarán activadas a ambos lados. No te muevas y saca el rifle de impulsos porque vas a necesitarlo para activar los cierres de emergencia del ventanal en unos pocos segundos. Haznos caso.

Entra entonces en la sala del fondo y desbloquea el mecanismo como ya sabes, para dotar de energía al elevador de la otra punta.

Sube en él y camina por la pasarela apartando la placa colgante y desplegando un nuevo tramo usando la cinética. Para desactivar las minas, ya sabes que puedes usar los cuerpos de tus enemigos. Registra las taquillas de la izquierda para hacerte con otro nodo (puedes usarlo en la máquina de mejoras del otro extremo).

Por fin has ganado acceso a la sala de control central del panel solar. Lamentablemente, ANTI (el sistema de seguridad computerizado) ha bloqueado por orden de Tiedmann el acceso manual.

Camina de frente y enseguida verás a la mano izquierda un acceso bloqueado a dos salas, pero existe un conducto a través del cual llegar a ambas. Cuélate por él y observa tu entorno. Como ves, hay tres paneles removibles en la pared (arráncalos) y una placa con 4 símbolos rojos en el suelo, en un extremo.

En la pared, en 2 de los 3 paneles  hay incrustadas 4 baterías con esos símbolos, que deben ser recolocadas en el tercer panel (el que posee los 4 correspondientes huecos). Para saber el orden, no tienes más que fijarte en la placa del suelo y usar luego la cinética para sacarlas y enchufarlas de nuevo.

Una vez todo en orden, junto a la placa del suelo aparecerá el control que desactiva una de las dos fases de bloqueo del sistema. Actívalo y regresa por el conducto. Usa el control que hay a su derecha para cambiar el acceso a la sala de la izquierda. Aquí puedes colocar correctamente de nuevo las baterías para que se iluminen en verde o cambiar su posición hasta que cambien a color azul. Eso hará que aparezca un control en la sala, a tu espalda, que te permitirá llegar a una estancia con dos nodos.

Luego regresa, repite exactamente el mismo procedimiento para, por fin, dejar al descubierto los 5 circuitos principales del sistema. Camina entonces hasta la plataforma central y destrúyelos usando cualquier arma, para poder continuar tu camino hasta el acceso a la Cápsula de Control del  Panel Solar (en un almacén encontrarás el diagrama del rayo de contacto.

Espectaculares momentos los que te esperan a continuación. Después de salir al espacio profundo desciende hasta el anillo que soporta toda estructura central. Como puedes ver mientras bajas, una enorme masa asquerosa ocupa buen aparte del anillo, un Lanzador.

 

A estas alturas debes estar al borde de quedarte sin oxigeno. Busca en ella anillo alguna de las numerosas estaciones de oxigeno que hay y toma aire. También puedes pegarte una vuelta y recoger el contenido de las numerosísimas cajas verdes de ítems que hay a lo largo de todo el anillo.

Luego despega de nuevo y asciende hacia alguna de los dos espejos que están desalineados. Sólo tendrás que orientarlos hacia el espejo de enfrente de forma que el flujo de luz no quede interrumpido. Muy sencillo y rápido. Una vez restaurada la generación de energía, regresa a la cápsula e control y siéntate en el extraño sillón que domina la misma.

Pues sí, te acaba de lanzar como una bala de cañón espacio a través y encima con la obligación de esquivar unos cuantos escombros si no quieres quedar estampado como un mosquito contra un parabrisas.

No te cortes si ves que en alguna ocasión no debes esquivarlo sino atravesarlos mediante alguna abertura. Acabaras aterrizando “suavemente” (resistente armadura ¿verdad?) muy cerca del centro comercial.

Guía y trucos de Dead Space 2