30 años de Game & Watch en Nintendo DS

Uno de los dispositivos de juego que más horas de diversión ha proporcionado a lo largo de los últimos 30 años se llama Game & Watch. Con este nombre, Nintendo inventó el concepto de consola portátil y alumbró bajo esta marca nada más y nada menos que 59 juguetes electrónicos que inundaron las vidas de muchos chavales desde 1980 a 1991. Eran unas maquinitas que sólo podían ejecutar un único juego pero como todos los de la panda del barrio teníamos alguna (Donkey Kong, Mario's Cement Factory, Donkey Kong II, Octopus, etc.), pues nos las íbamos dejando y así parecía que teníamos más juegos.

Pues bien, para recordar esos alucinantes tiempos, sale al mercado una versión de los clásicos compatible con Nintendo DS, DSi y DSi XL a través de la tienda DSi Ware. Por el momento son sólo tres, a 200 puntos cada uno, pero nos da en la nariz que próximamente llegarán más si la cosa tiene éxito. Estos son los primeros...

En Chef, tendremos que ayudar a un cocinero para que, sartén en mano, evite que la comida caiga al suelo así que, cada vez que consiga su objetivo, ganará un punto. Además, hay por el lugar un molesto gato que se encarga de darle emoción a la cosa reteniendo la comida el tiempo justo para distraernos.

Judge, por su parte, pone a tono nuestros reflejos con una mezcla de juego de adivinación y matemáticas en el que si no conseguimos vencer, tendremos que esquivar el martillazo del adversario. Muy sencillito, pero terriblemente divertido.

Finalmente, y como no podía ser de otra forma, Mario aparece en uno de sus primeros papeles estelares dentro de Mario’s Cement Factory. Pluriempleado, el famoso fontanero tendrá que llenar hormigoneras con el cemento que produce la fábrica evitando que los tanques rebosen y caigan sobre las cabezas de los hormigoneros.

¿Y quién es Gunpei Yokoi?
Llevar una videoconsola en el bolsillo es de lo más normal estos días. Sin embargo, hasta que un ingeniero de Nintendo tuvo la genialidad de convertirlo en realidad, resultaba más un tema de ciencia ficción que una realidad palpable. Pues bien, esa genial idea del mítico, y ya fallecido, Gunpei Yokoi se materializó en las llamadas Game & Watch. Máquinas de tamaño reducido y con pantallas de cristal líquido que causaron furor. Más tarde llegaría GameBoy, fruto de la misma mente maravillosa, al igual que Virtual Boy… que significó el fin de una relación de 30 años entre Gunpei y Nintendo. Cuando salió de la compañía, fundó su propia empresa y consiguió lanzar Wonder Swan, gracias al apoyo de Bandai. Se trataba de una plataforma que mejoraba su GameBoy en muchos aspectos: tamaño, consumo de pilas, pantalla de juego horizontal y vertical, etc.