Alan Moore critica los cómics de superhéroes

Alan Moore, creador de Watchmen y V de Vendetta, ha expresado recientemente en una entrevista su desagrado por la industria del cómic de superhéroes, a los que casi tilda de aberración. 

Que Alan Moore, el escritor que hay detrás de grandes obras del cómic como Watchmen o From Hell, es un tipo polémico y dado a declaraciones tajantes es algo que ya sabíamos. Pero lo que no conocíamos todavía era su profundo desagrado por los superhéroes y también por sus lectores habituales, acerca de los cuales se ha despachado bien a gusto. 

El escritor británico ha sido recientemente entrevistado por el diario The Guardian. En dicha entrevista Moore se refirió a Spider-man, Superman, Batman y el resto de héroes disfrazados utilizando durísimas palabras. Sus declaraciones fueron las siguientes:

"No he leído ningún cómic de superhéroes desde que acabé con Watchmen. Odio los superhéroes. Creo que son abominaciones. No tienen el significado que tenían antes. Originalmente estaban en manos de escritores que activamente expandían la imaginación de niños de 9 a 13 años. Es precisamente lo que estaban haciendo de forma excelente.

En nuestros días, los cómics de superhéroes estan pensados para una audiencia que no está ni en los nueve ni en los trece, no hay nada que hacer con ellos. Están orientados a una audiencia mayoritatia de gente de 30, 40, 50 y 60 años, generalmente hombres. Y entonces alguien se inventó el término "novela gráfica". Y esos lectores lo aceptaron; tan sólo estaban interesados en encontrar un modo de mantener su amor por Green Lantern o Spider-man sin parecer emocionalmente subnormales.  Estas son las cloacas de los adictos a los superhéroes, un público mainstream y adicto.

No creo que los superhéroes estén para nada bueno. Creo que es un signo muy alarmante si tenemos un público de adultos yendo a ver la película de Los Vengadores y disfrutando con sus conceptos y personajes, los cuales estában pensados para entretener a niños de doce años en 1950". 

Con estas palabras, Moore parece zanjar y asentar finalmente su divorcio completo de las grandes editoriales, muy a pesar de haber sido uno de los grandes revolucionarios de éste.  

Sin embargo, también cabe recordar que aunque Moore asegura detestar a los superhéroes, éstos han sido la base de algunos de sus trabajos más celebrados como Top Ten (la historia de una comisaría regentada por superhéroes) o La Liga de los Hombres Extraordinarios (la recreación de un supergrupo formado por personajes de la literatura británica fantástica). Por ello pensamos nos gustaría preguntarle a "Alan" cómo puede casar su odio a la comunidad de superhéroes con su propia obra, máxime habiendo sido también la mente que hay detrás de uno de los grandes cómic de Batman, La Broma Asesina

Fuente: ComicbookMovie // The Guardian

"I haven't read any superhero comics since I finished with Watchmen. I hate superheroes. I think they're abominations. They don't mean what they used to mean. They were originally in the hands of writers who would actively expand the imagination of their nine- to 13-year-old audience. That was completely what they were meant to do and they were doing it excellently. These days, superhero comics think the audience is certainly not nine to 13, it's nothing to do with them. It's an audience largely of 30-, 40-, 50-, 60-year old men, usually men. Someone came up with the term graphic novel. These readers latched on to it; they were simply interested in a way that could validate their continued love of Green Lantern or Spider-Man without appearing in some way emotionally subnormal. This is a significant rump of the superhero-addicted, mainstream-addicted audience. I don't think the superhero stands for anything good. I think it's a rather alarming sign if we've got audiences of adults going to see the Avengers movie and delighting in concepts and characters meant to entertain the 12-year-old boys of the 1950s."