Cuatro Fantásticos – Así era el plan original

Cuatro fantásticos

Al final todo trasciende y si algo acaba saliendo mal es difícil de ocultar bajo la alfombra, eso mismo ha ocurrido con la película Cuatro Fantásticos.

Los problemas durante el rodaje y el montaje pueden transformar un producto decente en algo realmente infumable, sí, no hay otra palabra que defina mejor el reboot (o su intento) de Cuatro Fantásticos. Ha pasado un año desde que viese la luz esa película que casi acaba con la carrera de cuatro prometedores y jóvenes actores. Desde luego de Josh Trank, ese prometedor cineasta que “sorprendió” con Chronicle, no se ha vuelto a saber nada de nada, excepto algún que otro desplante hacia la 20th Century Fox, productora de la cinta.  

Ahora y con todo lo llovido desde su estreno, la web Screen Crush hace un análisis sobre todo lo que salió mal (y peor). En ella se enumera los problemas que salieron a la luz e incluye una entrevista con uno de los tres guionistas de Cuatro Fantásticos, Jeremy Slater. Según cuenta, llegó a realizar hasta 15 versiones del mismo guión para que luego Josh Trank y el productor Simon Kinberg lo sustituyeran por uno más “adecuado” a su visión.

La versión de Slater según relata él mismo exploraba la amistad de Reed y Ben y no era algo tan rápido como ocurre en el montaje final. Reed es fichado por la fundación Baxter que: "fue concebida originalmente como una especie de Hogwarts para nerds, una escuela llena de jóvenes genios yendo de un lado para otro probando aerotablas y experimentando con gravedad, teleportación y formas de vidas artificiales". Allí, Reed se hacía amigo de un "joven y problemático científico de Latveria llamado Victor, que poco a poco convencía a Reed para que se saltara las reglas, deteriorando así su amistad con Ben".

Jeremy Slater se quita un peso de encima y cuenta como habría sido más o menos si hubieran seguido su esquema y guión: "Además del Aniquilador y la Zona Negativa, teníamos al Doctor Muerte declarando la guerra al mundo civilizado, al Hombre Topo liberando a un monstruo gigante genéticamente modificado en el centro de Manhattan, una redada militar en la Fundación Baxter, un final estilo 'Salvar al soldado Ryan' con nuestros héroes luchando contra un ejército de Muertebots en Latveria, y una escena post-créditos con Galactus y Estela Plateada destruyendo un planeta. Había monstruos, extraterrestres y 'Fantasticars' y un adorable robot esférico llamado H.E.R.B.I.E. que era básicamente BB-8 dos años antes de que BB-8 existiera. Y si creéis que todo eso suena bien... bueno, nosotros también. El problema era que habría sido ENORMEMENTE costoso".

Sabiendo todo esto podemos pensar que la película podría haber sido mucho mejor, aunque es imposible imaginarla aún peor de cómo fue. El problema mayor del fiasco de Cuatro Fantásticos es que tardaremos en volver a ver una nueva versión en los cines. ¿Qué te parece este nuevo esquema?