GDC 2012: Wreckateer lo rompe en Xbox 360

Con Wrekateer nos llevamos una agradable sorpresa en el Spring Showcase previo a la Game Developers Conference 2012. La gente de Microsoft e Iron Galaxy hicieron bastante sitio para que su juego exclusivo de Kinect tuviera un lugar de lujo. Algo que no esperábamos para un título del que poco sabíamos.

Lo bueno vino cuando nos pusimos a jugar. Nuestros brazos tiraban para tensar el arco de una ballesta gigante. Abríamos las manos y lanzábamos una piedra en la dirección que habíamos elegido. Hasta ahí, las similitudes con Angry Birds, pero con vista en primera persona, eran totales... a falta de los pájaros de turno, claro. Lo mejor estaba por llegar, cuando además de estallar contra las murallas de unos castillos bastante bien recreados, también podíamos realizar otras acciones. Lo que parecía un juego muy sencillo y típico de Kinect Fun Labs, resultó ser algo más profundo en cuanto a posibilidades.

La experiencia de sus desarrolladores viene de haber creado otros títulos para kinect y plataformas anteriores. Algo que les ha permitido mezclar mecánicas sencillas de identificar, como la del mencionado Angry Birds, pero también Flatout o Burnout en su modo Crash. Los efectos posteriores al lanzamiento de la piedra incluyen la explosión típica, que produce daños a lo que tiene alrededor. Pero también unas alas que nos ayudan a dirigir el destino del proyectil, con los brazos abiertos como un pájaro.

Cuando carecemos de accesorios como, al simular que empujamos con las manos, también movemos el aire cercano a las balas. Esto les imprime efectos y podemos desviarlas. Así exprimimos realmente los escenarios, que incluyen paisajes nevados, de rocas, valles...

A diferencia de la sencillez que exhiben otros juegos, en Wreckateer nos las veremos con elementos escondidos en las salas de las construcciones. Obviamente, para llegar a ellos tendremos que hacer algo más que pulsar el botón de disparo y nos las tendremos que apañar para entrar por puertas, continuar sin chocarnos con las paredes y llegar a los explosivos que guardan en su interior. Se podría decir que simula el post-efecto de los bolos en su máximo esplendor.

En definitiva, a pesar de ser un título para Xbox LIVE Arcade, la sensaciones que produce Wreckateer son mucho más variadas que las de algunos juegos que sí han llegado en caja. Además, sus responsables nos han prometido más castillos que destruir con nuestro comando de demolición, si tienen éxito, claro.