La nueva generación consume el triple de energía eléctrica

Según un estudio de la Natural Resources Defense Council, las nuevas consolas consumirán al año el triple de energía eléctrica que los modelos más recientes de sus predecesoras.

La NRDC (Natural Resources Defense Council), una asociación ecologista sin ánimo de lucro, ha llevado a cabo un exhaustivo estudio sobre el consumo de energía eléctrica de PlayStation 4 y Xbox One. Para ello se han basado en las versiones americanas de las consolas. Las versiones europeas quizás puedan diferir un poco ya que aquí se usan sistemas eléctricos distintos, aunque seguramente los datos serían muy similares.

Esta asociación señala tanto los pros como los contras. Admiten que Sony y Microsoft han hecho grandes progresos para que sus nuevas máquinas sean hasta un 25% más eficientes energéticamente que las anteriores, pero las mayores capacidades y funciones hacen que el gasto sea mucho mayor.

El siguiente gráfico ilustra la estimación de la NRDC sobre el consumo anual de cada máquina. El estudio tiene en cuenta que Xbox One está más pensada para ver películas, series y otros contenidos, motivo por el que la porción correspondiente a "Media" es más abultada en la máquina de Microsoft.

Como puntos positivos para ambas consolas, la NRDC elogia que ahora no sea necesario tenerlas totalmente encendidas para cargar los mandos y accesorios, sino que basta con conectarlos mientras está en standby para que se carguen correctamente.

Sin embargo, el standby también es parte del problema, ya que aunque en este modo gasta menos energía también es cierto que la consume de manera muy prolongada, "incluso cuando no estás en la habitación ni cargando accesorios". Esto se hace mucho más patente en Xbox One, ya que las funciones de Kinect están pensadas para mantenerse siempre a la escucha y reconocer posibles voces, lo cual supone un gran gasto eléctrico constante. En ambas consolas se pueden activar modos de standby menos costosos para la luz, pero el estudio tiene en cuenta que la mayoría de los usuarios no se molestarán en modificar las opciones por defecto.

Además, los juegos de nueva generación requieren mucha más energía. Según este estudio, "Xbox One usa aproximadamente un 40% más de energía para jugar un juego que Xbox 360, y PS4 casi el doble que PS3".

Resumiendo: en el caso de Xbox One, parece que buena parte del gasto se debe a las funciones de Kinect que incluyen reconocimiento permanente de voz, lo cual aumenta mucho el consumo especialmente en standby. En PS4, sin embargo, se debe sobre todo a una mejorable eficiencia eléctrica cuando está totalmente encendida. Pero el consumo excesivo de Xbox One en standby al menos tiene arreglo activando el modo de ahorro de energía, que es un tipo de standby más cercano a lo tradicional. En cualquier caso, ambas consolas gastan considerablemente más energía que los últimos modelos de sus predecesoras.

Es posible que en próximas actualizaciones del firmware de la consola se corrijan aspectos para lograr una mayor eficiencia. También es probable que próximos modelos de las consolas logren obtener una reducción considerable del gasto de energía eléctrica, tal como ha ocurrido en las anteriores generaciones.

Por último, un dato curioso que señala la NRDC: las consolas en Estados Unidos consumen anualmente más electricidad que todos los edificios de Houston (la cuarta ciudad más grande del país). Una mayor eficiencia ayudaría no sólo a unas facturas de la luz más asequibles, sino también a un impacto menor para el medio ambiente.