NVIDIA mejora su sistema 3D Vision

Hablar de 3D y juegos es algo que se remonta muy atrás, pero hacerlo de visión estereoscópica de calidad y PC es sinónimo de la tecnología 3D de NVIDIA. Su sistema 3D Vision cumple ya más de dos años desde que empezamos a usarlo y no ha parado de evolucionar.

Desde los primeros monitores de Viewsonic que pudimos probar, el ritmo de fabricantes de hardware ha llegado a más de 70 modelos compatibles en estos momentos y los juegos se cuentan por miles. 3D Vision 2 llega, por tanto, como una tecnología madura que va más allá del campo de la experimentación. Sirva, como dato, que se ha pasado la barrera de las 500.000 unidades vendidas.

Para quien no conozca el sistema 3D Vision de NVIDIA, en pocas palabras, viene a ser la combinación de unas gafas activas, un receptor y una pantalla conectados a un ordenador. Este conjunto permite transformar miles de juegos compatibles, cada vez más tanto antiguos como actuales, para que se vean en 3D. Eso sí, con las ventajas de un PC de gama alta, como pueden ser 120 imágenes por segundo (60 para cada ojo), resoluciones FullHD reales y las ventajas típicas de los juegos para PC.

La nueva versión de NVIDIA 3D Vision incluye gafas con una superficie mayor. Algo de lo que cualquier usuario se podía quejar en la generación anterior. Además, se incluyen modelos inalámbricos (149€) y con cable (99€). Estos se conjuntan con unos monitores que potencian el brillo en un 30% más que los modelos anteriores, con lo que se nota menos el filtro ofrecido por las gafas polarizadas. Para acompañar el lanzamiento del nuevo hardware de NVIDIA, cuyas gafas son compatibles con la primera generación, fabricantes como ASUS y su modelo VG278H se han unido a la fiesta. Es más, tampoco faltan portátiles, como el Qosmio X770/X775, que es totalmente compatible con el nuevo sistema de iluminación más potente, bautizado como LightBoost.

En definitiva, que para jugar en 3D, la mejor opción sigue siendo un buen PC con un conjunto de alta calidad. Ahora ha sido NVIDIA quien ha tomado la delantera, con hardware nuevo, pero no faltan opciones en el mundo de los ordenadores, como el HD3D de AMD y otras soluciones más económicas. De paso, queda recordar que también permiten ver BluRay 3D, que los PC se pueden conectar a cualquier televisor compatible y que, de paso, tampoco falta la opción de reproducir contenidos 2D en un modo 3D simulado... un tanto exótico. El 3D nos ha invadido y está aquí para quedarse, según parece.