Los poseedores de League of Legends podrían hacerse con parte de PUBG

PlayerUnknown's Battlegrounds es el fenómeno de este año sin ninguna duda. Con más de 10 millones de jugadores en pocos meses, el juego de la desarrolladora BlueHole ha entrado en el Olimpo no sólo por una cantidad de ventas brutal (sobre todo teniendo en cuenta que el juego no se ha lanzado en su edición ''final'', sino en un early access en Steam).

PUBG, la manera coloquial de referirse a PlayerUnknown's Battlegrounds, es un juego de estilo Battle Royale en el que controlamos a un personaje qque aterriza en un mapa enorme en el que otros 99 jugadores intentarán matarnos, a la vez que nosotros queremos acabar con ellos. Tendremos que ir buscando armas y demás equipamiento en casas abandonadas para conseguir ser más efectivos a la hora de acabar con los demás usuarios. Si la tensión no fuera suficiente debido a los jugadores que intentan matarse entre ellos, hay que unirle el factor de que el mapa va haciéndose más pequeño cada cierto tiempo hasta recluir a los jugadores supervivientes en un espacio mínimo.

Juegan a PlayerUnknown's Battlegrounds en una Game Boy Color

El juego es un fenómeno mundial (que ha conseguido más usuarios simultáneos que DOTA 2 en Steam, algo impensable hace poco) y, como podéis imaginar, es un título muy jugoso para las grandes compañías. Hace unas semanas os contamos que Tencent Games, los dueños de Arena of Valor (un MOBA para móviles que llegará a Nintendo Switch), Clash Royale (el juego de cartas por excelencia para móviles) y League of Legends (que no necesita presentación), podría estar detrás de BlueHole para hacerse con una parte del pastel. Sin embargo, según el propio director del juego, los informes que apuntaban a eso no eran precisos.

Los creadores de PUBG trabajan para que el juego sea un eSport

Ahora, sin embargo, el cofundador del estudio, como leemos en The Investor, afirma que están en medio de negociaciones con Tencent. Parece que la compañía china estaría interesada en adquirir un 5% de BlueHole por una cantidad de unos 61 millones de dólares. Esto no les daría opción a tomar decisiones de peso respecto al juego, pero sí a llevarse un buen pellizco de lo que está generando este juego que veremos, supuestamente y si todo va bien, a final de año en Xbox One y que más adelante también podríamos ver en PS4.

Lecturas recomendadas