Sony compara los videojuegos con el vino

Jack Tretton, de Sony, ha realizado unas curiosas comparaciones a la hora de hablar de las diferencias entre videojuegos para consola y teléfonos móviles.

Jack Tretton, presidente y CEO de Sony Computer Entertainment of America, ha hablado recientemente en una entrevista acerca de las nuevas maneras de jugar a videojuegos y los nuevos sistemas como móviles y tabletas que ponen los juegos al alcance de más usuarios.

"Las consolas solían ser algo limitado, para una audiencia limitada, y con un propósito muy específico", explica Tretton. "Ahora el entorno multimedia engloba una audiencia mucho más diversa, tanto casual como dedicada, con juegos desde el free-to-play hasta los 60 dólares."

Tretton es consciente de las posibilidades de mercado que abren estas nuevas modalidades para su compañía. "Si los juegos existen en algún lugar, queremos que PlayStation esté ahí. Así que llevaremos nuestros juegos a smartphones y tabletas".

"Pero hay limitaciones a lo que podemos hacer. No podemos coger Gran Turismo 6 y ponerlo en un smartphone o tableta. Sería una experiencia abominable. En cambio, sí puedes ir ahora mismo, jugar a Angry Birds en tu PlayStation 3 y pasar un buen rato. No estoy seguro de por qué querrías hacer algo así, pero podrías. Sin embargo, no puedes jugar ahora a algo como Grand Theft Auto V en tu smartphone o tableta".

Jack Tretton zanja la cuestión con una metáfora relacionada con el vino. "Es como el vino. El primer vino que pruebas sabe bien, y empiezas a beber más. Pasas de vino blanco a tinto, y de botellas de 10 dólares a botellas de 50 dólares. Algunas personas se quedan en las de 10 dólares, pero otros se convierten en grandes amantes del vino y, de repente, si no es Screaming Eagle no les parece suficientemente bueno".

Screaming Eagle Winery and Vinyards es una empresa de California que produce prestigiosos y muy caros vinos de culto. "La gente no bebe botellas de Screaming Eagle de 800 dólares porque quieran tirar 790 dólares a la basura", continúa Tretton. "Lo hacen porque perciben que ese vino es mucho mejor que el de 10 dólares. Puede que los juegos de smartphone sean lo suficientemente buenos para algunos, pero otros sienten que necesitan más: mejores controles, más tecnología y una experiencia más inmersiva".