Youtube cambia las tarifas que cobran los youtubers por sus contenidos

YouTube vuelve a estar en el centro de la polémica al cambiar las tarifas de pago a los creadores de contenidos. Esta nueva política ha afectado a muchos youtubers.

YouTube vuelve a ser noticia tras su reciente cambio en la política de pago a los creadores de contenido (sí, otro más). Tras las nuevas normas para monetizar vídeos, que se establecieron en septiembre de 2016, la plataforma ha vuelto a ajustar sus tarifas y está afectando a los youtubers más populares.

Todo esto se debe a la gran crisis que sufrió YouTube con sus anunciantes el pasado mes de marzo. Muchas empresas decidieron retirar su publicidad de la plataforma, debido a que parte de sus anuncios (y dinero) iban a parar, de forma aleatoria, a vídeos de contenido racista, homófobo, etc. Por este motivo, Google ha hecho algunos ajustes para penalizar a los canales que producen esta clase de vídeos.

Todas las ofertas de Amazon

Sin embargo, ha acabado metiendo en el saco a muchos creadores que no tienen nada que ver con esos contenidos: desde los youtubers que suben gameplays de videojuegos hasta los que crean contenidos de humor que, quizá, no sean lo más políticamente correcto para la plataforma. 

Lógicamente, hay que saber distinguir entre este tipo de canales y los que tratan de promulgar el odio y la intolerancia. ¿Por qué YouTube no lo está haciendo? Es algo que no entendemos y, por ello, está en el centro de la polémica.

El 14% de los youtubers españoles se gana la vida con su canal

Por otro lado, YouTube endureció las condiciones para que los creadores puedan obtener ingresos, estableciendo un mínimo de 10.000 visitas por vídeo. Aunque esto se ha hecho con el objetivo de evitar plagios y contenidos dañinos, también perjudica a los debutantes en la plataforma que quieren subir vídeos de calidad.

YouTube tratará de solucionar el problema

Uno de los youtubers más activos en esta reivindicación ha sido Wismichu, quien hace unos días compartió en redes sociales una captura de Google Analytics sobre su último vídeo. Con más de dos millones de reproducciones apenas había conseguido unos 100 dólares en ingresos. Algo incomprensible dentro de un canal que tiene más de cinco millones de suscriptores.

También explicó semanas atrás en un vídeo cómo funcionaba la nueva política de pago, al igual que otros youtubers como PewDiePie o h3h3h3, que también se han pronunciado abiertamente al respecto.

Ante estas quejas, YouTube tuvo que salir a su respuesta: "Nuestras políticas de anunciantes establecen el tono para los vídeos que pueden recibir anuncios, garantizando que los anuncios sólo aparezcan donde deberían. Sin embargo, y para asegurarnos de que aplicamos este proceso de manera justa, también damos a los creadores la oportunidad de apelar si sienten que alguno de sus videos ha sido desmonetizado injustamente".

Y al parecer, en la plataforma ya están trabajando para arreglar esto. El propio Wismichu aclaró hace unas horas en su cuenta de Twitter que YouTube solucionará el problema.

Cierto es que YouTube ha sido bastante opaca respecto este cambio en la monetización de los vídeos, ya que lo lógico hubiese sido explicar a los creadores la situación con los anunciantes y qué medidas se podrían llevar a cabo para no perjudicar a ambas partes.

Lecturas recomendadas