Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

De cuando Ezio Auditore se olvidó del castellano

imagen por defecto contenido opinión

Ya sé que ha pasado mucho tiempo, pero en noviembre de 2009 estalló una polémica en la red que entonces me quedé con ganas de comentar. No sé si recordáis lo que pasó cuando Ubisoft España impidió que el Assassin’s Creed II que se vendía en Inglaterra incluyera el idioma castellano. Se montó un pollo…

Claro, los jugadores españoles, muy pillos, aprovechando el mejor cambio del euro, estaban comprando muchos juegos en Inglaterra a través de tiendas online. Ahorrarse un dinero de manera legal no se puede criticar…

Sin embargo, la iniciativa de Ubisoft fue tomada muy, pero que muy mal. Que qué se han creído, que si qué morro, que si eso está fatal… Entiendo que la maniobra de Ubisoft sentara como un tiro, pero es tan legítima como comprar el juego en Inglaterra. ¿Tú te vas fuera a comprar? Vale, pero no con el contenido que hemos pagado aquí.

Y es que, aunque no os lo hayáis planteado, las cuentas de resultados de las “filiales” españolas son independientes de las centrales. Es decir, lo que Ubisoft España dejara de vender de Assassin’s Creed II por compras en el extranjero, eran pérdidas de la compañía. ¿Qué os da igual? Pues que sepáis que esas pérdidas influyen en que se traduzcan o no los juegos, en que se traigan o no ediciones especiales, en que se coloquen en las tiendas 1000 unidades para cumplir o 100.000 para que todos tengamos ocasión de comprar un juego.

Llegué a leer a un internauta muy rebotado (en realidad, varios con el mismo discurso) que decía que Ubisoft ya le podía borrar de su lista de clientes… ¡Pero si ya te habían perdido! Los que compraban el juego fuera no eran clientes de Ubisoft España y, por lo tanto, Ubisoft España no tenía obligación de mimarles… Ubisoft España cuidó a los que compraron el juego en España con una fantástica traducción y un gran doblaje… Los que lo compraran en otro sitio…

Es legítimos comprar donde quieras, pero no te quejes de si lo que compras fuera no es igual que lo que tienes aquí… Hay que estar a las duras y a las maduras.

Vale, los juegos son caros, pero ése es otro debate distinto.

Lecturas recomendadas