Imagen de perfil de Mumi
Análisis de Dungeon Defenders
Mumi

Defender usando la cabeza

Imagen ficha por defecto

Con un menú principal muy
colorido y una banda sonora excelente para subir la moral a cualquier guerrero,
Dungeon Defenders se nos presenta en Steam / PSN / Xbox Live como un juego que no tiene nada que
envidiar a otros juego de la misma temática.

Nuestro primer paso será
crear un héroe, entre las cuatro clases disponibles:

 

-         
El guerrero
:
característico por tener mucha defensa física, gran fuerza en el ataque, y
muchos puntos de vida.

 

-         
El mago
:
especializado en ataques a distancia, con gran defensa mágica, y muchos puntos
de magia.

 

-         
El clérigo
:
mezcla entre mago y guerrero, con muchos puntos de magia, gran fuerza en
ataques cuerpo a cuerpo y defensa equilibrada en ataques cuerpo a cuerpo o mágicos.

 

-         
La cazadora
:
especializada en armas de fuego, con gran agilidad y una cadencia de ataque muy
alta.

 

En todos los casos
podremos mejorar las características de nuestros héroes: más vitalidad, más
fuerza, protección... subiendo de nivel nos darán los puntos por hacerlo. De la
misma manera que lo podemos hacer mejorando el equipo de estos: cascos con más
defensa mágica, armaduras que otorgan puntos de agilidad, botas que dan puntos mágicos,
son algunas de las casi infinitas opciones que vamos encontrando a medida que
eliminamos enemigos a lo largo de la aventura.

Y si las cosas se ponen
demasiado difíciles para nuestro héroe solo, siempre podemos adoptar a una
mascota, la cual también podremos mejorar sus habilidades, gastando algunos
puntos de mana.

 

Pero, de que va el juego?

 

Como su nombre indica,
nuestro cometido es defender a muerte uno o varios cristales situados en un
mapa, solos o con hasta tres personas más, ya sea online o a pantalla partida.
En este mapa hay diversas puertas donde hordas y hordas de enemigos, todos
diferentes, con vitalidad y habilidades distintas, intentarán destruir nuestro/s
 cristal/es.

 

Y ahí es donde entra el
toque estratégico del juego. Cada héroe tiene unas habilidades mágicas
características pensadas tanto para defender el cristal como para atacar a los innumerables
enemigos que salen de las mazmorras.  El
guerrero podrá colocar barricadas con pinchos para que los malhechores no
pasen, el clérigo barreras electrificadas para quitar vida todo aquel que pase
por ella, entre otras.  A medida que
nuestro héroe suba de nivel igual que sus puntos de mana, se desbloquearán
nuevas habilidades de defensa, más eficaces a la hora de afrontar las hordas.

 

Colocar tales defensas en
lugares específicos será clave para que los enemigos no lleguen hasta nuestro
querido cristal del poder, de la misma forma que repararlos por el desgaste que
sufren y hasta mejorarlos para que aumenten su eficacia, con un coste de mana significativo.

 

Entro ola y ola de
enemigos tendremos la oportunidad de colocar todas aquellas trampas que
queramos o podamos (cada trampa tiene su coste de mana), repararlas o
mejorarlas, y cuando todo el grupo esté listo, proseguiremos con la siguiente
horda, en las cuales irán aumentando el número de monstruos y la dificultad de
estos.

 

A lo largo del juego
veremos un apartado gráfico muy decente, al igual que colorido. En algunas
ocasiones hay tanto color en pantalla que este puede ser un título para
jugadores con retinas sensibles… Salvo un poco de poping y alguna caída de
frames en los  momentos que hay más
enemigos por pantalla, no tiene nada que envidiar a las grandes producciones.

 

Por lo que hace la
jugabilidad, el jugador agradecerá un juego tan sencillo como este, en el que
solo te tienes que acordar cual es el botón de atacar, el de saltar y el de
colocar trampas. No tiene mucho secreto, y es fácil de memorizar como se hace
cada cosa.

La diversión está más que
asegurada, y más si se puede jugar con equipo: buscar tácticas, defender por
zonas, organizar el grupo para el éxito dan más aliciente a este título. Y
siempre podemos aumentar la dificultad para probar nuestro poderío.

 

En conclusión: aún que el lag puede molestar mucho en algunas ocasiones, y que algunas veces hay tanto enemigo en pantalla que se hace difícil ver donde está nuestro héroe, el juego es juego más
que decente para pasar el rato, preferiblemente con compañía, y que hará que
nos devanemos los sesos a la hora de proteger nuestro objetivo. Tanto habilidad
como “coco” serán importantes para el éxito, así que este no es un titulo más
con un mata-mata que se hace cansino al final. Con más de 10 mapas diferentes,
más de 4 modos de dificultad y unas cuantas opciones multijugador (todas
caracterizadas por tener que proteger el cristal) esta es una aventura que todo
aquel amante de juego cooperativo debería tener.

 

Notas:

Gráficos: 85

Audio: 85

Jugabilidad: 90

Diversión: 95

Total: 88,75

 

88

Muy bueno

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

Más análisis de usuarios

Dungeon Defenders