Imagen de perfil de JakeScott
Análisis de Metal Gear Solid Snake Eater 3D
JakeScott

Pánico nuclear

El caso de Metal Gear Solid Snake Eater 3D es complicado.
Por un lado, tenemos en nuestras manos una de las  mayores obras maestras de la historia de los
videojuegos, un título que eleva a los videojuegos a la categoría del octavo
arte. Por el otro, tenemos un remake muy escaso en novedades,  técnicamente inferior al original y que
aparece en el peor momento posible. El caso es que acaba de ser lanzado para
PS3 y Xbox 360 (y próximamente también para PSVita), Metal Gear Solid HD
Collection, que junta MGS2, MGS3 (Snake Eater) y MGS Peace Walker. Por tanto,
la duda es ¿merece la pena adquirir este cartucho, pudiendo tener casi al mismo
precio otras dos obras maestras de la saga en HD y en consola de sobremesa? La
respuesta, si posees alguna de las consolas con el HD Collection, es que no. Si
por el contrario solo posees 3DS,  la
respuesta es un rotundo SÍ. Metal Gear Solid 3 es un juego imprescindible, la
obra maestra de un genio y de una saga que todo jugador debe experimentar para
considerarse como tal.

 

El problema es que este remake (¿o es un port?) no está todo
lo pulido que podría haber estado. Su principal flaqueza es que no ofrece
ningún extra más allá de la extensa campaña, que invite a los que disfrutaron
el original hace siete años en PS2 a volver a jugarlo. Sus escasas y
anecdóticas novedades (uso del giroscopio para mantener el equilibrio y de la
cámara de fotos para crear texturas para camuflajes) se hacen enseguida
totalmente innecesarias. Realmente, dan la sensación de haber sido incluidas
para intentar no convertir al cartucho en un simple port, que además, se
muestra ligeramente inferior en el apartado gráfico que en PS2. Ni siquiera
incluye los extras de la versión Subsistence.

 

Pero parte de esta culpa no es de los desarrolladores del
juego, sino del propio hardware de la consola, que sencillamente, no da para
tanto. Más aún, ya que MGS 3D es el único cartucho del catálogo de la consola que
necesita una capacidad de 4GB, es decir, el doble que en el resto de juegos.
Así que ya os podéis imaginar la inmensidad de Snake Eater. Porque, en el
fondo, lo que importa son las experiencias que nos dé un juego,
independientemente de la plataforma. Y la primera vez que juegas a este juego,
ya sea en PS2, en PS3 o en 3DS, se convierte en una experiencia que muy pocos
juegos te dan. Yo he tenido la oportunidad y el placer de hacerlo con este remake,
y a pesar de todo lo incompleto que pueda resultar, este título se convertirá
desde ya en uno de mis más queridos, y que con más cariño guardaré.

 

But you´re so supreme…


Pero, ¿qué hace tan especial a Snake Eater? Unos te dirán
que su impecable puesta en escena, con numerosísimas y excelentes escenas
cinemáticas (con el motor del juego), propias de una gran superproducción
hollywoodiense. Otros te dirán que es su guión, con personajes realmente
memorables y un final muy emotivo. Otros puede que te digan que es por su ritmo
pausado, que te hace usar la cabeza para superar cada situación, en vez de
liarte a tiros y correr (aunque también es viable, no es ni de lejos tan
emocionante). Y otros te dirán que es por su cantidad de momentos memorables,
especialmente las luchas contra jefes. Sea lo que sea lo que te digan, no hay
duda de que es un juego único.

 

 En el juego tomamos
el control de Jack, o Naked Snake, un soldado de la unidad FOX experto en
combate cuerpo a cuerpo con la técnica CQC (Close Quarters Combat), que él
mismo, con su mentora The Boss, inventó. Nos encontramos en 1964, época
caracterizada por los constantes conflictos entre Estados Unidos y la URSS, y a
nosotros se nos encomienda la “misión virtuosa”. En nuestras manos está acabar
de una vez con los conflictos de la guerra fría… si tenemos éxito. Si no, se
desencadenará un conflicto nuclear que acabará con la vida en la tierra tal y
como la conocemos.  A priori parece
sencillo: tenemos que rescatar al científico Sokolov, que a punta de pistola
está diseñando un prototipo robótico decisivo, que dará a la Unión Soviética la
victoria asegurada en la guerra nuclear. Esta arma, el Shagohod, es el primer
Metal Gear, y bajo ningún concepto debe ser construido. Pero las cosas no son
tan sencillas, y pronto todo se torcerá.

 

Empieza así una historia que hace de
precuela a la saga, y que culminará con uno de los finales más emotivos de la
historia de los videojuegos. Todo con extensísimas escenas cinemáticas, que no
debes saltar bajo ningún concepto. Las voces (en inglés) dan pie a largos
discursos sobre el honor y la traición, pero también sobre Godzilla y La Guerra
de los Mundos, a cargo de la cinéfila Para-Medic, que cada vez que guardes la partida,
te hablará de sus películas favoritas, y de historias que sin duda te sacarán
una sonrisa. Llegarás a guardar la partida solo por esos momentos,  que por su simpatía contrastan con el tono
serio y adulto del juego.

 

Snake? Snake? Snake? SNAKE!!!!


El desarrollo del juego es de infiltración y sigilo, y no de
acción. De hecho, el juego está pensado para que, excepto en las luchas
finales, apretemos el gatillo lo menos posible. Para ello tenemos que aprender
las nociones básicas de camuflaje. Tenemos a nuestra disposición distintos
trajes de camuflaje, que debemos usar según la zona en la que nos encontremos.
Podremos usar la cámara de fotos para crearnos nuestros propios trajes, una
opción sin duda curiosa, pero que no pasa de una mera anécdota, más que una herramienta
a tener en cuenta. El sigilo es muy importante, y para ello debemos
escondernos, agazaparnos entre los arbustos y, si es necesario, acabar con los
enemigos silenciosamente por detrás, y usar el silenciador al disparar. Eso si,
ten en cuenta que tras varios usos, el silenciador se acaba rompiendo, así que
debemos usarlo con precaución.

 

Otra cosa que caracteriza a este juego, y que lo diferencia
de otros juegos de la saga, es que se desarrolla principalmente en la jungla, y
la jungla es un medio hostil. Por lo tanto, tenemos que luchar por
sobrevivir.  La comida escasea, así que
nos tocará cazar animales, tales como serpientes o ranas, y comer su carne para
no perder la energía. No solo eso, sino que además, si no comemos con
frecuencia, nuestro estómago rugirá, y pondrá en alerta a los guardias. Tenemos
que tener cuidado porque si comemos comida en mal estado o envenenada,
tendremos que tomar rápidamente un antídoto. También tendremos que curarnos las heridas,
pero cuidado, porque los medicamentos se acaban...

 

Usando sabiamente todas nuestras armas y objetos, tenemos
que cumplir misiones, que suelen consistir en infiltrarnos en fortalezas
enemigas. A nuestra disposición, tenemos un amplísimo inventario y armamento,
que debemos usar con inteligencia, pues no es ilimitado. Por ejemplo,
disponemos de sensores que detectan a los soldados, así como objetos (como
cargadores, comidas o incluso revistas de contenido “picante”) para lanzar y
distraer a los guardias. También podemos crear distracciones causando
explosiones e incluso liberando animales salvajes, aunque eso pondrá en alerta
a los guardias, y tendremos que vigilar aún más nuestros movimientos.

 

 Si finalmente nos
descubren, debemos escondernos y esperar a que bajen la alarma, de otra forma,
nos atacarán y la misión será inútil. Por eso es recomendable estudiar el mapa,
hallar la ruta más corta (o menos vigilada) para llegar al objetivo y aprender
los movimientos del enemigo, para encontrar un punto flaco de la defensa y
utilizarlo. La IA es buena en general, aunque hay momentos en los que actúa de
forma extraña. Recuerda que en este juego es mejor esconderse y disparar lo
justo. Y si lo hacemos, por la espalda silenciosamente. Aprovecha cuando pilles
a algún guardia por sorpresa para sonsacarle alguna información. Y oye, si te
dice algo útil, se bueno y déjale inconsciente. En el último tercio del juego habrá un
momento en el que desearás no haber sido tan sanguinario… pero eso ya lo
descubrirás.

 

Saca el CPP…


La pregunta que uno se puede hacer al ver todo lo que
podemos hacer en este juego es: ¿se controlará bien en una 3DS? Pues si jugaste
a algún Metal Gear en PSP, ya sabrás la respuesta. Aunque se llega a
acostumbrar, jugar moviendo al personaje con el stick y la cámara con los
botones frontales es incómodo y frustrante. Afortunadamente, podemos usar el
Botón Deslizante Pro (yo lo llamo CPP) para controlar la cámara con más
comodidad, además de beneficiarse de lo botones ZR y ZL. Lo que siempre
utilizaremos es la pantalla táctil. Desde ella, se obtiene un acceso al
inventario, al mapa, al visor de curación y alimentación y al CODEC (para
contactar con nuestros compañeros, que nos dan consejos) con mucha agilidad.
También se usa el giroscopio en alguna ocasión para mantener el equilibrio en
ramas o pasarelas, aunque es incómodo y hace que perdamos el efecto
tridimensional.

 

Hablando del 3D, aquí nos da una de cal y otra de arena. En
muchos momentos, como los videos o al estar agachados entre la maleza, el
efecto resulta espectacular. Sin embargo, cuando apuntamos con la mira de un
arma, el 3D desaparece. Puede deberse a que el efecto funciona con objetos
lejanos, pero con objetos pegados a la cámara, la imagen se “duplica” y se
vuelve molesto (algo similar ocurría en Resident Evil). No obstante, debería
haberse trabajado e incluido en todo momento, ya que, por otra parte, resulta
excelente durante la mayor parte del juego. Este efecto incluso amplía el campo
de visión de la pantalla, algo que viene muy bien en este tipo de juegos.

 

¿Yoshi por aquí?


Y no se puede cerrar un análisis de Snake Eater sin
mencionar las geniales batallas contra jefes. Son los Cobras, una unidad
enemiga con poderes especiales, a los que nos enfrentaremos en frecuentes y
emocionantes peleas. Entre ellas, destaca el memorable duelo de francotiradores
con The End. Podemos usar las gafas de visión térmica para descubrirle entre la
maleza, pero hay una forma aún más original de derrotarle… Pista: The End es un anciano muy cercano a la muerte…

 

Si has seguido leyendo hasta aquí, ya habrás visto la enorme
cantidad de contenido de Snake Eater. El nivel de detalle de este juego es
increíble, no tanto de nivel gráfico (bueno para 3DS, aunque con numerosas
ralentizaciones del frame rate), sino
del cariño y la inteligencia que se ha dado al juego en su conjunto. Sorprende
la cantidad de actuaciones de voz del juego, que nunca se repiten, así como la
gran banda sonora, obra de Harry Gregson-Williams y de Norihiko Hibino, y de
canciones de Cynthia Harrel y Starsailor, las constantes referencias a
películas como James Bond y a otros juegos de la saga, la cantidad de curiosidades y de easter eggs  ocultos, como muñecos de Yoshi escondidos por todo el escenario, y
revistar reales de videojuegos con portadas de Metal Gear (por ahí se ve Marca
Player, si buscáis bien)… Es abrumador.

 

Way to fall


Creo que ya habréis notado mi pasión por este juego. Para
muchos, el mejor Metal Gear Solid de la historia (para mí el primero) y el
mejor para iniciarse en la saga. Por eso, si no jugaste al original y solo
tienes 3DS, Metal Gear 3D se convertirá en el mejor cartucho de la consola. Si no…
sus escasas novedades, la negación a incluir modos extras del tipo multijugador
o minijuegos (que si estaban en la versión Subsistence
del juego) y los problemas de control si no usas CPP, hace que no sea la
versión definitiva del juego que podría haber sido. Por ello, este lanzamiento
se convertirá, para muchos, en una oportunidad perdida en 3DS, y para otros… en el mejor juego de la consola. Doy gracias a Big Boss de estar en el segundo grupo.

 

Lo mejor…  uno de los mejores juegos de la historia,
llega ahora a un público más amplio. Se han ganado un nuevo fan.

 

Lo peor…  si jugaste al original, no encontrarás ninguna
razón para rejugarlo en 3DS, y más aún que acaba de salir el pack HD Collection

 

Gráficos:
4/5
Sonido:
5/5
Jugabilidad:
4/5
Duración:
4/5
Innovación:
1/5
Total:
9.5/10

 

Nota: Tened en cuenta que mis puntuaciones van de 0,5
en 0,5 ; es decir, que si un juego tiene un 8, su siguiente nota si la
aumentara sería un 8,5 ; y no un 8,1.

 

Anteriormente
analizados:

 

Starfox 64 3D: http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/do-a-barrel-roll-28171   Mario Kart
7: 
http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/3-2mant-n-pulsado-el-bot-n-a-1-go-30733 Ghost Trick: http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/truco-maestro-31555 Super Mario
3D Land:
 http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/new-super-mario-galaxy-32981 Goldeneye 007 (Wii): http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/por-inglaterra-james-33929 Resident Evil Revelations:  http://www.hobbyconsolas.com/videojuegos/opiniones/la-bsaa-la-fbc-y-el-cpp-35231

95

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Metal Gear Solid Snake Eater 3D

    Ningún otro juego ha sabido capturar la infiltración, la supervivencia y las situaciones de combate a las que se vieron sometidos los espías durante la Guerra Fría como Snake Eater. Hace siete años que apareció para PS2, y aún hoy las aventuras de Big Boss (por entonces un agente de la CIA) en la jungla soviética siguen siendo una obra maestra, tanto por guión, como por ritmo, personajes, combates épicos…  Todo un clásico Metal Gear ¿Os refrescamos la memoria? En Snake Eater tenemos que aprovechar el entorno para pasar tras las líneas enemigas y rescatar a Sokolov, uno de los científicos más influyentes en la carrera espacial y diseñador del primer Metal

    Hobby

    91

    Excelente

    Lo mejor

    Argumento, personajes y situaciones. El uso de la cámara, el giroscopio y la pantalla táctil.

    Lo peor

    El control es aparatoso y el apartado visual ya no es tan impactante como hace 7 años.

Más análisis de usuarios