Reportaje

Los 20 mejores juegos de Commodore 64

Por Álvaro Alonso
-

Spectrum y Amstrad CPC vivían sus días de gloria; desde un merecido puesto en lo más alto del Olimpo de los videojuegos, contemplaban como otros microordenadores intentaban entrar en el negocio y fracasaban estrepitosamente. Pero cual Hércules, una máquina desafío a estos dioses inmortales y se atrevió a colocarse a su altura... El nombre de este héroe legendario era Commodore 64.

Es probable que los más jóvenes del lugar se sientan extrañados al escuchar el nombre Commodore 64: ¿Sesenta y cuatro? ¿Hubo otro sistema con 64 MB aparte de la legendaria Nintendo 64? La respuesta, queridos jovenzuelos, es que en el caso de C64 no estamos tratando con MB, sino con KB. En efecto, nos encontramos muy atrás en el tiempo, allá por 1982, época de apogeo de los microordenadores y edad de oro del software español. Mientras Spectrum y Amstrad CPC se venden como churros por toda la península, la tercera en discordia aparece en las estanterías de los comercios especializados. Y este era su aspecto:

Puede que su aspecto, con un tono crema que contrasta con el negro de Asmtrad y Spectrum, no fuese especialmente llamativo. Pero dicen que lo que cuenta es el interior, y precisamente era en su interior dónde Commodore brillaba con más fuerza: fue una bestia técnica, tanto en el apartado gráfico como, especialmente, en el sonoro, con auténticas melodías que estaban a años luz de los bip bip que ofrecían las máquinas de la competencia. Además, popularizó el uso de las demostraciones no-jugables que tienen lugar en la pantalla de inicio si no presionamos ningún botón durante varios segundos. En España gozó de buena salud, siendo protagonista de rencillas en los patios de recreo entre sus defensores y los de Spectrum; refriegas precursoras de la famosa guerra de las consolas que se desataría años más tarde entre Super Nintendo y Mega Drive.

Y aunque finalmente Spectrum dominó la península Ibérica, en Holanda, Escandinavia, Alemania y todo E.E.U.U. los jugadores se rindieron ante la potencia de C64, hasta el punto de que entró en el Libro Guiness de los Récords como el ordenador más vendido de todos los tiempos. Y de récord es también la cantidad de software que se desarrolló para el sistema: aproximadamente 10.000 títulos comerciales, entre los que se encontraban herramientas de desarrollo, aplicaciones de productividad y, por supuesto, juegos. No sabemos a ciencia cierta cuántos de esos 10.000 serían obras maestras, pero os podemos asegurar que los 20 que tenéis a continuación son auténticas joyas.

1. THE LAST NINJA

Compañía: System 3

Año: 1987

Comenzamos con el considerado prácticamente por unanimidad como el mejor juego de todo el catálogo de Commodore 64: The Last Ninja. Nos ponía en la piel de un guerrero ninja (el último, como reza el título) que debía viajar hasta el palacio del shogun para asesinarlo, recuperar los pergaminos sagrados y vengar a su clan. La aventura nos propone explorar seis escenarios muy diferenciados, resolviendo puzzles y recogiendo objetos, así como librando vibrantes combates en los que podemos hacer uso de las armas de un auténtico ninja como el ninjatō, el nunchaku, los shurikens y las bombas de humo. Todo esto bajo el amparo de una perspectiva isométrica que se convirtió en su seña más característica. Contó con dos secuelas, ambas también muy recomendables.

2. IK+

Compañía: System 3

Año: 1987

El mismo año que Street Fighter hizo su debut en los arcades, llegó a C64 un juego que nos proponía un enfoque más realista, con un sistema de lucha que huía de los golpes imposibles y los ataques de energía más propios de Dragon ball Z. Las únicas armas que se usan en International Karate + (abreviado comúnmente como IK+) son nuestros manos y piernas, y lo hacemos con un control tremendamente sencillo: apenas una palanca y un botón bastan para llevar a cabo todo tipo de movimientos. Esta versión plus introdujo, además, combates entre tres luchadores al mismo tiempo. Dos son compañía, tres son... Tortas.

3. RAINBOW ISLANDS

Compañía: Graftgold

Año: 1989

Después de maravillarnos con una conversión casi perfecta del fantástico Bubble Bobble, Graftgold nos regaló esta secuela que a primera vista poco o nada tiene que ver con el original. En Rainbow Islands manejamos a dos jóvenes muchachos que son en realidad los simpáticos dinosaurios de la entrega anterior en su apariencia humana. Con este aspecto, pierden la habilidad de "disparar" pompas, pero en su lugar ganan otra igual de interesante: pueden lanzar arcoíris que sirven tanto para alcanzar lugares elevados como para atacar enemigos. ¡Toma ya! El resto ya os lo podéis imaginar: saltos y mucho color a lo largo y ancho de 40 niveles plagados de caminos secretos, fases secretas y power-ups secretos. Ya sabéis... IT'S A SECRET TO EVERYBODY.

4. THE GREAT GIANA SISTERS

Compañía: Time Warp Productions

Año: 1987

Giana es una jovencita que sueña que su hermana ha sido secuestrada, así que sin pensárselo dos veces se lanza al rescate. A pesar de su aspecto delicado y adorable, puede acabar con las criaturas de pesadilla que le salen al paso saltando sobre ellas y, cuando recoge cierto ítem, se transforma en una macarra de pelo revuelto capaz de destrozar ladrillos con la cabeza. Por si la imagen y la descripción no han sido suficientes, os lo explicaremos de una forma más sencilla: The Great Giana Sisters es una copia descarada de Super Mario Bros. Nintendo, como era de esperar, emprendió acciones legales contra los creadores del título, que desapareció de las estanterías de todo el mundo en menos que canta un cucco (algo que, por otra parte, ha hecho que se convierta en una pieza de coleccionismo de altísimo valor). Y os estaréis preguntando... ¿Qué pinta entonces este despropósito en una lista de Los 20 Mejores? Pues muy simple: es un plagio, sí, pero... ¡Es Super Mario bros. para Commodore 64!

5. TURRICAN II: THE FINAL FIGHT

Compañía: Rainbow Arts

Año: 1990

El primer Turrican fue un auténtico éxito gracias a su mezcla de saltos y disparos, y a día de hoy sigue siendo un título muy recomendable. Pero nos hemos quedado con Turrican II: The Final Fight porque pulió los pocos defectos que tuvo su antecesor, mejoró el aspecto gráfico (de lo mejorcito que se vio en todo el catálogo de C64), nos hizo disfrutar de combates frenéticos e inolvidables y por último, pero no por ello menos importante, por poseer una banda sonora que es pura gloria, cortesía del gran Chris Hülsbeck.

6. IMPOSSIBLE MISSION

Compañía: Us Gold

Año: 1984

Esquivar robots asesinos y registrar muebles en busca de una contraseña. Esa es la premisa de Impossible Mission, que a priori puede parecer simple, pero requiere de una habilidad con el mando solo comparable a la facilidad con la que nos enganchamos a este fantástico título. Recomponer todas las piezas de la contraseña era, además, un puzzle complicadísimo con el que más de uno se quedo atascado. ¿Pero qué importaba eso? El protagonista profería un grito al morir... ¡Un grito de verdad! Era un sonido al que no estábamos acostumbrados, y más de uno (y de dos) llevó a su agente secreto a una muerte no-accidental solo para escuchar ese glorioso alarido una vez más. Pero para glorioso, el 'stay a while, staaaaaaay forever!' que se escuchaba al iniciar la partida. Inolvidable.

7. URIDIUM

Compañía: Hewson Consultants

Año: 1986

Uridum es un shmup (vease navecitas) para amantes del metal. No, no hablamos de la música heavy metal, hablamos del metal como elemento: cada una de las 15 fases de este frenético matamarcianos reciben el nombre de un tipo de metal, de ahí que el juego (y la última fase) lleven el nombre del iridio. Curiosidades aparte, Uridium era un título que entraba por los ojos: mediante un truco muy inteligente presentaba en pantalla una suerte de scroll parallax (efecto que C64 era incapaz de llevar a cabo). Veíamos como el espacio y las estrellas, al fondo, se desplazaban con cada uno de nuestros movimientos, mientras que los acorazados sobre los que tiene lugar la acción permanecían estáticos. En definitiva, una auténtica proeza para la época que nos hizo alucinar pepinillos.

8. BARBARIAN: THE ULTIMATE WARRIOR

Compañía: Palace

Año: 1987

Vaaaaale, lo reconocemos: Barbarian ya tuvo su lugar la semana pasada en Los 20 Mejores Juegos de Amstrad CPC, pero es que el mítico juego de Palace es tan bueno que merece la pena volver a hablar de él. Tomando inspiración directa de la película Conan el Bárbaro, nos vemos envueltos en combates entre hombretones del norte, que con sus espadas, bloqueos y esquivas han de derramar la sangre del contrario para salvar a la damisela en apuros de turno. Y era precisamente la sangre (y la poca vergüenza de la señorita a la hora de mostrar sus encantos, para que engañarnos) lo que provocaba un sentimiento de madurez y superioridad en todos los niños que lo jugaron... Siempre y cuando sus padres no lo descubrieran, claro. A día de hoy sigue siendo un título muy jugable que hará perder la cabeza a más de uno... Literalmente, porque no hay nada mejor que terminar un combate decapitando al rival y ver como un goblin repugnante la golpea con desprecio y arrastra el cuerpo sin vida fuera de la arena. Deliciosamente brutal.

9. MICROPROSE SOCCER

Compañía: Sensible Software

Año: 1988

Commodore 64 también tuvo su ración de deporte rey, con grandes obras como el mítico International Soccer. Pero si tenemos que quedarnos con uno, ese es Microprose Soccer: ya sea por la sencillez de sus controles, sus gráficos coloridos o sus divertidísimos encuentros, este título consiguió encandilarnos desde el minuto uno. Pero para auténtica diversión, los partidos bajo la lluvia: los jugadores se deslizan sobre el terreno de juego como si de una pista de patinaje sobre hielo se tratase, dando lugar a momentos tronchantes. ¡Directos al vestuario sin necesidad de tarjeta roja!

10. H.E.R.O.

Compañía: Activision

Año: 1984

A pesar de su nombre, H.E.R.O. no es un juego de súper héroes, al menos, no al uso. Se trata de un acrónimo de Helicopter Emergency Rescue Operation, algo así como operación de rescate en helicóptero de emergencia, y básicamente en eso consiste el título: nuestro personaje ha de rescatar a un grupo de mineros que han quedado atrapados, y para ello, se sirve de la mochilacóptero. No, no se trata del último invento de un Gato Cósmico: es un helicóptero en miniatura acoplado a la espalda del héroe que le permite sobrevolar el terreno y salvar obstáculos. La tensión es constante en cada partida, pues el tiempo es limitado y la gasolina de este curioso artefacto   se agota con cada uso. Pero... ¿Y lo gratificante que salvar a los pobres mineros? ¡Mi héroe!

11. NEBULUS

Compañía: Hewson Consultants

Año: 1987

El caso de Nebulus es bastante curioso: se trata de un plataformas típico con saltos, enemigos, trampas, etc. al que sus creadores quisieron imbuir espíritu propio (ejem, The great Giana Sisters), ¡y vaya si lo consiguieron! La principal particularidad es que su protagonista, una pequeña rana llamada Pogo, en lugar de desplazarse de izquierda a derecha como en cualquier otro juego, permanece siempre en el centro de la pantalla. ¡Es el escenario el que se desplaza! Esto produce un efecto increíble y una perspectiva única, que a día de hoy sigue dejándonos boquiabiertos. El objetivo de Pogo es subir a lo alto de 8 torres, con la misión de colocar una bomba en lo alto que destruya las colosales construcciones. Os instamos a que veáis el vídeo para que comprobéis de primera mano el efecto tan especial que posee el título.

12. ENTOMBED

Compañía: Ultimate

Año: 1985

La estrella de Entombed no es otra que Sir Arthur Pendragon, el legendario aventurero que ya había protagonizado aventuras en juegos de Ultimate para Commodore 64. En esta ocasión Arthur (Arturito para los amigos) se ve envuelto en un misterio que le lleva hasta lo más profundo de las Grandes Pirámides, sinuosos laberintos que deberá recorrer solucionando acertijos y combatiendo peligrosos seres salidos de la mejor película de Indiana Jones. Pero no todo es lo que parece dentro de estas gigantescas estructuras con años de antigüedad: las leyendas del Antiguo Egipto podrían tener su origen lejos de la tierra de los Faraones, más allá de los cielos y las estrellas... Para más información, Cuarto Milenio.

13. GREEN BERET

Compañía: Konami

Año: 1985

Green Beret era un arcade que nos metía en el papel de un auténtico Boina Verde durante la Guerra Fría. El título es bien conocido porque, a pesar de tratarse de una aventura de acción y plataformas con temática bélica, nos propone abrirnos paso a través de las oleadas de enemigos a cuchillo: auténtico estilo Boina Verde. Bien es cierto que derrotando soldados podemos conseguir armas de fuego, ¡e incluso un lanzallamas! Pero la munición es muy limitada y siempre acabaremos volviendo a nuestro fiel machete. El port ha C64 es recordado, aparte de por ser una gran conversión, por poseer música de Martin Galway durante la pantalla de carga.

14. MANIAC MANSION

Compañía: Lucasfilm Games

Año: 1987

A pesar de que técnicamente no es el primero, Maniac Mansion es considerado como la opera prima de la hoy extinta Lucasfilm Games (¡os echamos de menos!) y como el juego que dio el pistoletazo de salida a las magistrales aventuras gráficas desarrolladas bajo el motor SCUMM. No en vano, detrás de Maniac Mansion se encuentra el mismísimo Ron Gilbert, a quien recordaréis de un tal Monkey Island. Sin embargo, aquí el argumento se aleja de los corsarios y los monos de tres cabezas y se acerca más al de una película de serie B: adolescente se interna en mansión terrorífica para salvar a su novia secuestrada. Pero, por supuesto, todo bañado por el humor que se convertiría en la marca de la casa Lucasfilm. Un auténtico indispensable para amantes de las aventuras y jugadores con ganas de soltar unas carcajadas.

15. PHANTIS

Compañía: Dinamic Software

Año: 1987

Commodore 64 también recibió su ración de títulos made in spain (aunque, todo sea dicho, la mayoría fueron ports de las versiones de Spectrum y Amstrad). Uno de estos juegos es el clásico Phantis, desarrollado por Carlos Abril y Javier Cubedo. Con la ciencia ficción como bandera, el título nos propone todo tipo de situaciones: pilotar una nave al más puro estilo shoot 'em up, combatir a lomos de una criatura alienígena, fases a pie acompañados de un pelotón rebelde o atravesar una gigantesca caverna controlando un helicóptero. La variedad y la diversión están aseguradas. Curiosamente, fuera de España el juego cambió su nombre (y parte del desarrollo) por el de Game Over II para aprovechar el tirón que la primera entrega había tenido en otros países. No podemos terminar sin señalar que la imagen que acompañaba la caratula del juego fue realizada por el gran Alfonso Azpiri, uno de los ilustradores de ciencia ficción más reconocidos de nuestro país.

16. NAVY MOVES

Compañía: Dinamic Software

Año: 1988

Seguimos con los juegos desarrollados en España, y una vez más, por Dinamic Software. Al igual que sucedía en Phantis, la variedad es el principal aliciente de Navy Moves, con la diferencia de que en esta ocasión cambiamos la ciencia ficción por la temática militar. Asumimos el papel de un soldado de élite que debe infiltrarse en una base enemiga, primero por mar, con fases en lancha, buceando y a bordo de un batiscafo a modo de shoot 'em up y a continuación por tierra al más puro estilo plataformas de scroll horizontal con disparos a tutiplen. Vamos, que nuestro protagonista poco tiene que envidiar de otros grandes espías como Sam Fisher o Solid Snake.

17. MAYHEM IN MONSTERLAND

Compañía: Apex Computer Productions

Año: 1993

Mayhem in Monsterland fue el último gran lanzamiento para C64, de ahí que exprimiera el aspecto gráfico de la máquina hasta tal punto que podría plantarle cara a títulos de 16 bits sin despeinarse. El protagonista de la historia bien podría ser el hijo bastardo de Sonic y un dinosaurio de Bubble Booble pasado por una capa de pintura amarilla y tiene como objetivo devolver el color a su mundo (al más puro estilo Okami) a base de saltos y carreras contra el crono. El sistema de juego es endiabladamente veloz y fluido, lo que unido a su aspecto gráfico colorido, lo convierten en un clásico muy recomendable incluso bajo los estándares actuales.

18. CALIFORNIA GAMES

Compañía: Epyx

Año: 1987

Epyx realizó una serie de títulos que recogían todo tipo de deportes, como Winter Games o Summer Games, pero de entre todos ellos nos quedamos con California Games por su mezcla de deportes extremos, ambiente veraniego y, sobre todo, el encanto de la ciudad de California. Podemos disfrutar de una sesión de patín haciendo trucos en un half pipe, dar toques con un hacki, coger olas sobre nuestra tabla de surf (¡ojo con los tiburones!), recorrer las calles a toda velocidad con patines en línea, ver cuan lejos podemos lanzar un frisbee o volar por los aires compitiendo en un circuito de BMX. Auténtico espíritu californiano.

19. GHOSTS 'N GOBLINS

Compañía: Capcom

Año: 1986

Hemos hablado mil y una veces de Sir Arthur, su elevadísima dificultad y su afición ha quedarse en paños menores cuando es atacado por los enemigos de pesadilla que pueblan sus aventuras. Además, la versión que nos ocupa sufrió recortes respecto a la original de arcade, entonces... ¿Por qué la hemos incluido? Pues porque se trata de la mejor conversión de Ghosts 'n Goblins que se realizó para ordenadores de 8 bits. Simple y llanamente. Así que si no disponíamos de tiempo (o monedas de cinco duros) para ir al salón recreativo a disfrutar de esta maravilla, esta era la opción ideal para hacerlo desde la comodidad de nuestro sofá.

20. JUMPMAN

Compañía: Epyx

Año: 1983

Puede que nunca llegase a alcanzar la fama de Mario, pero Jumpman fue sin duda uno de los mejores plataformas de la época. No en vano, el primer nombre con el que se conoció al fontanero fue precisamente Jumpman, y el creador del título ha reconocido que su principal inspiración fue el mítico Donkey Kong de recreativa. El objetivo de este hombre-salto es desactivar las bombas que hay repartidas por cada fase, y para ello se sirve de su principal habilidad que es... ¡Brincar como un loco! Pero Jumpman también sabe utilizar escaleras y cuerdas para alcanzar lugares elevados, ¡chúpate esa, italiano bigotudo! Llamadnos locos pero, a día de hoy, seguimos soñando con un crossover que junte a estos dos maestros del milenario arte del salto: Super Mario vs. Jumpman - The Jump Wars, próximamente en Kickstarter.


¡Y esos son los 20 mejores juegos de Commodore 64! ¿Satisfechos con la lista? Si estáis de acuerdo no dudéis en mostrar amor por el microordenador en los comentarios, y si no, también. Nos vemos la semana que viene con más juegos, más consolas y, por supuesto, más retro. ¿Dónde? Pues aquí, en Los 20 Mejores Juegos.

Lecturas recomendadas