Reportaje

Animales raros, convertidos en mascota

Por Daniel Quesada
-

Lemmings, tanukis, demonios de tasmania... Todos ellos son animales reales, que se han convertido en virtuales para que nosotros disfrutemos de los videojuegos. A continuación os presentamos el zoo más extraño que ha pasado por nuestras consolas.

Es muy fácil crear una mascota pensando en un ratón, un conejo... ¡O un erizo, si nos apuráis! Pero los diseñadores de videojuegos a veces han buscado animales raros, raros para que protagonicen sus aventuras. Seguro que conocéis a muchas de las mascotas que os vamos a presentar, pero quizá no todos sepáis los animales reales en los que se inspiran. De los creadores de Waku-Waku (quién te ha visto y quién te ve, Nuria Roca), llega ahora... ¡Los animales más raros de los videojuegos!

Sparkster es una zarigüeya

En pleno boom de las mascotas de los años 90, Konami era una de las reinas de las plataformas (¿quién no recuerda sus brutales Tiny Toons?), así que intentó crear su propio personaje especial. El resultado fue Rocket Knight Adventures para Mega Drive, un estupendo título de plataformas y acción al que el tiempo no recuerda lo suficiente. Le siguieron una segunda entrega (llamada directamente Sparkster) y un intento de reboot con un título descargable para PS3-360.

El protagonista era Sparkster, un noble caballero con mochila cohete que debía detener a un ejército de cerdos... Literalmente. Aunque en la época muchos pensaron que era un ratón, en realidad Sparkster era una zarigüeya (tlacuache, si nos leéis desde México). Igual que en el juego, las zarigüeyas usan la cola para colgarse de los árboles. Pero ojo, en absoluto son tan simpáticas como este personaje. Aunque normalmente comen insectos, su gusto por la sangre puede llevarlas a atacar violentamente a animales más grandes. Son relativamente fáciles de ver en el continente americano.

Crash Bandicoot es... Un bandicoot

Seguro que, cuando lo probásteis en la primera PlayStation, muchos pensásteis que eso de "Bandicoot" era una especie de apellido divertido, ¿verdad? Pues no, en realidad los bandicoots son unos animales muy comunes en Australia. Hay varios tipos de bandicoots, pero no se caracterizan por girar sobre sí mismos como en el juego. Lo que sí hacen es escarvar y moverse a saltos en ocasiones... Así que deben de tener algo de querencia por el género plataformero.

Los bandicoots pueden ser agresivos, pero por lo general son animales tranquilos y solitarios, que molestan en las granjas porque suelen ser portadores de pulgas. Por cierto, dato curioso: su pene si divide en dos. A mí no me miréis, mirad a la Naturaleza...

Los lemmings... Son lemmings

¿Quién no conoce a estos entrañables bichitos? Desde que fueran creados a principios de los 90 por DMA (los que años después parirían Grand Theft Auto), los lemmings crecieron en popularidad. En España no eran populares, pero entre los sajones ya existía la creencia (y de ahí surgió el concepto del juego) de que eran animales con tendencias suicidas.

Esta creencia es errónea y nace de las costumbres de estos roedores de atravesar largos ríos en grupo durante sus rutas migratorias. Son grupos tan numerosos, que muchos de ellos se ahogan por el camino... Parece que buena parte de este mito proviene de un antiguo documental de Disney en el que se veía cómo los lemmings saltaban desde un acantilado para caer a un río. Hay quien dice que los animalitos fueron "forzados" a saltar... Misterios de la vida, aunque hay un dato claro: no tienen el pelo verde.

Knuckles es un equidna

En aquel mítico Sonic 3 de Mega Drive se presentó a Knuckles, el nuevo "rival" del erizo de Sega. Su aspecto rastafari y su color rojo podrían propiciar la percepción de que era un ser de fantasía o, como mucho, otro erizo como Sonic, pero no. En realidad se inspiraba en los equidnas, unos animales que se pueden ver en Australia e islas cercanas. Son seres extremadamente raros y, junto con los ornitorrincos, son los únicos mamíferos que ponen huevos.

Lógicamente, los equidnas reales no tienen nudillos afilados como los de Knuckles, aunque sí poseen uñas muy fuertes para cavar y unos espolones detrás de la rodilla. Como podéis ver en la foto, sus abundantes púas los hacen bastante parecidos a los erizos. Dato curioso: aunque pongas esmeraldas a su alrededor, NO se convierten en súper equidnas. Cómo nos vendiste la moto, SEGA...

No es Mario Mapache, es Mario Tanuki

Vale, en este caso hablamos de un disfraz en vez de una mascota, pero es tan popular que merecía la pena destacarlo. Como sabréis, en Super Mario Bros 3, el fontanero italiano estrenó varios disfraces, pero el más popular era el que le permitía elevar el vuelo durante unos segundos y golpear con la cola a los enemigos. El disfraz completo permitía, además, convertirnos en piedra para despistar a los malos.

En España, lo normal era decir que nos convertíamos en "Mario Mapache", pero en realidad el disfraz era de tanuki. ¿Y eso que es? Pues se trata de un bichito enormemente popular en Japón (de donde es oriundo), que se parece exteriormente al mapache. Los tanukis han estado presentes en el folklore japonés desde hace siglos. Se los vinculaba con fantasmas traviesos, capaces de transformarse en personas para engañar a otros humanos... Suele haber estatuas de tanukis en las entradas de los bares japoneses, a los que se representa sonriendo y con el escroto desproporcionadamente grande. Es que son animales muy alegres, según parece.

Bubsy es un lince rojo

Después del descalabro de Bubsy 3D no nos extraña que acabara cayendo en el olvido, pero a mediados de los 90, los jugones de 16 bits estaban entusiasmados por la llegada de Bubsy the Bobcat, un nuevo héroe plataformero del que se decía que iba a tener un catálogo de animaciones sin parangón. ¡16 megas de memoria arrastraba el juego, nada menos!

De nuevo, muchos pensaban que se trataba de un simple gato, pero "bobcat" se traduce como lince rojo. Como podéis ver en la foto, se trata de una preciosidad de animal, que vive en Norteamérica. A diferencia de nuestro lince ibérico, éste es enormemente común en el continente, así que no parece que corra peligro de extinción. Es tan ágil como Bubsy nos hace ver y, como es propio de su especie, es un depredador casi infalible.

Tiki es un kiwi

Este quizá no es suene tanto a algunos, ¿verdad? Este pajarito tan simpático (con zapatillas deportivas, como mandaban los cánones de la época) se llamaba Tiki y era el protagonista de The New Zealand Story, un plataformas de Taito que tuvo su momento de gloria a principios de los 90. Como supondréis por el título, el animal es originario de Nueva Zelanda. Su nombre: kiwi.

No, no tiene nada que ver con esa fruta que nos ayuda a ir al baño, la cual es originaria de China. Los kiwis son unas aves que, como las gallinas, no pueden volar. De hecho, tienen un tamaño similar a estas, aunque su aspecto exterior es muy diferente. Son unos bichitos inofensivos, que usan su largo pico para husmear en los agujeros en busca de insectos y lombrices. El arco de la carátula del juego es totalmente ficticio, lo habéis adivinado.

Bonus track: Taz es un demonio de tasmania

Este personajillo sí es más conocido, ¿verdad? Aunque su origen está en los dibujos animados de Looney Tunes, ha protagonizado muchos videojuegos, si bien el más recordado es Taz-mania. Ya en los "dibus" se presenta a Taz como un demonio de Tasmania, un animal que existe en la realidad en esa isla al sur de Australia.

No es capaz de convertirse en un torbellino, pero esa representación proviene de que es un animal enormemente nervioso y agresivo. Puede comer tanto animales vivos como carroña y entre sus características distintivas se encuentran un fuerte y desagradable olor y un chillido muy sonoro. Vamos, la mascota ideal. En cualquier caso, es el animal más representativo de la isla.


Con Taz acabamos nuestro reportaje. Por supuesto, nos hemos dejado en el tintero al animal más apasionante, extraño e indescriptible, que sin duda pide a gritos su propia aventura en un videojuego: ¡los redactores de Hobby Consolas!

Lecturas recomendadas