El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis
Análisis

El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis

Por Jesús Delgado
-

El Castigador: Nacimiento es el tomo que narra el origen del Punisher de Garth Ennis dentro del sello Max. Analizamos un cómic sobre un mundo sin superhéroes. Solo Frank Castle y su guerra contra el crimen.

La relación de Garth Ennis con Frank Castle, más conocido como Punisher o El Castigador, viene de largo. A finales de los 90 y tras una etapa olvidable y convulsa, The Punisher hubo de sufrir un maquillaje para volver a presentárselo a los fans. El responsable de este cambio fue el citado guionista, quien junto a su colega Steve Dillon (con quien alcanzó previamente los laureles con Predicador) abrió la esperpéntica y caústica saga de Marvel Knights protagonizada por el Castigador, en la que Frank Castle prácticamente se orinaba sobre los héroes enmascarados para imponer su ley en las calles de Nueva York.

Si queréis saber más de esa etapa, solo tenéis que leer la reseña del primer volumen de Marvel Knights: Punisher que os realizamos hace tiempo. Pero si queréis algo más duro, de eso que te impacta en las tripas y te logra revolver por dentro, venid con nosotros. Os proponemos un cómic destinado al público adulto. Esto es, el Punisher de la línea MAX.

Punisher

Para quien ande un poco despistado, el sello MAX fue una invención de Marvel a principios de los 2000 para editar historias eminentemente adultas, con un contenido fuertecito tanto en cuanto lenguaje y sexualidad como a violencia explícita se refiere. Amén de otros temas no aptos para adolescentes hormonados e impresionables. En este sello, además de Supreme Power ( en el que se narraba la historia de un grupo de supers que parodiaba a lo bestia a la Liga de la Justicia) y Alias (la serie de Jessica Jones, entroncada en al continuidad de Marvel) llegó otro personaje: El Castigador.

Con el sello MAX en marcha, Marvel encargó originalmente una serie sobre orígenes a Garth Ennis en las que el guionista irlandés narraba su paso por Vietnam, Esta trama la realizaría junto a su colaborador habitual, Darick Robertson (The Boys, Happy!), exponiendo cómo el génesis del Castigador no estaba en el trágico suceso que acabó con su familia, sino en la propia guerra. El impacto y la acogida de esta mini-serie fue tal que a continuación se hizo un doble salto mortal, reflejando esta visión del Punisher en una serie propia y regular.

Esta serie de la que os hablamos se prolongaría con Ennis a la cabeza entre 2003 y 2008 y tendría una peculiaridad: Sería realista. Nada de superhéroes. Este Punisher moraría en un mundo real y oscuro, en el que ya tenía casi cincuenta tacos, había sobrevivido a Vietnam y llevaba 20 años de guerra contra el crimen. Nada de héroes disfrazados, alienígenas ni cosas raras. Solo Frank, sus armas y sus víctimas. Y salvo la presencia de un Nick Furia, un Kingpin y una Elektra, esta regla se mantendría a rajatabla en el Punisher de MAX.

El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis

Con el tiempo este material se ha perdido o descatalogado, por desgracia. Ahora bien, afortunadamente, para volver a presentar esta cruda versión del personaje, Marvel y Panini han comenzado la edición de esta etapa bajo el sello Marvel Saga en el primer tomo de esta serie titulada Nacimiento. En su interior se incluye la miniserie Nacimiento (1-4) y los one-shots La Celda (2005) y El Tigre (2006). Todas ellas, como el nombre del tomo indica, giran en torno al génesis del anti-héroe, siendo un punto de partida idóneo para conocerlo. 

Un buen principio

Antes de empezar, os volvemos a repetir. El Castigador de esta serie NO está en el mismo universo que Spider-man y el club del pijama. Si esperáis ver un crossover con Daredevil u otros héroes, os equivocáis de cómic. Este es un cómic fuertecito, duro y cruento. No es para lectores tiernos e inocentes. Con esto no pretendemos venderos la moto, sino avisaros de antemano para que luego no os llevéis la sorpresa.

Dicho esto, también os podemos señalar que estamos ante una fórmula sencillamente magistral para acercanos al personaje con unos orígenes, que sin ser exactamente los de los cómics Marvel de superhéroes, bien pueden funcionar igual de bien en dicha continuidad. Y es que el cómic de El Castigador: Nacimiento es prácticamente el mejor cómic de orígenes del personaje.

El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis
Y así empieza...

La mini-serie de Nacimiento y los one-shots de La Celda y de El Tigre, todo el volumen completo, nos ofrecen un viaje de ida a la torturada mente y pasado de Frank Castle. Su juventud en Vietnam, el episodio que desató su guerra contra el Hampa y su (atención) infancia y adolescencia en Hell's Kitchen. En estas tres historias, Ennis es inclemente con el lector, pero también honesto con él, ofreciéndole muestras sobradas que reflejan cómo y por qué Frank Castle se acabó convirtiendo en lo único que podía ser y que el horror de Vietnam se limitó a dar forma a la materia de las pesadillas de la que el anti-héroe está hecho. 

Como os decimos, la trama es dura, sanguinolenta, cruenta e inclemente. Pero todo obedece a un servicio que Ennis hace a la trama. A diferencia de otros autores, el irlandés no se recrea gratuitamente en la violencia, sino que la justifica, siendo un verdadero genio de la crueldad y el salvajismo. En lugar de enfangarse por mero regodeo, los elementos que propone tienen como fin construir una historia. Puede que no sean elementos agradables y a veces haya algo de humor negro detrás de ello, pero cuando veais la historia al completo, descubriréis la genialidad detrás de esta grotesca torre construida con cadáveres.

Por otro lado, los ilustradores que acompañan a Ennis son en conjunto grandísimas opciones. Robertson es un tipo sobradamente capaz en los temas sórdidos, a pesar de que su estilo realista puede tratar en campos muchos más amables. Cabe destacar que precisamente debido a esta tendencia al realismo, Darick Robertson es uno de los puntos fuertes de este volumen, ya que sus ilustraciones no enfangan la realidad y al crudeza, sino que tratan de plasmarla con todo su detalle. 

El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis

Paralelamente, la inclusión de Lewis Larosa, ilustrador de Punisher MAX, es un ejemplo de continuidad de La Celda con esta serie regular. El tono y la atmósfera se mantiene y además sirve para diferenciar entre el mundo realista pero no del todo infernal que retrata Robertson, frente al pozo negro de violencia que es el mundo de Castle en los números que él ilustra.

Finalmente, John Severin ilustrando El Tigre es también una buena elección. El ilustrador trata de retratar 1960 con una estética retro y entrañable, que de no ser por el guión mostraría una realidad mucho más dulce que la que la historia pretende narrar. Pero incluso en este punto, acierta, ya que desde el punto de vista bucólico y nostálgico, los recuerdos que Frank Castle guarda de su infancia y adolescencia son terribles pero se solapan con esa dulzura propia de la juventud.

El Castigador: Nacimiento - Review del origen del Punisher de Garth Ennis

Concluyendo, El Castigador 1. Nacimiento es una buena opción para los que queréis un cómic fuertecito y para público adulto. Es la primera entrega de la reedición de la etapa de Garth Ennis como guionista y en octubre Panini editará la siguiente entrega, que reúne los 6 primeros números de la serie MAX, recopilados en la historia titulada En el principio, y que que ya os reseñaremos.  

 

Valoración

Una de las mejores historias de orígenes de un personaje de Marvel. Punisher regresa el horror de Vietnam que le dio a luz.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La recreación de Vietnam y una historia que explica quién es Punisher. Las historias complementarias sobre el nacimiento del personaje.

Lo peor

Recordemos que esto es un cómic para adultos. La violencia de Ennis y su recreación en la escatología se pasa a veces de la raya.

Lecturas recomendadas