Reportaje

Informe Next-Gen: todo sobre PS4 y 720

Por Javier Abad
-

La ausencia de anuncios en el pasado E3 sobre PS4 y Xbox 720, las nuevas consolas de Sony y Microsoft, fue una decepción para muchos. Sin embargo, hay mucha más información de lo que parece sobre la próxima generación. Nosotros la hemos recopilado, y os la traemos en este completo informe.

¿Como serán PS4 y Xbox 720? ¿cuándo saldrán? ¿qué prestaciones nos ofrecerán?

El 4 y 5 de junio pasados, todo el mundo del videojuego estuvo pendiente de las conferencias de Sony y Microsoft previas al inicio del E3 2012 en busca de las respuestas a estos interrogantes. Aunque en los días anteriores los responsables de ambas compañías ya habían dicho que no harían anuncios de sus nuevas consolas, los jugones esperaban al menos un pequeño guiño que les permitiera asomarse al futuro.

Al final no hubo ni la más mínima referencia, e incluso se ha comentado que, aunque cada compañía tenía algo listo para mostrar por si su rival se atrevía a dar el paso, prevaleció un pacto entre caballeros para posponer la "puesta de largo" hasta el año que viene. Pero el que no estuvieran en la feria no significa que no se sepa nada de PS4 y Xbox 720, o de Orbis y Durango, si las llamamos por sus supuestos nombres en clave. Casi cada semana surgen nuevos apuntes, datos y rumores sobre ellas, así que nosotros nos hemos puesto manos a la obra para recopilarlos y ofreceros una panorámica de cómo están las cosas.

La next-gen ya está en marcha. ¿Alguien lo dudaba?

La carrera hacia la nueva generación comenzó hace ya tiempo. Es una evidencia que está fuera de toda duda (el perfil en Linkedin de un antiguo director de investigación y desarrollo de Sony dice que trabajó en la “PlayStation Next Gen” desde agosto de 2010), así que lo único que ha pasado es que se ha aplazado un año el pistoletazo de salida. De hecho, varios analistas de esta industria coinciden en asegurar que Microsoft, Sony o las dos lanzarán sus consolas a finales de 2013.

Lo que ocurre es que, con Xbox 360 liderando cómodamente el mercado, sobre todo en Estados Unidos, a la compañía de Redmond no le importa en absoluto prolongar un año más el status quo. Y no es una estrategia que mantengan en secreto precisamente. Phil Spencer, jefe de Microsoft Studios, afirmó en la web norteamericana Gamespot que “ahora mismo Xbox 360 goza de muy buena salud y lo está haciendo increíblemente bien. Creo que a 360 le quedan más de dos años de vida”. Sony, por su parte, tampoco se siente especialmente incómoda con esta situación. Antes de abrir otro frente de batalla, prefiere centrar todos sus esfuerzos en reforzar las ventas de PlayStation 3 con exclusivas tan potentes como Beyond, God of War Ascension o The Last of Us, así como lograr que PS Vita despegue definitivamente.

Además, hay otra clave importante: estos doce meses extra aportan un buen margen de tiempo para permitir que la economía mundial mejore, y con ello el bolsillo de los potenciales compradores.

Dos juegos a caballo entre generaciones

Si giramos la atención sobre los juegos, debemos volver al E3, porque allí han destacado sobremanera dos títulos que, aunque supuestamente destinados a lanzarse en PS3 y Xbox 360, podrían haber sido perfectamente los dos primeros juegos next-gen en salir a la luz: Watch Dogs y Star Wars 1313. Para ponernos en situación, no está mal recordar lo que Andrew House, CEO de PlayStation, comentó recientemente a la revista inglesa MCV: “el momento justo para hablar de nuevos avances en hardware es cuando puedes mostrar un salto significativo sobre la experiencia actual y algo que vaya a ser atractivo”. Son palabras cargadas de razón, pero… ¿no es ese el caso precisamente de estas dos aventuras, al menos a nivel visual?

Lo cierto es que ambos juegos asombraron por su altísimo nivel técnico, lo que no tardó en despertar serias dudas entre los asistentes a la feria sobre la capacidad que tendrán las actuales consolas de sobremesa para moverlos. Y no nos olvidemos de un rumor con muchos visos de realidad: parece que a la propia Ubisoft, desarrolladora de Watch Dogs, le pilló tan a contrapié que no hubiese anuncios de nuevas consolas, que estuvo a punto de presionar el botón de  “abortar misión” y no sacarlo a la luz. ¿Qué sentido tenía enseñar un juego "next-gen" si esa nueva generación todavía no existe oficialmente?

Habrá que marcarlos de cerca, pero que nadie se sorprenda si las versiones más avanzadas de los dos juegos acaban acompañando el lanzamiento de las nuevas máquinas de Sony y Microsoft.

Los motores gráficos, listos para comenzar a trabajar

Pero Watch Dogs y el nuevo Star Wars no fueron las únicas pistas que se vieron en Los Angeles sobre lo que pueden depararnos los juegos de las futuras consolas. Allí también brillaron dos nuevos motores gráficos para los próximos años: el Luminous Studio Engine, de Square-Enix, y el Unreal 4, de Epic, que se unen a otros ya conocidos como el Fox Engine, de Kojima Productions; el Cry Engine 3, de Crytek; o el Frostbite 2, de DICE (no os perdáis este reportaje sobre los motores de la próxima generación).

Todos ellos están ya preparados y demostrando lo que podemos esperar a nivel visual: animaciones y modelos casi fotográficos, depurados efectos de iluminación y reflejos en tiempo real, texturas súper detalladas, mejoras en el tratamiento de fluidos y la física de partículas, etc. Para ver el primer juego en marcha no habrá que esperar mucho: Epic ya ha confirmado que su Unreal Engine 4 debutará en 2013 con Fortnite, un juego en principio exclusivo de PC, aunque Cliff Bleszinski acaba de comentar que no descarta "la posibilidad de que llegue a otras plataformas después".

Analizando el conjunto, lo cierto es que todos estos motores siguen la línea de avance hacia un mayor realismo que se da por sentada en cada salto de generación. Además, supondrán un nexo en común de las dos nuevas consolas, pero será no el único.

PS4 y Xbox 720, almas gemelas

La web IGN, por ejemplo, ha publicado que PS4 usará el mismo procesador gráfico de AMD que la nueva Xbox, lo cual supone un cambio importante respecto a PS3, que alberga en su interior un procesador Nvidia (al parecer Sony está “customizando” el chip para adaptarlo a sus necesidades). Por otro lado, hace poco salió a la luz un documento de 56 páginas supuestamente filtrado desde Microsoft que avanza que Xbox 720 adoptará el formato Blu Ray, el cual PS3 ha ayudado a establecer como estándar de vídeo.

¿Estamos entonces ante el nacimiento dos consolas gemelas? Es una simplificación exagerada, pero nos obliga a plantearnos una pregunta previa para entender lo que está por llegar: ¿nos basta con tener unas consolas que sean 2, 4 o las veces que sea, más potentes que sus predecesoras? ¿Es eso todo lo que debemos esperar de la nueva generación? Está claro que ese modelo de progresión limitado al aspecto gráfico pertenece al pasado, y las propias compañías son conscientes de ello…

Consolas en un mundo digital

Los constantes avances tecnológicos han convertido el mundo en un lugar distinto al que vio nacer a PS3 y Xbox 360. Ahora todos estamos interconectados a través de las redes sociales, queremos vivir nuevas experiencias y compartirlas en cualquier momento. Además, el auge de los smartphones y las tabletas, con su modelo de negocio basado en aplicaciones baratas que llegan al usuario en un par de clicks, supone un claro desafío para las consolas tal como las conocemos hoy.

Es obvio que Internet y el mundo digital ocuparán un lugar central en la propuesta de las nuevas máquinas, desbordando las propuestas online actuales. Y eso es algo que afectará también al resto de las compañías, como demuestran estas declaraciones de Frank Gibeau, presidente de EA Games, a la web especializada Games Industry: “Vamos a ser una compañía 100% digital, y punto. Ocurrirá algún día. Es inevitable”.

¿Qué será lo que llegue? La visión nos habla de consolas concebidas como proveedores de servicios multimedia, derribando los prejuicios de quienes las ven como lentos dinosaurios limitados a los juegos e incapaces de seguir el ritmo vertiginoso al que avanza la tecnología. Además, lo bueno es que Sony y Microsoft ya han puesto sus primeras cartas sobre la mesa…

El futuro pasa por Smartglass y Gaikai

En el pasado E3, Microsoft presentó Smartglass, una tecnología que a final de año pondrá en contacto diferentes dispositivos que lleven incorporado el nuevo sistema operativo Windows 8 con nuestra Xbox 360. Sin embargo, nadie duda de que su sucesora asumirá ese papel en el futuro, como dejó entrever un responsable de Microsoft a la web Computer and Videogames: "queremos desarrollar experiencias extraordinarias conectando diversos aparatos a través de Xbox, Windows Phone, Windows 8 y otros dispositivos, y estamos deseando innovar en ese campo en el futuro".

Si se confirman los rumores que dicen que Xbox 720 incorporará una nueva versión de Kinect capaz de reconocer los movimientos corporales completos de varias personas a la vez sin necesidad de apartar los muebles del salón, además de ser compatible con gafas de realidad virtual, podemos tener un boceto bastante aproximado y prometedor de lo que nos espera.

Sony, por su parte, acaba de comprar Gaikai, un servicio de juego por streaming, lo que demuestra que su estrategia pasa claramente por ese concepto tan de moda que es "la nube". El impacto de esta adquisición (unos 380 millones de dólares) es profundo, porque no solo puede cambiar el sistema de distribución de PS4 con una apuesta firme por lo digital, sino que ayudará también a extender el negocio de los videojuegos a otros aparatos de la compañía (TV, tabletas, móviles), a la vez que abre la puerta a la entrada de otros contenidos en nuestro hogar a través de la propia consola.

En palabras de Andrew House, "es el reconocimiento por parte de Sony de que las tecnologías de streaming en la nube van a tener un impacto profundo y positivo no solo en nuestro negocio de videojuegos, sino también en la forma en que nuestros consumidores interactúan y obtienen contenido en general".

El horizonte está claro: las nuevas consolas no solo serán superiores técnicamente a las actuales, sino que quieren convertirse en el centro alrededor del que gire todo el ocio digital de nuestra casa. No es la primera vez que se maneja este concepto; es un salto que lleva años apuntándose, pero que solo ahora parece que va a producirse definitivamente. Ahora nos queda esperar a que podamos disfrutarlo en… ¿poco más de un año? 

Lecturas recomendadas