Mafia 3 - Avance para PS4, Xbox One y PC
Reportaje

Mafia III - Avance para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso
-

Al hablar de mafia, es inevitable pensar en el clásico gánster de traje, abrigo largo y sombrero; en Al Capone y en Charles "Lucky" Luciano; en el Padrino, o incluso en la fantástica Uno de los Nuestros. Las dos primeras entregas de la saga Mafia no se alejaban demasiado de este tópico, y nos invitaban a vivir una vida de crimen desde el punto de vista de un personaje que comienza siendo un don nadie... Y va escalando por la jerarquía hasta convertirse en uno más de la "familia". 

Pero como bien reza el lema de Mafia III: "la familia no son aquellos con los que has nacido, sino aquellos por los que estás dispuesto a morir".

Esta tercera entrega es el primer trabajo de Hangar 13 (equipo subsidiario de 2K Games), y viene dispuesta a tirotear todos los moldes y tópicos sobre mafiosos, pero también para renovar la saga sin perder la esencia por el camino. Tras pasar cerca de tres horas recorriendo la ciudad de New Bordeaux, enfrentándonos a las familias que dominan los distritos y descubriendo la historia de Lincoln Clay, aquí tenéis un avance de Mafia III que no podréis rechazar.

Un 'sandbox' narrativo

Técnicamente, los dos primeros Mafia son juegos de mundo abierto. Pero la realidad es que se trata de aventuras completamente lineales, que tienen la particularidad de desarrollarse en una ciudad que es posible recorrer libremente. De ahí que más de un jugador se sintiese defraudado, esperando encontrar decenas de actividades secundarias como en otros 'sandbox', para descubrir que ese no es el caso en Lost Heaven (Mafia) y Empire Bay (Mafia II). Si sentís curiosidad por lo que HobbyConsolas.com dijo en su día de esta segunda entrega, aquí tenéis el análisis de Mafia II.

Sin embargo, Hangar 13 y 2K Games han tirado la casa por la ventana para hacer de Mafia III un auténtico juego de mundo abierto, eso sí, sin desmerecer la historia; pilar fundamental de la saga y factor diferenciador respecto a otros títulos similares.

Mafia 3

De hecho, las primeras horas de aventura contienen semejante carga argumental (en forma de numerosas secuencias de vídeo), que pueden resultar pesadas para el jugador que esté deseando salir a las calles y liarse a tiros. Pero el ojo entrenado rápidamente se percatará de la gran calidad que destilan todas estas escenas: planos muy cinematográficos, saltos temporales en mitad de una misión, la forma en que la banda sonora (de la que hablaremos más adelante) acompaña lo que sucede en pantalla... Es delicioso poder disfrutar, al fin, de un 'sandbox' con una historia a la altura.

Y qué historia. Lejos de comenzar como un don nadie, Lincoln Clay es el hijo pródigo que regresa a casa para encontrarla en llamas. Es un personaje que en ningún momento busca generar empatía con el jugador: es huraño y siempre, SIEMPRE, está de mal humor. ¿Es eso malo? En absoluto. De hecho, refleja a la perfección su trasfondo y los problemas raciales de la época. 

Mafia 3

Porque, efectivamente, Hangar 13 se han atrevido a tratar un tema tan delicado como el racismo. De hecho, lo primero que vemos nada más empezar la partida es un mensaje del estudio advirtiéndonos que estamos a punto de contemplar una historia con grandes dosis de segregación racial. Lejos de querer esconder una de las etapas más oscuras de la historia de E.E.U.U, han preferido ser fieles a la realidad y mostrar las cosas como son, lo que, por supuesto, no significa que compartan esta visión. Todo lo contrario.

Durante la partida, es habitual ver cómo los blancos tratan de forma despectiva a Lincoln. Por ejemplo, en Frisco Fields (el distrito "pijo" de la ciudad), al cruzarnos con algunos de los residentes escuchamos perlitas del tipo "no te atrevas a mirarme, chaval". El Ku Klux Klan, el grupo de extrema derecha que cometió actos imperdonables contra el movimiento por los derechos humanos en los años 60, también hace acto de presencia en Mafia III, y muchas misiones de la historia nos llevan a enfrentarnos a sus miembros.

Mafia 3

Pero el racismo es el menor de los problemas de Lincoln. Estamos hablando de un hombre que ha sobrevivido a los horrores de la guerra de Vietnam, que se despierta en mitad de la noche, empapado en sudores fríos, buscando su cuchillo de combate para rebanarle la garganta a un enemigo invisible. Un hombre que, tras sobrevivir al infierno, es arrebatado de todo aquello que una vez llamó hogar y familia. Como para no estar cabreado.

Es inevitable encontrar ciertos paralelismos entre el anti-héroe de Mafia III y Frank Castle (más conocido como "El Castigador"), y no sólo argumentales: Lincoln ha recibido un entrenamiento de combate que deja en evidencia a cualquier mafioso. Fuerte, sin escrúpulos y extremadamente eficiente, es un experto tanto en armas de fuego como en combate cuerpo a cuerpo; una máquina de matar. Y no descansará hasta ver muertos a todos sus enemigos.

La guerra contra el crimen

Aplicado a la jugabilidad, el entrenamiento de Lincoln nos permite solucionar cada situación de dos formas muy distintas: a tiro limpio o utilizando el sigilo. Los tiroteos, como sucedía en Mafia II, están muy bien resueltos y dejan un gran sabor de boca. Con una pulsación de botón nos cubrimos detrás de cualquier superficie, algo esencial, pues las balas enemigas pueden mandarnos con los peces en menos tiempo de lo que se tarda en decir "Cosa Nostra".

La barra de salud se divide en tres segmentos y sólo se recuperan de forma automática los que no se han vaciado por completo. Para volver a estar fuertes y sanos como un roble, es necesario utilizar las valiosas inyecciones de adrenalina que encontraremos en los botiquines. Eso sí, podemos vestir chalecos antibalas para reducir los daños o mejorar la salud y otras habilidades de Lincoln para hacerlo más eficiente, si cabe. Pero la mejor parte de los tiroteos son, sin duda, las sensaciones que transmiten las armas: tanto el sonido de los disparos como las animaciones (especialmente de recarga) están muy logrados, y consiguen que sintamos que tenemos una herramienta capaz de arrebatar vidas en las manos.

Mafia 3

Los enemigos reaccionan de forma realista según la zona donde impacta la bala, y en muchas ocasiones los veremos agonizando en el suelo. Aunque, por algún motivo, los disparos a la cabeza efectuados con pistolas de bajo calibre no matan a los enemigos.

Pero el sigilo es sin duda el acercamiento más interesante del conjunto, y no sólo porque es tan eficaz (o incluso más) como la fuerza bruta, sino también porque han logrado implementarlo de forma muy satisfactoria. Lincoln puede silbar para atraer a los enemigos y eliminarlos sin hacer saltar las alarmas o utilizar una visión táctica (similar a la "visión de detective" introducida por la saga Arkham) para ver a enemigos y otros objetos de interés (como armarios de armas) a través de las paredes.

Al principio, resulta chocante encontrar una habilidad de este estilo en un universo realista como el de Mafia, pero pronto se convierte en un gran aliado que los amantes de la infiltración y las tácticas silenciosas agradecerán. No son pocas las veces que visitamos interiores poco iluminados, con varias plantas, habitaciones... Y esta visión nos ayuda a controlar la zona y sentirnos como auténticos depredadores. Además, es necesario permanecer completamente inmóviles y "marcar" a los enemigos para poder verlos a través de las paredes, así que no se convierte en una herramienta que facilite demasiado el desarrollo.

Mafia 3

Otro de los grandes añadidos al combate son las ejecuciones: manteniendo pulsado el botón de ataque cuerpo a cuerpo cerca de un enemigo y soltándolo en el momento adecuado, Lincoln elimina al pobre diablo con el arma que tenga en ese momento en las manos (o con las propias manos). Y lo hace de forma brutal, impactante y dejando las paredes teñidas de rojo. Además, todos los enemigos que estén cerca, tropezarán y caerán al suelo temblando de miedo. Las ejecuciones vienen a funcionar como pequeños respiros en mitad del fragor de un tiroteo; respiros que te hacen exclamar un improperio de asombro.

Pero no todo es combatir, en Mafia III también hay una buena ración de conducción. Tenemos a nuestra disposición una gran variedad de automóviles de la época, así como lanchas para recorrer los ríos y pantanos de New Bordeaux (la ausencia de motos resulta, cuanto menos, curiosa). El control refleja la conducción de estos vehículos de los años 60 (sobre todo al frenar y realizar giros a gran velocidad), y se aleja del manejo arcade que estamos acostumbrados a ver en este tipo de juegos. Aun así, no tendréis problemas en haceros a los mandos y disfrutar conduciendo. Y aunque los tuvierais, podéis alternar entre dos tipos distintos de conducción: normal y simulada, esta última pensada para los que quieran disfrutar de una experiencia más "realista". A destacar, también, la espectacular posición que adquiere la cámara al hacer derrapes a toda velocidad.

Mafia 3

Uno de los aspectos más recordados de la saga Mafia es la ferocidad con la que la policía castigaba las infracciones de tráfico: saltarse un semáforo o sobrepasar el límite de velocidad significaba tener sirenas a nuestras espaldas. Pero al ampliar el enfoque y la libertad del desarrollo, en Hangar 13 se han visto obligados a suavizar los métodos policiales, algo completamente lógico, pues desde un punto de vista jugable, no tendrían sentido semejantes restricciones en un mundo como el de Mafia III. Ahora bien, puede que ahora la policía haga la vista gorda ante "infracciones menores", pero los semáforos son otro cantar: saltarse uno en un cruce significa, en el 90% de los casos, que nos estamparemos contra otro vehículo.

La Familia

A pesar de su fuerza y habilidad, Lincoln no puede enfrentarse en solitario a las bandas mafiosas que dominan New Bordeaux. Es ahí donde entra en juego una de las mecánicas más interesantes de Mafia III: la gestión y organización de nuestro imperio del crimen. La ciudad se divide en distritos controlados por una o varias familias, y que utilizan para lucrarse llevando a cabo todo tipo de actividades ilegales. Nuestra tarea, si queremos conquistarlos, es simple: desarticular una a una estas actividades hasta reducir los ingresos a un número determinado, momento en que el jefe del distrito dará la cara y podremos arrebatárselo por las malas.

Mafia 3

Básicamente, se trata de cumplir misiones secundarias que varían según la zona: destruir suministros, eliminar a los sicarios de una banda, robar una caja fuerte... Aunque en muchas ocasiones las actividades se repiten, el cambio de temática ayuda a que no saturen. Por ejemplo, en Frisco Fields tendremos que quemar biblias, mientras que en el distrito francés haremos lo propio con películas pornográficas. En algunas misiones tendremos que eliminar a un miembro del Ku Klux Klan, que está propinando una paliza a un pobre hombre en un callejón, y en otras tendremos que asesinar a un consiglieri que disfruta de una barbacoa en el jardín de su casa.  

Lo más interesante es que, una vez eliminado el líder del distrito, tendremos que elegir a cuál de nuestros socios le otorgamos el control de la zona. Es probable que ya hayáis oído hablar de Cassandra, Burke y Vito Scaletta (el mismo Vito Scaletta de Mafia II): son nuestros tres socios principales, aunque es probable que no sean los únicos... Al otorgarles el control, obtenemos todo tipo de mejoras y beneficios, que suelen estar enfocados a un área determinada dependiendo del personaje: explosivos, armas de fuego, apoyo en combate... Y cuantos más distritos controlen, más y mejores serán las recompensas que obtenemos, lo que nos invita a entregar más zonas al socio cuyos "regalos" se adapten mejor a nuestro estilo de juego.

Mafia 3

Ahora bien, esto tiene un pequeño "pero": si desequilibramos la balanza y uno de nuestros socios domina menos zonas que el resto, surgirán tensiones que podrían llevar a dicho personaje a dar la espalda a la familia y, en última instancia, convertirse en nuestro enemigo. Bill Harms, guionista principal de Mafia III, nos contaba que esta es la forma en que han conseguido implementar la narrativa dentro del mundo abierto, obligándonos a sospesar las decisiones desde un punto de vista jugable y argumental. Y, por supuesto, el final de la aventura cambiará dependiendo del resultado de estas decisiones.

De Nueva Orleans a New Bordeaux

Desde un punto de vista técnico, Mafia III presenta aspectos deslumbrantes... Y otros más "normalitos". Las animaciones faciales, concretamente durante las escenas de vídeo, gozan de una calidad asombrosa. Sin embargo, no todo está al mismo nivel: la distancia de dibujado deja bastante que desear, y es habitual ver elementos que aparecen en pantalla por arte de magia. No afectan a la jugabilidad, pero pueden sacarnos de la experiencia. La buena noticia es que el framerate es increíblemente estable, e incluso en situaciones explosivas en las que se juntan enemigos, aliados y cócteles molotov, la acción se mantiene fija a 30fps. 

Mafia 3

Pero todo lo que le pueda faltar en gráficos, lo compensa con una ambientación como pocas veces se ha visto en un 'sandbox'. New Bordeaux está inspirada en la Nueva Orleans de los años 60, y al recorrer sus calles seréis transportados hasta la cuna del jazz y el blues. Es un escenario único, que ofrece un enorme contraste entre unas zonas y otras: la decadencia del barrio francés, las casitas de estilo americano de las afueras, los bayous plagados de aligátores, los ríos amplios que recorren barcos de vapor...

Y nos nos olvidemos de la e-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r banda sonora. Desde Creedance Clearwater Revival hasta Johnny Cash, pasando por los Rolling Stones o Little Richard, estamos hablando de una de las mejores selecciones musicales que se han hecho jamás para un videojuego. Además, no quedan reservadas únicamente para la radio de los vehículos: algunas escenas de vídeo se desarrollan al ritmo de estos temazos, aumentando aún más la sensación de estar ante una gran película (con cierto toque Tarantino). Si sentís curiosidad, aquí tenéis una lista de reproducción para Spotify con la banda sonora de Mafia III. Cinco horas de oro auditivo.

Mafia 3

Y para rematar la parcela auditiva, Mafia III también cuenta con un doblaje al castellano de escándalo. Todas las voces de los protagonistas están a un nivel excelso, e incluso se han doblado a nuestro idioma las emisoras de radio que son sólo habladas. Además, Hangar 13 ha encontrado una forma muy inteligente de desarrollar las conversaciones en automóvil: si en mitad de una frase nos estrellamos, el acompañante recalcará con enfado nuestra penosa habilidad al volante, y retomará el hilo de la conversación con un "como te iba diciendo...".

Mafia III adapta la esencia de la saga a los nuevos tiempos, ofreciendo un juego que cuida al mismo nivel las características narrativas y jugables. Si al final la historia (y todos sus posibles finales) están a la altura de lo visto hasta ahora, podríamos estar ante uno de los 'sandbox' más especiales que se han realizado. De lo que no cabe ninguna duda es que se trata de uno de los juegos más importantes de 2016, y no podemos esperar para volver a ponernos en las botas manchadas de sangre de Lincoln Clay.

Lecturas recomendadas